En ciernes, el primer cluster turístico

Publicado Por

Mauricio SalmónUbicado en el centro del país, en la región conocida como Bajío, Querétaro hace honor a su eslogan: “Cerca de todos”. Y en efecto, es sumamente accesible para cualquier viajero. Se encuentra a menos de una hora de San Miguel de Allende y a dos horas de la Ciudad de México, de Guanajuato, Michoacán y de San Luis Potosí. Esa ubicación geográfica la hace una región ideal para desarrollar un cluster turístico. Integrarlo es uno de los retos del actual secretario de Turismo de la entidad, Mauricio Salmón Franz, quien debe convencer a sus homólogos de unir esfuerzos para cambiar el rostro turístico de la zona y elevar su potencial económico.

En entrevista con Alcaldes de México, Salmón Franz describe de esta forma la ventaja competitiva de su estado: “Si marcamos un radio de 300 kilómetros desde el centro de Querétaro, veremos que en esa área hay 50 millones de habitantes. Eso no lo tiene nadie más. Entonces, la puerta hacia nuestros estados vecinos somos nosotros”.

El concepto de cluster turístico, ampliamente desarrollado en Europa, se refiere al conjunto de empresas e instituciones que, a partir de la puesta en valor —es decir, la integración del valor cultural y económico, y su gestión— de los recursos turísticos, interactúan en los destinos para satisfacer la demanda.

Eventos turísticosHasta el momento esa ventaja no se ha rentabilizado. “Es común que los turistas que salen de la Ciudad de México pasen por Querétaro, vean dos o tres monumentos históricos y se vayan a pernoctar a San Miguel de Allende, que es una ciudad pequeña y cosmopolita, pero que no tiene la infraestructura hotelera con la que cuenta nuestra entidad. Si desarrollamos en conjunto este modelo de clusters, nos podremos ayudar para hacer eventos conjuntamente y que los visitantes pernocten en ambas ciudades.”

La tendencia en el mundo es desarrollar el turismo en clusters regionales: “Así como la globalización está integrando mercados en el mundo, a nivel interno debemos hacer lo mismo. Se puede hacer una reingeniería de rutas turísticas y ofertas de servicios entre los estados del Bajío”, señala Salmón Franz. Frente a esta realidad, en los últimos meses el mandatario ha sostenido reuniones con los secretarios de Turismo vecinos para exponerles la conveniencia de crear un plan de trabajo que incluya la segmentación de mercados y cómo atacar cada uno de ellos.

Pero el anterior es sólo uno de los ejes de la estrategia de Salmón Franz, quien toda su vida había sido empresario, hasta que en octubre de 2009 el gobernador José Calzada Rovirosa lo invitó a su gabinete. Ahora está aplicando su expertise del sector privado en el gobierno. Su meta es clara: “Convertir a Querétaro en un destino en franco desarrollo, porque ahora es emergente”, indica.

 

DESTINO SUSTENTABLE

Estado pequeño“El turismo es como el petróleo: si no cuidas el entorno donde estás desarrollando tu producto turístico, se acaba”, dice Salmón Franz. Con el fin de promover una cultura sustentable, en marzo el gobierno envío al Congreso estatal un proyecto para que las nuevas construcciones se edifiquen bajo estándares ambientales internacionales y tengan la certificación de construcciones LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), que es la de mayor aceptación internacional y que otorga un reconocimiento global para los proyectos que demuestran excelencia ambiental.

Salmón Franz comenta que algunos centros de convenciones que se están construyendo han decidido edificar con base en esos estándares. Por ello, junto con el titular de Obras Públicas del estado y los diputados locales, se está intentando modificar los ordenamientos en materia de construcción y de permisos para que los nuevos hoteles que quieran construirse en la entidad cumplan con una serie de requisitos en materia de sustentabilidad. “No es una moda, no es algo para quedar bien, es el futuro”, sostiene.

TURISMO PREVENTIVO

En cuanto a bellezas naturales e historia, Querétaro tiene mucho para presumir: el Centro Histórico de su capital, Santiago de Querétaro, es Patrimonio Cultural de la Humanidad. Además, los lugares con memoria y tradiciones vivas de la cultura otomí-chichimeca del semidesierto queretano fueron declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Y qué decir de la Sierra Gorda, que para muchos es la reserva de la biosfera mejor conservada de México. Asimismo, la entidad tiene zonas históricas que dan fe de la Independencia y de la Revolución Mexicana.

Sin embargo, el reto es desarrollar en este entorno de atractivos naturales y riqueza histórica productos turísticos que cubran plenamente la demanda de los visitantes. “Antes se pensaba que con las bellezas naturales el estado se vendía solo, que no se necesitaba nada más. Eso es falso. Necesitamos ofrecer productos y servicios integrales para que el visitante se quede más de una noche en el estado”, enfatiza el funcionario.

En este sentido, cita el ejemplo del recorrido a los viñedos. Hoy ocupa tan sólo medio día hacer el paseo: el turista visita los viñedos como La Redonda y Cavas Freixenet para conocer el proceso de elaboración del vino, pasea por la plaza del pueblo, compra artesanías y ya. Lo que se busca es complementar esa visita con una amplia gama de servicios y sabores que retengan al viajero dos o tres noches. Así, con el apoyo de una empresa española se está reestructurando esta ruta, al tiempo que se registró la marca “La ruta del vino y del queso”, que incluye, por ejemplo, corridas de toros y la degustación de los lácteos. Una experiencia entre española y mediterránea, pero con un toque muy mexicano.

La Peña de Bernal es otro diamante en bruto con mucho potencial. Actualmente la gente visita, principalmente durante el equinoccio de primavera y por unas horas, este monolito —considerado el tercero más grande del mundo— para cargarsede energía. Se calcula que son 50 mil los asistentes. ¡Un gran potencial! Por ello el gobierno está diseñando un plan de desarrollo de hoteles, spas y temazcales, entre otros servicios, que ofrezcan una extensa gama de opciones para seducir al turista durante varios días.

Aprovechando la amplia estructura de ecoturismo existente alrededor de la Sierra Gorda —conformada por seis campamentos, presas, cuatrimotos, tirolesa, senderismo, entre otros atractivos— Salmón Franz diseñó un proyecto al que llamó “Turismo preventivo”, que es la atención profesional a grupos de jóvenes que tengan problemas de drogadicción y alcoholismo.

El resultado sería una ganancia para todos, ya que la derrama económica en los pobladores que administran estos campamentos aumentaría y la zona estaría trabajando todo el año

Página completa

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: