Soluciones para la protección de datos

El combate al robo de información personal es una de las grandes batallas que deben ser ganadas por la gestión pública

Por David Ramírez Vera

La incorporación de tecnología a la vida diaria de las personas es sin duda una de las características más significativas del nuevo siglo: en menos de 20 años pasamos de teléfonos portátiles pesados y estorbosos a aparatos tan ligeros que caben en la palma de la mano y que contienen la tecnología de más de cuatro aparatos a la vez. La tecnología se ha vuelto tan necesaria para nuestras vidas que es usada en lo personal y en lo profesional, con la cualidad de albergar grandes cantidades de información en espacios tan pequeños que ahora el problema es no perder el microchip o la USB con 120 GB de memoria.

Es esa tecnología la que ahora reúne en un solo lugar música, fotos y archivos escolares, además de retener información laboral, personal y bancaria; de tal manera que los datos fiscales, de bienes inmuebles e identificación de las personas están almacenados en dispositivos digitales, en la nube o en documentos con información. Asegurarse que no sean usados de manera indebida es un trabajo de seguridad, ciberseguridad o seguridad digital.

► Eduardo Almeida FOTO: ROSALÍA MORALES

Es un concepto para muchos aún nuevo, pero en la era en que nuestro celular contiene tanta información es de considerar que las empresas o el gobierno deban resguardar datos.

“Cuando se habla de ciberseguridad las personas no suelen prestar mucha atención a lo digital, lo cual es un gran error”, comenta Eduardo Almeida, Presidente de Unisys para Latinoamérica.

La inseguridad también es un tema que atañe al ámbito digital y para lo cual la mayoría de las personas no está preparada.Las instituciones que manejan información de la ciudadanía no han prestado la atención necesaria ante un tema tan delicado como los datos personales.

Para atacar el robo de información, falsificación y manejo indebido de la misma es necesario, según Eduardo Almeida, se concientice sobre lo delicado de la práctica ilícita.

Asesorarse es primordial para que tanto empresas privadas como instituciones públicas puedan acceder a servicios de seguridad digital adecuados y enfocados a las necesidades de cada uno, ya que no toda la información requiere del mismo nivel ni de los mismos filtros. “Una realidad es que la información digital puede ser hackeada, robada y modificada para diversos usos, pero no toda tiene el mismo nivel de importancia para los criminales, sin embargo la infiltración puede provenir de cualquier dispositivo. Por ello, los mecanismos de seguridad deben abarcar los conductos por los cuales se transmite, resguarda, codifica y decodifica.”

Hoy día la tendencia en las ciudades es convertirse en inteligentes, olvidando en muchos casos que no basta con la implementación y mantenimiento de la tecnología, es necesaria también la consideración de un software de protección de datos.

Cámaras de vigilancia, traspaso de información en dependencias de seguridad, pagos de gobierno, información privada de trabajadores, de pagos de predial, recaudación de impuestos, servicios de luz y agua deben contar con protección que garantice tanto a usuarios como a las mismas dependencias que toda la información está a salvo. “El cómo las administraciones locales, estatales y la Federal tratan la información que les otorgan los ciudadanos por voluntad propia y la recaudada por facultades mismas del gobierno, reflejan la importancia y el respeto que se les da a las mismas personas. El gobierno debe cuidar celosamente dicha información, para ello debe asesorarse, algo que en pocas ocasiones sucede. Una recomendación importante es acercarse a empresas con trayectoria en seguridad, con reputación y reconocidas.”

“La seguridad digital debe ser parte de una política local y nacional”. El robo de identidad permite acceder a créditos, compra de bienes, usurpación de los mismos y manejo de otra información delicada. Oscar Márquez, Director General de Gieseck & Devrient, comenta que hoy día una simple identificación puede generar problemas.

Refiere que uno de los principales filtros para garantizar la seguridad es que la menor cantidad de usuarios cuente con acceso a la información y más aún cuando ésta es enviada a un tercero.

► Óscar Márquez FOTO: ROSALÍA MORALES

El especialista asegura que el reto que enfrenta desde su trinchera consiste en garantizar que los documentos sean infalsificables y que los que contienen información digital nadie más que el dueño pueda acceder a la misma; tal es el caso de las tarjetas bancarias, identificaciones, pasaportes o hasta tarjetas de transporte público, donde la necesidad de las instituciones y la demanda del usuario es la garantía de que su información personal no pueda ser robada.

Al cuestionarle sobre el desecho de los datos comenta que “cuando la información es borrada debe desaparecer del todo, sin dejar rastro alguno porque cualquier dato que pueda ser rescatado puede ser copiado y restaurado para volver a ser usado”.

“La información personal es de gran importancia porque la falsificación de una identidad puede generar desvío de dinero, robo de bienes materiales y hasta solicitud de créditos millonarios. El gobierno debe garantizar que la información que el ciudadano posee estará segura con la contratación de empresas que provean el servicio con los mecanismos de seguridad más avanzados posibles.”

Ambos especialistas coinciden en que el paso más importante que deben dar las administraciones estatales y municipales es concientizar sobre el manejo de la información, asesorarse sobre el tema de ciberseguridad y actuar con especialistas que garanticen el resguardo, encriptación, envío, decodificación de la información e identificación de la persona de la mejor manera con soluciones especializadas para cada aspecto.

La digitalización de procesos, sobre todo en gobiernos locales de México, implica proteger la información de sus habitantes de ataques con tecnología cada día más avanzada.

FOTO: DREAMSTIME

El ABC de la
ciberseguridad
en gobiernos

Los alcaldes deben:
1. Asesorarse y concientizar sobre la importancia de la seguridad de datos
2. Implementar mecanismos que protejan todos los conductos de infiltración de hackers
3. Acercarse a empresas con trayectoria y buena reputación
4. Que la información sea manipulada por la menor cantidad de personas posible
5. Cuando la información es borrada como medida de emergencia, debe implementarse una estrategia para evitar que pueda ser restaurada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: