Involucre a ciudadanos en programas culturales

BailableA nivel local se tiene la aspiración de contar con una política de fomento a la cultura y que sea lo suficientemente atractiva para la población. ¿Qué mejor forma de lograrlo que involucrando a los ciudadanos en la formulación de los programas y servicios de este tipo?

Un instrumento disponible es el Programa de Desarrollo Cultural Municipal (PDCM) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), cuyo objetivo es favorecer la participación de la sociedad en acciones que fortalezcan las identidades comunitarias y que profundicen la distribución de bienes y servicios culturales.

El programa funciona a través de la constitución de Fondos para el Desarrollo Cultural Municipal, con financiamiento municipal, estatal y federal. Cada entidad federativa tiene la responsabilidad de convocar a sus municipios y crear filtros para definir cuáles de ellos participarán en ese fondo.

De los programas que ofrece el Consejo a nivel municipal, el PDCM es de los pocos que llegan con un acompañamiento estatal y federal, afirma Amalia Galván Trejo, directora de Vinculación con Estados y Municipios de la Dirección de Vinculación del Conaculta.

“Supongamos que 500 mil pesos los aportamos nosotros, 500 mil el estado y entre cuatro, cinco o seis municipios se reúnen otros 500 mil. Se hace una bolsa de 1.5 millones de pesos (mdp) y se presentan proyectos de iniciativas ciudadanas avalados por las alcaldías, donde se forman consejos locales que definen si son viables o no los proyectos y si escalan a un Consejo estatal.”

INSPIRACIÓN DE LA GENTE

Diversificación

Después, el secretario de Cultura de cada entidad, además del representante de los municipios y el representante del Consejo, definen cuál sería el esquema de trabajo y los proyectos que se van a apoyar. Se presentan las propuestas y se organiza una plenaria en la que se revisan y dictaminan éstas, para decidir cuáles serán apoyadas, explica Galván Trejo.

El PDCM otorga al ciudadano la posibilidad de obtener un recurso económico y verlo cristalizado en una actividad cultural, desde equipar un ballet folclórico hasta organizar una fiesta patronal. La diversidad de los proyectos es muy amplia, su importancia radica en que se atiende una demanda ciudadana de manera directa.

“No es que el solicitante se sume a un proyecto, nosotros nos sumamos a su proyecto con un apoyo, incluso, de conservación de patrimonio. Muchas de las propuestas surgen de una conciencia de la importancia de rescatar o preservar las tradiciones y el patrimonio cultural”, refiere la funcionaria.

El departamento de Vinculación del Conaculta se encarga de hacer contacto con los gobiernos estatales y de establecer con ellos los convenios para fijar las aportaciones económicas, previo análisis presupuestario. “Una vez que el documento está aprobado se puede decir que ya arrancó la emisión. Entramos en trato directo con los estados y a los municipios les brindamos una capacitación para que sepan cómo formular un diagnóstico y cómo convocar a los ciudadanos para que presenten sus proyectos”, explica Amalia Galván.

ANÁLISIS CUIDADOSO

Procesión

El Conaculta también participa en las reuniones de los consejos estatales, a donde llegan los municipios con sus proyectos, para dar fe de que las propuestas se dictaminan correctamente.

“Los estados deben estar al pendiente de cuáles son las necesidades que tienen sus municipios y ver cuáles son las localidades que pudieran tener mejor resultado con su proyecto para detonar acciones culturales. También debe estar muy atento (el estado) de que los recursos no vayan a ser tomados como un botín del presidente municipal. Para eso, se requiere dar orientación y capacitación constante”, agrega Galván Trejo.

Actualmente, el presupuesto de los fondos especiales suma alrededor de 80 mdp para todo el país. La mayor parte de los recursos se destinan a las acciones de desarrollo artístico, que son las becas que también otorga el Conaculta. Así, por cada peso que llega a un municipio, se reciben dos pesos más. Sin embargo, la funcionaria reconoce que no todos los gobiernos estatales son sensibles a la cultura y que pocos dan un apoyo importante para sus programas. A veces, las aportaciones son pequeñas y, en muchos casos, los estados no tienen la capacidad de darla en tiempo.

De modo que no siempre es posible generar aportaciones tripartitas superiores a 50 ó 60 mil pesos por proyecto cultural. Sin embargo, las entidades federativas reconocen que el programa les permite llevar la cultura a las comunidades. “El PDCM es un detonante de inversión, aunque sea con poco, y si el estado pone otro poco, por algo se empieza”, refiere la funcionaria.

Michoacán es uno de los estados que puede servir como ejemplo, ya que tan sólo en la emisión 2010-2011 se pusieron en marcha 176 proyectos. “Ahí está bien consolidado el PDCM, así fue con la anterior administración, la reciente tiene el interés de renovarlo y no dejarlo caer”, asegura Amalia Galván.

LAS IDEAS QUE “PRENDEN”

El espectro de proyectos atendidos es muy amplio y sin llegar a la profesionalización. Hay quienes tienen interés por desarrollar una sala de lectura y el apoyo se concede, aunque para eso está la Dirección General de Publicaciones con un programa más acabado y una inversión más fuerte.

CascabelesTambién se otorgan apoyos con propósitos de preservación, como puede ser el caso de fiestas patronales o algunos rituales. “Nosotros alentamos al ciudadano a que tenga ese tipo de iniciativas y que las pueda concretar”, refiere la funcionaria del Conaculta.

Todo depende del diagnóstico que haga cada comunidad y del tipo de proyecto que formule para atender sus necesidades, ya sea de difusión, promoción, fomento de alguna expresión artística o rescate del patrimonio. Asimismo, se puede apoyar una investigación o una empresa cultural, incluso, poner los espejos o las barras de un salón de danza.

Galván Trejo aclara que la asistencia del PDCM dura máximo un año. “En el caso de la instalación de los espejos de un salón de danza, sólo dura uno o dos meses, nos lo informan y hasta ahí llegó. Lo mismo puede ser cuando se necesita un instrumento para una banda. Lo compraron en un mes y hasta ahí.”

SE PUEDE REPETIR

Activa participación

Una de las particularidades del programa es que permite la postulación de aspirantes más de una ocasión. “Si el municipio está invitado, vuelve a concursar, y si no, los participantes se esperan para cuando se les convoque. Es decir, pueden repetir pero a través de una evaluación.”

Acerca de los problemas que ha enfrentado el Programa, la funcionaria aclara que han sido básicamente administrativos. “A veces los depósitos no llegan a tiempo, lo que ya no está en nuestras manos, o bien que los estados no hacen sus aportaciones en los plazos establecidos. Y si no hay contribución del estado, no podemos arrancar”, refiere Amalia Galván, quien subraya la importancia de que los agentes involucrados cumplan con sus compromisos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: