Suministro de energía para los municipios

Hablar de estrategias de suministro de electricidad nos lleva necesariamente a resaltar las oportunidades y herramientas con las que hoy cuentan los gobiernos locales para desarrollar acciones integrales que contribuyan a una posible disminución de costos y, más importante aún, a obtener el control y certidumbre presupuestal necesaria para la administración de este importante gasto.

Una de las consecuencias de la apertura del sector eléctrico en México, es la presencia de un número importante de alternativas de suministro por parte de empresas del sector público y privado. Estas alternativas tienen su origen en el tipo de tecnología que se utiliza para generar electricidad, así como en los diferentes marcos legales o regulatorios que rigen su generación y comercialización.

Existe un par de consejos que en Energyby5 siempre ofrecemos a quienes nos dan la oportunidad de escucharnos. El primero es buscar opciones de suministro. Analizar y evaluar alternativas en el mercado eléctrico mexicano abre la posibilidad de encontrar una solución que ofrezca los beneficios mencionados anteriormente. La búsqueda de alternativas de suministro no representa ningún riesgo, pero la pérdida de una oportunidad podría ser costosa.

El segundo consejo es contratar los servicios de un asesor con la experiencia necesaria para llevar a cabo el análisis y la evaluación de alternativas. La variedad de opciones, la diversidad en las condiciones técnicas y financieras con las que se presentan las propuestas de suministro hacen del análisis y la evaluación una tarea compleja. La firma de un contrato de suministro representa un compromiso financiero muy importante y es por esta razón que quienes tienen bajo su responsabilidad esta decisión requieren tener la visibilidad financiera necesaria, misma que sólo un asesor con experiencia puede ofrecer.

Hoy en día existen dos retos a los que se enfrentan los gobiernos estatales y municipales, si desean concretar un contrato de suministro de electricidad. Uno de ellos, son los plazos en los contratos de suministro. Mientras que es posible encontrar soluciones de tres a cinco años, la realidad es que las ofertas a 10 y 15 años representan las condiciones más atractivas. Todos sabemos que los estados y municipios seguirán operando y funcionando por muchas generaciones más. Éste no es el problema, el lío es la permanencia del contrato durante el plazo total del mismo, aun cuando se den cambios en la administración de la localidad.

El segundo reto va de la mano con la permanencia del contrato y tiene que ver con la garantía de pago. Es importante para los suministradores garantizar estas dos condiciones: la permanencia del contrato y los pagos del servicio.

Afortunadamente existen esquemas jurídico-financieros disponibles para gobiernos estatales y municipales que permiten la seguridad jurídica para el cumplimiento de contratos y pagos. Estos esquemas vienen utilizándose en México desde hace muchos años y con mucho éxito.

La combinación de una estrategia de suministro de electricidad, acompañada de un esquema jurídico-financiero, les da a los gobiernos estatales y municipales la oportunidad de mejorar y controlar sus costos de electricidad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: