Cozumel, a la cima del lujo

CozumelConsiderado por el sector privado como el “papá” de los centros vacacionales del país, el estado de Quintana Roo no quiere dormirse en sus laureles. Goza de buena fama en el mercado, con 12 millones de visitantes contabilizados el año pasado, y también es un campeón en la captación de divisas turísticas, equivalentes a 32.6 por ciento del total nacional. Pero esto no es suficiente.

La entidad prepara una agresiva estrategia para perfilarse como un destino exclusivo, capaz de atraer a turistas de altos ingresos. El plan consiste en relanzar a Bacalar, Chetumal, Mahahual y las islas Cozumel y Holbox como destinos turísticos perfectamente planeados, con base en los segmentos de mercado de gran turismo, ecología, cultura y aventura.

Como lo explica Juan Carlos González Hernández, secretario de Turismo de Quintana Roo, la política del gobierno del estado —que llegó en abril pasado— tiene una idea muy clara: “Detonar a los sitios que están apagados como Cozumel”.

En entrevista con Alcaldes de México, admite que la “industria sin chimeneas”, la principal actividad productiva del estado, se ha concentrado en dos polos “grandotes”: Cancún y la Riviera Maya, pero que ante el acelerado crecimiento de ambos es preciso explotar otros atractivos.

Sin embargo, la planificación es un factor clave antes de comenzar cualquier obra. González Hernández refi ere que los nuevos desarrollos “deberán crecer con orden, con un proyecto que garantice a los inversionistas y a la población que se va a construir cuidando al medio ambiente”.

La frustrada construcción del aeropuerto en Tulum decepcionó al gobierno de Quintana Roo, encabezado por Roberto Borge Angulo; pero no ha sido un obstáculo para empujar la política turística estatal. De entrada, se ha reforzado la conectividad de Cozumel a través de la nueva ruta aérea que comunica a la isla caribeña con la Ciudad de México, y que desde junio opera Interjet.

COZUMEL, PUNTA DE LANZA

Ruinas BuceoLo anterior, como parte de un plan de acciones para hacer de Cozumel un destino de lujo. Entre las iniciativas encaminadas a lograr este propósito, Juan Carlos González —ex alcalde de la isla— se refi ere a la Marina

Cozumel, cuyas obras de construcción han avanzado significativamente, sobre todo en la parte terrestre. Aquí, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) ha invertido 28 millones de dólares (mdd). Cozumel cuenta aproximadamente con cerca de 4 mil cuartos de hotel (según cifras oficiales del estado), pero mediante la serie de acciones planeadas para este lugar se espera ampliar el número a 5 mil, aunque nunca a 10 mil, porque como dice el funcionario estatal: “Cozumel no es Cancún”. Los huéspedes tendrán que ser turistas de alto poder económico.

A pesar de que la isla es el principal destino de cruceros del país, la apuesta es depender menos de los turistas de este tipo, ya que “la derrama económica no es tan importante: consumen poco y ensucian mucho”. El año pasado llegaron 3.5 millones de pasajeros navieros a la entidad, con un gasto promedio de 55 dólares por persona. Pero esta cifra es un decir, porque “las cuentas no nos salen”, se queja el funcionario.

Al retomar el tema del aeropuerto de Tulum, el secretario de Turismo de Quintana Roo insiste en la importancia de reactivar ese proyecto de infraestructura. La razón es el crecimiento de la Riviera Maya, que actualmente cuenta con 30 mil cuartos de hotel, por lo que es necesario acercar a los viajeros a su lugar de hospedaje.

Como se recordará, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) suspendió el proceso de licitación con el argumento de que ninguno de los concursantes cumplía todas las condiciones, de modo que la propuesta de Quintana Roo es agilizar el trámite por medio de una asignación directa. González Hernández advierte que el tiempo apremia, ya que si no se hace en diciembre de este año el proyecto se pospondrá hasta el siguiente sexenio de la administración federal.

AVENTURA Y CULTURA

Como se comporto el turismoDenominado por organismos del sector privado, entre ellos la Confederación Nacional Turística (CNT), como el “papá” del turismo, o el centro turístico por excelencia de México, Quintana Roo captó el año pasado 12 millones de turistas, que se hospedaron en 82 mil cuartos de hotel. Sin embargo, el plan maestro del gobierno del estado espera ampliar la oferta hotelera, cuando menos a 120 mil habitaciones, que se traduzcan en más turistas y mejor repartidos en todo el territorio local, refiere el encargado de Turismo del estado. Tan sólo en 2011 se prevé que cerca de 13 millones de personas viajarán al estado.

En línea con estas metas y expectativas, se trabaja en un proyecto ecoturístico en la isla de Holbox, que consiste en un desarrollo de lujo, aunque todavía hay pendiente un asunto de tierras ejidales; asimismo, la Costa Maya ofrece perspectivas para el turismo de aventura, en tanto que Chetumal es ideal para impulsar la práctica del kayak, ciclismo y avistamiento de aves y otros animales.

“Nos hemos reunido con empresarios de Bacalar y Mahahual y todos están de acuerdo en cuidar el medio ambiente. Nadie quiere grandes hoteles, nada de todo incluido, lo que se busca es un segmento de turismo más específico y de bajo impacto para el medio ambiente”, comenta Juan Carlos González.

También se vislumbran amplias posibilidades de impulsar el turismo cultural, a través de las ruinas arqueológicas de Ichkabal, del nuevo municipio de Bacalar, que todavía no están abiertas al público, pero que al momento de habilitarse provocarán el despegue económico de la zona. En este caso, habrá que desplegar más servicios de hotelería para recibir a los visitantes.

A propósito de la arqueología, se trabaja en la instalación de paradores afuera de las ruinas prehispánicas, con todos los servicios para el turismo. “En Cozumel las ruinas de San Gervasio tienen un parador, pero en Tulum está totalmente en desorden y ahí habrá que poner orden”, comenta González Hernández.

Para garantizar el éxito de todos estos planes y proyectos, las acciones de promoción son un complemento insustituible. De ahí que el gobierno del estado prevé una reestructuración de los fideicomisos respectivos. Estos instrumentos se financian básicamente con el impuesto del 3 por ciento al hospedaje que se cobra en el estado y que genera aproximadamente 15 mdd, la mayor parte de éste es absorbido por los dos grandes: Cancún y la Riviera Maya.

“Queremos redistribuir el dinero para tener una “campaña paraguas” de todo el estado”, comenta el funcionario de Turismo. Vinculado con lo anterior, se analiza la posibilidad de difundir una marca, ya sea la de Caribe Mexicano o quizás crear una nueva sobre Quintana Roo.

CANCÚN ¿LLEGÓ AL TOPE?

Derrama turísticaSobre el grado de madurez que ha adquirido Cancún, el secretario González Hernández considera que el principal destino del estado ha llegado a un límite con sus 148 hoteles y sus cerca de 29 mil habitaciones. “No pienso que sea conveniente que deban construirse más hoteles en Cancún, está sobrepasado, incluso los ordenamientos ecológicos ya no lo permiten”.

Recomienda a los hoteles que han perdido brillo que hagan el esfuerzo de recuperar su calidad. Asimismo, se declaró a favor de desarrollar aún más la zona de Playa Mujeres y Puerto Morelos, pero hasta ahí. En todo caso, expone que hace falta reforzar las comunicaciones con un tren ligero entre Cancún y Tulum, y en una segunda etapa de Cancún a Chetumal.

En aras de diversificar su oferta turística, las autoridades de Quintana Roo también consideran la posibilidad de organizar encuentros turísticos y deportivos de corte internacional, como pruebas hípicas, carreras de yates y torneos de tenis, lo que encaja en la estrategia de atraer visitantes de alto poder económico.

“EL FIN DEL MUNDO”

Por lo pronto, el estado se declara listo para esperar “el fi n del mundo” el 21 de diciembre de 2012. Con motivo de las profecías mayas, en el sentido de que en esa fecha ocurrirá el fin de una era y el comienzo de otra nueva, se realizarán una serie de conferencias y actividades artísticas para difundir la historia y la cultura del pueblo que alguna vez dominó la península de Yucatán y sus alrededores.

En esta iniciativa participan los estados mexicanos de Campeche, Yucatán, Tabasco, Chiapas y Quintana Roo, además de los países centroamericanos Belice, Guatemala, Honduras y El Salvador. La administración de Borge Angulo prevé invertir inicialmente 8 millones de pesos (mdp), además de que se planea la creación de un monumento para el festejo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: