Programas de agua se ajustarán

Publicado Por

Roberto, Salamón, AguaLa presente administración tiene una visión diferente sobre la gestión de los recursos hidráulicos del país, que consiste en que la Federación debe acercarse a la realidad de los estados y municipios. En esta lógica, “ya no debemos imponerles a los entes públicos locales nuestros criterios, sino que debemos escuchar cuáles son sus necesidades y de ahí plantear las nuevas políticas públicas”, asegura Roberto Salomón Abedrop López, gerente de Fortalecimiento de Organismos Operadores de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En entrevista con Alcaldes de México, el funcionario federal asegura a los estados y municipios que continuarán adelante programas como el de Modernización de Organismos Operadores de Agua (Promagua); el de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en Zonas Urbanas (Apazu); y el Federal de Saneamiento de Aguas Residuales (Prosanear), entre otros.

Sin embargo, Abedrop López aclara que van a cambiar las directrices, pues ya no se entregarán los recursos financieros sólo porque los pidan los organismos operadores (OO) o los gobiernos estatales y municipales, sino que los interesados deberán demostrar que trabajan eficientemente. Menciona que, por lo general, la Conagua dedica 70 por ciento de su presupuesto al servicio potable, cuando únicamente de 13 a 14 por ciento del volumen producido tiene ese destino. Debido a este limitado margen de maniobra, el funcionario exhorta a los gobiernos locales a que mejoren su recaudación: “Lo primero es que pongan medidores y que hagan más eficiente la cobranza. En eso los estamos orientando”.

MONTERREY, LEÓN Y SALTILLO.

Roberto Abedrop destaca que la política federal pondrá el acento en la seguridad hídrica de la población, en la prevención de las inundaciones y en optimizar la administración del recurso que se destina al consumo humano, que en la actualidad presenta problemas alarmantes en cuanto a distribución, calidad y saneamiento.

Reitera que si bien sólo una parte del patrimonio hidráulico se usa en agua potable, hace ver que éste “es el aspecto que más ruido hace y en el que se notan más las ineficiencias”. En este sentido, expresa que un factor clave para atender las necesidades de la población radica en el funcionamiento de los OO, que deberían tener un desarrollo institucional de primer nivel.

Pone como ejemplo a Monterrey, Nuevo León, que cuenta con un OO de carácter público, el que a su vez tiene un consejo de administración independiente, conformado por funcionarios de gobierno, ciudadanos y empresarios. Dicho ente se somete a auditorías y mide su eficiencia, de modo que la autoridad no toma decisiones políticas, sino que decide con base en los requerimientos sociales y de la propia institución.

León, Guanajuato, es un caso similar, ya que su OO es muy eficiente, debido a la autonomía de su consejo, que tiene fuerza, voz, presencia y un desarrollo institucional importante. Aún con los cambios de director, la entidad funciona. El de Saltillo, Coahuila, si bien es un OO privado, también posee un consejo de administración integrado por ciudadanos e iniciativa privada, además de que reporta números estables. Sin importar el cambio de gerentes, se mantiene en los primeros lugares y siempre se pelea el primer sitio con Aguascalientes, Aguascalientes; Tijuana, Baja California, y León.

AUTONOMÍA, FACTOR CLAVE.

La constante en todos estos casos es un desarrollo institucional sólido, que viene de la independencia del consejo de administración a la hora de dictar políticas y emprender acciones. Esa es la solución, refiere Abedrop López.

“Queremos organismos fuertes, por eso impulsamos la capacitación en los niveles medios y superiores en materia técnica, comercial, financiera y laboral, pues los funcionarios están a cargo de una empresa y por tanto no deben perder dinero como ha sido hasta ahora”, agrega el experto.

Sobre el difícil tema de las tarifas al consumidor, el representante de Conagua opina que las entidades competentes deben fijar montos que vayan de acuerdo con sus costos, los cuales provienen de lo que gastan en extraer el agua, potabilizarla, llevarla a las casas, medirla y luego sanearla. Desafortunadamente, en 90 por ciento de los casos no ocurre así y los OO, en vez de generar ingresos, pierden y requieren más apoyo de los gobiernos locales.

Roberto Abedrop comenta que países como Chile instalaron empresas particulares encargadas de abastecer el agua potable, que fijan tarifas conforme a los costos de producción, una idea que podría replicar México, pero que ante la ausencia de leyes específicas, no es posible ponerla en marcha.

De ahí la importancia de que la nueva Ley de Aguas, que ya se discute a nivel nacional, haga una revisión de las obligaciones y derechos de los OO. “Esto significaría dar un servicio eficiente, las 24 horas, de buena calidad, además de cubrir los rezagos y medir el consumo de todos, sin excepción”, refiere el funcionario.

Contra lo que se piensa, Abredrop López insiste en que la cobranza es fundamental para bajar los costos. “Si se quiere tener tarifas bajas para personas de escasos recursos, se puede hacer con subsidios cruzados, pero es necesario cobrar lo justo y de esta forma equilibrar ingresos y gastos”.

Bajo esa dinámica se generará un círculo virtuoso, porque a finanzas sanas, los OO tienen mayores facilidades de conseguir fondos para obras. Así ocurrió en Bahía de Banderas, Nayarit, cuyo OO pasó de los números rojos a los negros al cobrar a todos la cantidad justa. De inmediato el ayuntamiento consiguió apoyo y en este momento construye su planta tratadora. Como puede verse, “no es problema de financiamiento, sino de eficiencias y de gestión”, concluye el experto.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: