Renacimiento turístico del DF

Alejandro RojasEn estos momentos hay al menos 800 millones de turistas buscando un destino en alguna parte del mundo. Para ellos, el corazón cultural y político del país, la Ciudad de México, conocida como la Ciudad de los Palacios, puede ser una buena opción.

El Distrito Federal (DF) vive actualmente un auténtico renacer turístico, tras la agonía que significó el año pasado la epidemia causada por el virus AH1N1, y que fue “el más duro impacto que ha tenido el turismo de la ciudad de México en toda su historia”, de acuerdo a lo expresado por Alejandro Rojas Díaz Durán, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur) del DF, en entrevista con Alcaldes de México.

Pero esos días difíciles quedaron atrás, y hoy se vive la efervescencia de los planes y acciones para reactivar el turismo y convertir a la ciudad en una de las capitales turísticas del mundo. La renovación de Xochimilco, de la Zona Rosa, de la Plaza Garibaldi y la continuación de la transformación de Reforma son algunos de los proyectos punta de lanza del gobierno capitalino.

En el Monumento a la Revolución —afirma el funcionario capitalino— haremos una nueva Plaza de la República con un mirador turístico, además de que el sector privado abrirá nuevos restaurantes y hoteles. A la Plaza Garibaldi “la vamos a relanzar mundialmente con un Museo del Tequila y una Academia del Mariachi, y promoveremos su nombramiento como Barrio Mágico del DF y Zona de Desarrollo Turístico Sustentable. En la transformación de esta zona habrá participación de capital privado”.

Otro de los planes más ambiciosos del gobierno capitalino es la realización del “proyecto ecoturístico más importante de América Latina en Xochimilco, donde vamos a hacer uno de los acuarios más grandes del mundo y una gran reserva para construir una réplica de la nueva Tenochtitlan”, subraya Alejandro Rojas. En este proyecto también habría inversión privada.

En cuanto a la Zona Rosa, el objetivo es convertirla en “Zona Dorada” mediante la renovación de su imagen, para que vuelva a ser la misma que fue en décadas pasadas. Y en cuanto al corredor Reforma, el secretario de Turismo capitalino menciona que ahí se ha dado la mejor y mayor inversión turística en infraestructura, con más de 10 mil millones de pesos de capital privado y público.

Asimismo, se realizan pláticas con el gobierno del Estado de México y con el gobierno federal para que haya un tren turístico que vaya de la Ciudad de México a Teotihuacan, lugar donde todos los fines de semana habría espectáculos de “Luna y Cultura”.

Consolidación Internacional

12 millonesEl reto, añade el secretario, “es que la Ciudad de México vuelva a reinsertarse en el concierto mundial de las capitales turísticas. En segundo lugar, queremos consolidar al DF como el principal destino de México, para que sirva de plataforma para que todo el país tenga mucha más actividad turística. Esto, porque es el principal hub —como le llaman turísticamente—, de conectividad aérea de México en el mundo, y es el principal centro de conectividad con Estados Unidos, América Latina y Europa”.

Para lograrlo es fundamental la participación, como sede, en la Feria Internacional de Turismo de las Américas (FITA) 2010, que será “el evento del ramo más importante que haya tenido México en los últimos 50 años. Es la gran plataforma de exhibición y lanzamiento de todos los destinos del país ante el mundo, y servirá para que en los grandes mercados internacionales se compita con éxito como región, como hemisferio y como continente. Tenemos ya la aceptación internacional, y la FITA ya fue incluida en el calendario oficial de la Organización Mundial de Turismo”, asegura el funcionario.

Rojas Díaz Durán indica que la FITA será la palanca que detone una nueva era del turismo en México, pues tan sólo en los días en que se llevará a cabo —del 23 al 26 de septiembre— habrá una derrama económica de 70 millones de dólares, además de que se generarán 4 mil 600 empleos directos y cerca de 23 mil empleos indirectos.

Además, se prevé que, gracias a la FITA, a partir de 2011 haya un incremento en el turismo, lo que generará una derrama de 16 mil 100 millones de pesos, así como 100 mil empleos directos nuevos y un millón y medio indirectos; habrá un incremento en operaciones aéreas de 20 por ciento, así como un importante aumento de la inversión en infraestructura turística y atracción de capitales. Cabe señalar que en lo que va del actual gobierno capitalino, encabezado por Marcelo Ebrard, la inversión privada en hotelería ha ascendido a más de mil 500 millones de dólares.

Antes de la feria, en abril se reunirán en la ciudad las 380 empresas más importantes del turismo del mundo, convocadas por Virtuoso, un holding que integra cadenas hoteleras, cruceros, líneas aéreas, prestadores de servicios y agencias de viajes. Es prácticamente el top ten del turismo internacional.

De pie otra vez

Todos los planes y proyectos que realiza el gobierno capitalino están encaminados a recuperar el turismo que dejó de venir al DF a raíz de la epidemia por el virus de la influenza AH1N1. “El impacto fue muy fuerte: la ocupación hotelera cayó hasta 5 por ciento. Fue el más duro golpe que ha tenido el turismo en el país en toda su historia. Hubo cierre de restaurantes, se perdieron cerca de 10 mil empleos y las pérdidas sumaron 2 mil millones de dólares”, cuenta Alejandro Rojas.

Ante ese dramático desplome, continúa el entrevistado, el jefe de Gobierno dispuso la instalación del Consejo Ciudadano de Recuperación Económica y Turística de la Ciudad, en donde convergen las industrias hotelera y restaurantera, las agencias de viajes, académicos y personalidades públicas. En este Consejo se tomaron decisiones y medidas que se materializaron en la campaña “Llena de Vida”, en las promociones turísticas de la ciudad y en una serie de actividades culturales y artísticas, como el Festival de las Culturas Amigas, que fue la expresión de la solidaridad internacional a través de las embajadas.

los 12 eventosEl funcionario destaca también las medidas establecidas para apoyar a los trabajadores de la industria, principalmente restaurantera y hotelera, así como las medidas de emergencia de promoción y la canalización de recursos frescos para campañas de reposicionamiento en el mercado nacional e internacional. “En estas campañas gastamos poco más de 50 millones de pesos, y en ellas el Internet fue de gran utilidad. El DF fue el epicentro de la pandemia, y ya que los medios internacionales nos pusieron en el centro informativo, nosotros colocamos en Internet la reacción que tuvieron el gobierno, la sociedad y los industriales del sector turístico”, apunta.

“Por las medidas que tomamos y porque todos actuamos juntos, se generó un voto de confianza y un reconocimiento a los esfuerzos que se realizaron. Tan sólo en el verano crecimos 8 por ciento con relación al mismo periodo de 2008. El turismo interno se recuperó y a la ciudad le fue muy bien”, asegura el titular de la Sectur en el DF.

Tan es así, que en diciembre de 2009 la ciudad de México programó diversas actividades para recibir a millones de visitantes, como el árbol de Navidad más grande del mundo —112 metros de altura—, la pista de hielo en la plancha del Zócalo y un concierto de Plácido Domingo al pie del Ángel de la Independencia. Con estas y otras actividades, el gobierno capitalino esperaba aumentar la afluencia turística en 5 por ciento con relación al año anterior. “Cerramos con broche de oro la campaña de fomento turístico, a pesar de todas as adversidades económicas y sanitarias”, expresa Rojas Díaz Durán.

El funcionario reconoce que falta mucho por hacer, pero que los pasos se van dando de manera firme. También admite las carencias: la principal, falta de recursos. “Queremos que el turismo se convierta en la pieza estratégica del desarrollo, para generar empleo, inversión y divisas. Después del petróleo, el turismo es la palanca más importante el desarrollo, por ello requiere más recursos”, finaliza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: