Pérez Lira prefiere su propia policía.

Publicado Por

TlaxcalaTlaxcala, Tlax.- Algunos presidentes municipales consideran que velar por la seguridad de la población es una tarea que deben realizar las instituciones mejor capacitadas, como los gobiernos estatales. Sin embargo, éste no es el caso de Pedro Pérez Lira, alcalde de la capital tlaxcalteca. A finales de 2012, el edil acordó con el ejecutivo estatal dar por terminado un convenio suscrito con la administración anterior, mediante el cual la policía del estado se encargaba de vigilar el cumplimiento de la ley en la ciudad. Uno de los principales motivos fue la dificultad que tenían ambos órdenes de gobierno para ponerse de acuerdo en las tareas de seguridad pública.

“Era un convenio mal elaborado, porque el control operativo lo tenía el municipio, pero el control administrativo lo tenía el estado. Hay un dicho que reza: ‘El que paga manda’. Entonces los policías se sentían más identificados con la autoridad estatal que con la local. Era un amor a medias, pero el amor no puede ser así. Es todo o no es nada”, explica el mandatario, quien llegó a la alcaldía de la mano del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Pérez LiraEl divorcio no le fue desfavorable a la ciudad. La administración de Pedro Pérez dio los primeros pasos para crear una policía del ayuntamiento, la cual, hasta el momento, cuenta con 52 elementos, y se espera que al cierre de este año la cifra de efectivos llegue a 80 individuos. El edil comenta que actuar rápido fue vital para impedir que, a falta de personal de vigilancia, la capital se quedara fuera del padrón de entidades beneficiadas con el Subsidio para la Seguridad en los Municipios (Subsemun).

A principios de este año, con recursos de ese programa, el alcalde entregó 101 camisolas policiacas de manga larga, 101 camisolas tipo comando, 100 pantalones tipo pie a tierra, 100 pantalones tipo comando, 101 gorras, 101 chamarras, 101 pares de botas de piel, 202 placas estrella metálicas de pecho y 100 cobijas color azul.

EFECTO CUCARACHA.

Otra de las ventajas de independizarse en materia de seguridad ha sido el cobro de los recursos que generan las infracciones de tránsito. “Cuando la policía del estado tenía el control, la mayor parte de los ingresos por infracciones era para el gobierno estatal. Al ayuntamiento sólo le tocaba 30 por ciento. Pero ahora que la policía municipal tiene el control de las vialidades, se espera que más de 1 millón de pesos (mdp) al año entre directamente al gobierno de la ciudad por ese concepto”, apunta.

A decir del funcionario, el aumento de los índices de inseguridad es un fenómeno que toca a varias regiones del país. Por supuesto, Tlaxcala no es la excepción. “Negarlo sería no aceptar la realidad”, sostiene el alcalde, quien se desempeñó como diputado local de la LVIII Legislatura del estado.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), acerca de la incidencia delictiva del fuero común en municipios, el número de delitos como amenazas, lesiones, fraude, daño en propiedad ajena y robo en carreteras creció 35 por ciento en Tlaxcala capital entre 2011 y 2012.

Estampa del municipioEl edil —quien es abogado por la Universidad Autónoma de Tlaxcala (Uatx)— refiere que el incremento de los delitos se debe, principalmente, al desempleo y al llamado “efecto cucaracha”.

“Los policías van correteando a los delincuentes y ellos buscan espacios que no están tan maleados, ni con presencia fuerte de los policías para seguir delinquiendo. Otro fenómeno es la falta de oportunidades y desempleo. Muchos maleantes vienen de otros estados porque prácticamente somos territorio de paso. Estamos a hora y media del Distrito Federal (DF), a 30 kilómetros de Puebla capital, a hora y cuarto de Pachuca, Hidalgo, a dos horas y media de Xalapa, Veracruz. Tenemos vías de comunicación por todos lados”, explica el edil.

Sin embargo, Pedro Pérez asegura que su administración no se queda con los brazos cruzados, ya que antes de concluir su mandato, en enero de 2014, se habrán instalado 14 cámaras de videovigilancia en la ciudad. Asimismo, se sumarán otras 40 que serán financiadas por el gobierno del estado. Sobre los costos para la administración local, el alcalde comenta que, de los 150 mdp que conforman el presupuesto de este año, 25 mdp se destinarán a la seguridad pública.

NUEVAS VOCACIONES.

Pedro Pérez sostiene que, actualmente, a diferencia de hace algunas décadas, el municipio que gobierna ya no es una entidad agrícola, ni ganadera, ni industrial. Agrega que los comercios que existen en la demarcación son negocios pequeños y no hay inversiones grandes del sector privado, por lo que una de las principales fuentes de empleo proviene del sector público.

Según el mandatario tlaxcalteca, cerca de 4,500 personas de la ciudad trabajan en alguna dependencia de cualquiera de los tres órdenes de gobierno. Pero esta suerte podría cambiar. En enero de este año, el munícipe anunció la construcción de una tienda Liverpool en el ayuntamiento. Se prevé que este complejo estará terminado a principios del año próximo y que tendrá la capacidad de generar cerca de 800 empleos directos e indirectos.

El funcionario explica que el establecimiento estará ubicado entre las localidades de Acuitlapilco y Atlahapa. En esa zona se tiene programada la ampliación de servicios de agua potable, drenaje, alumbrado y seguridad, entre otros que aportará el gobierno de la alcaldía, como el cambio de uso de suelo para la instalación de la tienda departamental.

“Este proyecto no sólo beneficiará a la población de la capital. También vendría mucha gente de municipios colindantes como Puebla, Zacatlán, Chignahuapan —del estado de Puebla— e incluso de Apan, Hidalgo. Esto contribuirá al desarrollo de nuestra ciudad, porque no tenemos comercios grandes”, refiere Pedro Pérez, quien cuenta con una maestría en Derecho Constitucional y Amparo por la Uatx.

APROVECHAR EL TURISMO.

Fuerza laboralLa “industria sin chimeneas” es una fuente potencial para detonar la economía de Tlaxcala, ya que la demarcación cuenta con monumentos históricos y sitios culturales como el ex Convento de San Francisco y la Capilla Abierta, ambos del siglo XVI; la Catedral de Tlaxcala; la Parroquia de San José; el Portal Hidalgo y la Zona Arqueológica de Tizatlán, entre otros.

En aras de promover estos sitios y detonar la actividad turística en la demarcación, el ayuntamiento elaboró cerca de 9 mil guías turísticas con información histórica sobre los sitios más representativos de la capital tlaxcalteca, en los que —a decir del acalde—, los visitantes pueden pasear con total seguridad.

Las guías, en cuya elaboración participaron empresarios hoteleros y restauranteros locales, se distribuyeron en los municipios aledaños y en ferias de turismo de otras entidades del país.

Asimismo, se han destinado cerca de 50 mdp en los últimos dos años en obras para mejorar la calidad de los servicios y la imagen urbana de la ciudad. La remodelación de la calle Xochiquetzal, la reconstrucción del Puente de las Artesanías, el embellecimiento de parques y jardines y la perforación de un nuevo pozo de agua son algunos ejemplos de acciones que realiza la administración para lograr que la capital del estado más pequeño del país crezca.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: