Recursos para REUBICAR A POBLACIÓN EN ZONAS DE RIESGO

Mediante subsidios federales, los gobiernos estatales pueden cambiar la ubicación de personas que viven en zonas de riesgo y diseñar programas de ordenamiento urbano

Zona de RiesgoLa información de riesgos y vulnerabilidad en los municipios y estados aún es escasa y la que existe carece de criterios unificados que la hagan consistente y compatible.

El cambio climático es una realidad y “México es uno de los países más vulnerables por su geografía, por lo que es fundamental contar con políticas públicas para defender a la población en situación de riesgo. Tenemos que hacer más resistentes a las ciudades y que sean capaces de evolucionar y recuperarse ante los fenómenos naturales o los que son causados por el hombre”, dice Alejandro Nieto, subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Por lo anterior, en 2014, dicha dependencia puso en marcha el Programa de Reubicación de la Población en Zonas de Riesgo. Uno de los principales objetivos de dicho programa es definir y elaborar estudios y proyectos integrales de viabilidad y de costo beneficio para la reubicación de población en zonas de riesgos, para brindar seguridad jurídica y social a la población.

En ese sentido, la iniciativa está dirigida a las entidades federativas que presenten problemas de ordenamiento territorial, por lo que, en coordinación con los gobiernos estatales, la Sedatu ayuda a elaborar e instrumentar programas de ordenamiento territorial, así como llevar a cabo procesos eficientes de reubicación de la población asentada en zonas de riesgo.

“Tenemos que condicionar o impedir obras en áreas donde puedan existir riesgos naturales o donde existan derechos de vía federales, por lo tanto, debemos operar como un semáforo: luz verde para construir donde no haya problema; ámbar donde se permita alguna obra con ciertas condiciones, y luz roja donde estaría prohibido hacer algo”, explica el funcionario.

OPTIMIZAR LAS MEDICIONES

El programa apoya con subsidios federales la ejecución y la elaboración de programas estatales y regionales de ordenamiento territorial, así como el desarrollo de estudios de viabilidad y de costo beneficio para la reubicación de la población en zonas de riesgo. Los costos deberán ser complementados con recursos aportados por las entidades federativas. La aportación del Gobierno Federal será de 70 por ciento del costo total del proyecto, como máximo, y los gobiernos estatales deberán aportar, como mínimo, 30 por ciento.

Para acceder a los beneficios de este programa, se deberá suscribir un acuerdo de coordinación, por cada proyecto autorizado en el que se deberá incluir la conformidad de las partes, para acatar la normatividad aplicable, comprometer los recursos aportados por cada instancia participante, y asegurar el establecimiento de mecanismos de información sobre los recursos y las erogaciones realizadas.

Alejandro Nieto refiere que, para que este programa tenga un alcance más amplio, los tres órdenes de gobierno tienen que trabajar en aspectos como el mejoramiento de los atlas de riesgos, crear instrumentos de información y planeación geográfica que permitan contar con mapas de riesgos con una escala a detalle para decidir dónde sí y dónde no se debe construir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: