Municipios “Mal portados”

Publicado Por

Humberto Polo

De los 2 mil 440 municipios existentes en el país, también concebidos como las “patrias chicas”, ninguno ha logrado aún construir y consolidar todos los subsistemas que conforman un sistema integral de Carrera Administrativa; es decir, todos están reprobados en el ejercicio eficiente de la administración pública. Este panorama es resultado de la investigación Experiencias, retos y desafíos en la profesionalización de los municipios en México, del sociólogo José Octavio Acosta Arévalo.

El fenómeno se origina en los compromisos que los presidentes municipales adquieren, desde que son nombrados candidatos al cargo y durante toda la campaña electoral, con los dirigentes de sus partidos, altos funcionarios de los gobiernos estatales y del Federal, legisladores y empresarios. Éstos les cobran las facturas de su apoyo político y económico mediante la colocación de incondicionales en puestos clave del ayuntamiento, sin tomar en cuenta su calificación en la función pública, según explica Humberto Polo Martínez, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

JuntaLas estadísticas de profesionalización de los municipios revelan el desastre existente al respecto en ese nivel de gobierno. Según establece el Índice de Capacidad Institucional —instrumento establecido por la Secretaría de Desarrollo Social en 2005, que mide eficiencia operativa, generación de ingresos, cobertura de servicios, capacitación, instrumentos de planeación y de reglamentación— sólo cuatro (0.1 por ciento) municipios del país tienen una calificación superior a nueve, en una escala del 1 al 10, mientras que 62 por ciento (mil 513 municipios) están reprobados.

Además, sólo 36 por ciento de las administraciones municipales cuentan con áreas encargadas del personal; 91.5 por ciento de los municipios considera importante la capacitación, pero sólo 56 por ciento la estima prioritaria; 56 por ciento de los ayuntamientos le da importancia al establecimiento de esquemas de profesionalización, pero únicamente 2.5 por ciento lo cree prioritario, como lo establece Acosta Arévalo en su investigación.

El Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed) y Polo Martínez coinciden en establecer que sólo 250 municipios (10 por ciento del total) observan un desempeño profesional aceptable, aunque no completo, y éstos corresponden al mismo número de las principales ciudades del país, pero sólo lo hacen en cinco áreas: desarrollo integral de la familia, contralores, tesoreros, directores de obra pública y desarrollo social.

REELECCIÓN = PROFESIONALIZACIÓN

Beneficios para laEn entrevista con Alcaldes de México, María del Rosario Castro Lozano, coordinadora general del Inafed, afirma que la profesionalización es uno de los grandes retos de este organismo descentralizado, pero no sólo en los 2 mil 440 municipios, sino también en las 32 entidades federativas del país.

La funcionaria está de acuerdo con Polo Martínez en que para lograr la profesionalización de los ayuntamientos es necesaria la reelección y también legislar la obligatoriedad de la capacitación y certificación de sus miembros.

La funcionaria y el académico también precisan que el periodo de tres años de los ayuntamientos —aunque en Coahuila es de cuatro años, y también existen los que se rigen por el sistema de usos y costumbres, cuya duración puede ser de uno y dos años— es muy corto para que se profesionalicen, ya que el primer año se lo llevan en tratar de aprender cómo gobernar, el segundo en tratar de desarrollar proyectos y el tercero en preparar la entrega a la siguiente administración.

Castro Lozano expone cifras sobre la situación actual: en todos los municipios del país laboran 700 mil servidores públicos de primer nivel, de los que 70 por ciento ocupa un cargo de gobierno por primera vez. Explica que el eje del fortalecimiento institucional es la profesionalización del servicio público, proceso que lleva de uno a dos años, mientras el periodo de gobierno es de tres. A esto se debe agregar que en la mayoría de los ayuntamientos se dan hasta tres cambios de funcionarios por diversas razones. Un ejemplo son las tesorerías: las estadísticas dicen que durante una administración se suele cambiar de dos a tres veces de titular.

Requerimientos para la funciónEl déficit profesionalLa funcionaria afirma que hay un gran desperdicio de personal capacitado que se tiene que ir cada trienio por el cambio de gobierno, y nuevamente se tiene que empezar de cero, lo que implica reinventar y redescubrir el municipio. Por esto, Castro Lozano insiste en que habría que intentar la reelección para evitar esa situación y fortalecer la profesionalización municipal

Castro Lozano cita la certificación de los municipios, establecida por el Inafed con la colaboración de 59 universidades del país. Ésta consiste en que los ayuntamientos cumplan con 270 funciones de gobierno; comenta con cierta satisfacción que, en 2009, 176 municipios alcanzaron esa meta.

El proceso de certificación dura un año, del que, explica la funcionaria, como resultado no hay reprobados o aprobados, sino municipios en rojo, que son los que no cumplen con las prácticas de gobierno; en amarillo, los que cumplen parcialmente con ellas pero aún por abajo del mínimo, y en verde, los que las desempeñan y que por ello reciben el Premio Nacional al Desarrollo Municipal.

CENTRALIZACIÓN, OTRO OBSTÁCULO

Para Polo Martínez, otro de los factores que obstruyen la profesionalización del municipio es la centralización fiscal y educativa. Dice que 94 por ciento de la educación superior se concentra en las metrópolis y la dependencia económica que tienen los ayuntamientos de los recursos federales llega, en muchos casos, a 99 por ciento.

Además, la diversidad de los gobiernos locales redunda en que sólo 25 por ciento de ellos tiene la capacidad para profesionalizar a sus funcionarios; el resto, que incluye 850 municipios indígenas, no la tiene. “El federalismo no ha generado equidad, ya que también los estados dependen en 80 u 85 por ciento de los recursos federales” precisa.

En materia de capacitación, contrario a lo que afirma la titular del Inafed, el académico de la UNAM sostiene que a los ayuntamientos sólo les llega información, no capacitación, cuando inician su periodo de gobierno. “Hay presidentes municipales que ni siquiera conocen el marco jurídico en que se van a desenvolver, ni las funciones principales que deben realizar, que son tres: representantes políticos, ejecutores de los acuerdos del ayuntamiento y gestores; ésta última es la más preocupante, porque a veces no tienen los elementos para garantizar la extensión de recursos extraordinarios para cumplir con las demandas sociales”, explica.

ES NECESARIO LEGISLAR

Beneficios para laOtro de los más grandes obstáculos que impiden la profesionalización municipal es la falta de leyes que obliguen a capacitarse a los aspirantes a ocupar puestos de elección popular. Aquí la responsabilidad es, principalmente, de los legisladores y partidos políticos, aunque esa obligatoriedad contraviene en su esencia el principio del derecho universal de “votar y ser votado” sin distingo de clase social, raza, nivel académico, etcétera. En esta materia, 17 estados incluyen en su Constitución Política la capacitación de sus alcaldes al iniciar su gestión, y únicamente Chihuahua tiene una Secretaría de Desarrollo Municipal que se encarga de todo lo relacionado con los ayuntamientos.

Acosta Arévalo cita que la mayoría de procesos de “modernización administrativa desarrollados por los municipios se enmarca fundamentalmente en la introducción de tecnologías de la información, el ordenamiento organizativo, la capacitación y el desarrollo de habilidades de los servidores públicos. Pero todavía falta restaurar la credibilidad de los ciudadanos en sus gobiernos, para lo que hay que hacer que las estructuras administrativas sean más eficientes y más comprometidas con las verdaderas demandas, expectativas y necesidades de la sociedad; así como garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la función pública con base en el mérito, para de esa forma impulsar su desarrollo para beneficio de la sociedad”.

Por lo que se refiere a la profesionalización, en el Inafed se imparten diplomados que en promedio cursan 2 mil servidores públicos, y que tienen capacidad para ampliar ese número a 20 mil al año, realmente pocos para los 700 mil servidores que suman los 2 mil 440 municipios. Cabe mencionar que en el presente año se renovarán alrededor de mil 500 ayuntamientos, y mientras ello ocurre, el horizonte de la profesionalización se mantiene gris.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: