Urge afinar reglas de credito a estados y alcaldías

Publicado Por

Crédito otorgado porAl cierre del segundo semestre de 2012 se observará un repunte de la deuda de estados y municipios de 15 ó 20 mil millones de pesos (mdp), lo que significará un crecimiento de 4.9 por ciento, respecto de los registros de la primera mitad del año.

Esto se debe a que varias decisiones crediticias podrían activarse, luego de que ya concluyó el periodo electoral del país, y también por asuntos cíclicos relacionados con el cierre de presupuestos anuales, comenta Armando Acevedo García, coordinador del Comité de Banca de Gobierno de la Asociación de Bancos de México (ABM).

En general, el presupuesto de los gobiernos locales no alcanza para cubrir sus necesidades de infraestructura, agua potable, alcantarillado, disposición de residuos sólidos, pavimentación, alumbrado público y carreteras, por lo que es necesario acudir a los créditos bancarios, situación que ha generado un nivel de endeudamiento creciente.

Por este motivo, especialistas consultados insisten en la necesidad de que se afinen las reglas para el otorgamiento de financiamiento a los gobiernos locales, porque si bien es una necesidad apremiante, este tipo de operaciones tienen que hacerse en condiciones seguras para los bancos, los entes públicos y los contribuyentes.

PROPONEN “CANDADOS”

“Uno de los candados que se deberían poner a los gobiernos estatales y municipales es que su nivel de endeudamiento no supere 50 por ciento de sus ingresos totales. Este candado sería el tope máximo”, opina José Luis de la Cruz Gallegos, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Estado de México.

Asimismo, Armando Acevedo considera que para mantener abierta la llave del crédito a los municipios se necesita avanzar en la aplicación de la Ley General de Contabilidad Gubernamental (LGCG), lo que permitirá transparentar las finanzas públicas regionales y revisar su comportamiento.

La Constitución Política ordena que los préstamos deben utilizarse para inversión productiva, sin embargo sabemos que también se ocupan para cubrir algún faltante de liquidez que tengan los entes públicos. Lo anterior se da “normalmente con fundamento en las leyes de deuda de cada entidad y se trata de créditos de muy corto plazo que tienen que liquidarse dentro de los mismos ejercicios fiscales”, Explica el directivo de la ABM.

30 MUNICIPIOS PRIVILEGIADOS

Armando AcevedoLos estados y ayuntamientos tienen obligaciones financieras por aproximadamente 404 mil 410 mdp —con la banca privada y la de desarrollo—, lo que representa un crecimiento de 27 por ciento entre junio de 2011 e igual mes de 2012, refiere Armando Acevedo.

En particular, los municipios participan con 11 por ciento del total, al reportar una deuda de 44 mil 859 mdp. Sin embargo, datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) refieren que los ayuntamientos tienen mayor compromiso con la banca comercial, porque ésta concentra 49.4 por ciento del saldo total de sus obligaciones financieras, seguida de la banca de desarrollo que representa 42 por ciento, las emisiones bursátiles con 2.9, en tanto que otro 5 por ciento lo absorben las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom) y las Sociedades Financieras de Objeto Limitado (Sofol), además de otros acreedores.

A pesar de las preocupaciones que se han suscitado por la deuda del ámbito local, los créditos no llegan a todos los ayuntamientos. En México existen 2,445 alcaldías, pero poco menos de la mitad cuenta con financiamiento bancario. “1,052 municipios ya son atendidos por el sistema financiero, lo cual representa un avance. No obstante, una parte importante del saldo de la deuda se concentra en 30 ayuntamientos”, explica Acevedo García.

De este subtotal, nueve son los casos más notables: Guadalajara, Tonalá y Zapopan, Jalisco; San Nicolás de los Garza y Monterrey, Nuevo León; Puebla, Puebla; Cuernavaca, Morelos; Tijuana, Baja California, y León, Guanajuato. Esto se explica por su desarrollo económico, tamaño y población, que determinan en gran medida su potencial y capacidad de endeudamiento.

PERMISOS, CUELLOS DE BOTELLA

Cirilo VázquezAlgunos municipios tienen claro que el financiamiento debe ser utilizado exclusivamente para proyectos de infraestructura. Este es el caso de Cosoleacaque un municipio petrolero y una de las demarcaciones más importantes del estado de Veracruz, que busca el desarrollo de nuevas obras mediante la contratación de deuda.

El presidente municipal de esa demarcación, Cirilo Vázquez Parissi, informa que su gobierno tiene dos créditos con Banobras, por 41 mdp, para la construcción de un boulevard de concreto y para la modernización del catastro y el cobro del predial. “Tenemos un rezago de 20 años en infraestructura del municipio, por lo que los préstamos son muy buenos.”

Vázquez Parissi considera que la relación con la banca ha sido buena y oportuna, pero admite que ha enfrentado cuellos de botella con las dependencias estatales o federales para solicitar autorizaciones, las cuales se consiguen a destiempo. Por ejemplo, menciona que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) se ha tardado en otorgar la validez de la obra prevista para este año.

REDUCIR CAPITALIZACIÓN

Eduardo GómezArmando Acevedo y Eduardo Gómez Alcalá —éste último socio líder del Sector Financiero de la consultoría PricewaterhouseCoopers (PwC)—, advierten que la banca ha hecho un esfuerzo importante por atender a más municipios, sin embargo hacen ver la existencia de diversos factores que impiden que el financiamiento llegue a los 1,393 ayuntamientos desatendidos.

Una de las barreras es que más de 90 por ciento de los ayuntamientos no están evaluados por agencias calificadoras, debido a su tamaño y reducidos recursos. El problema estriba en que las calificaciones son un factor importante para determinar los niveles de capitalización de los bancos al otorgar crédito a los municipios.

En ese sentido, la ABM ya ha tenido pláticas con las autoridades para que se puedan modificar las reglas de capitalización. Actualmente, prestarle dinero a un municipio no calificado genera una capitalización de 12 por ciento; es decir, por cada

100 pesos que se le preste a un cliente de esas características se tienen que aportar 12 pesos del capital de los accionistas, lo cual hace más costosas estas operaciones. En cambio, en el caso de un municipio ya evaluado, el parámetro es de 1.6 por ciento, añade Armando Acevedo.

“Si la autoridad nos bajara los requerimientos de capitalización a niveles más razonables, entre 1.6 y 4 por ciento, sin duda se atendería a muchos más municipios”, considera el directivo.

DEUDAS IGUALES A 2.7% DEL PIB

Los 9 municipiosA la fecha, la deuda de estados y municipios representa cerca de 9.5 por ciento de la cartera de crédito total y equivale a 2.7 por ciento del producto interno bruto (PIB) de México

El nivel de endeudamiento de gobiernos regionales de otros países supera 5 por ciento del PIB. Por ejemplo, en Argentina ha llegado a estar arriba de 7.5 por ciento. Por lo anterior, el saldo de los pasivos de estados y municipios no es preocupante para nuestro país, aunque evidentemente hay tendencias que se deben cuidar, afirma Armando Acevedo.

Sin embargo, José Luis de la Cruz considera necesario poner un tope a la deuda de los estados y municipios. “Es probable que en 2013 la deuda de los gobiernos locales pueda ser de 3 por ciento del PIB, y aunque aparentemente es estable, de mantenerse esa tendencia, en 2016 se podría llegar a 6 por ciento. Para el caso mexicano ya representa un problema.”

Hay entidades federativas como Tlaxcala, el Distrito Federal y el Estado de México que han tratado de conservar un nivel de endeudamiento moderado. Asimismo, existen casos extremos, porque se comprometen los ingresos presentes y futuros, de estados como Coahuila, Veracruz y Michoacán, añade el académico.

“Quintana Roo y Nuevo León también comienzan a llamar fuertemente la atención. Éstos ya son un foco rojo y llegan a implicar más de 100 por ciento de las participaciones que reciben de la Federación.”

BÁSICO, ASEGURAR PAGOS

El resto de los estados evoluciona hacia el endeudamiento, pero todavía no representan un problema mayor. Lo que sí tendrían que hacer los Congresos locales es vigilar que los pasivos sean moderados y, sobre todo, que los gastos que se generan sean productivos.

Gómez Alcalá recuerda que existen varios aspectos a tomar en cuenta para otorgar un crédito, tales como experiencia de pago, riesgo financiero y evaluación de las calificadoras. Asimismo, tiene que hacerse un análisis sobre el contexto socioeconómico y la fortaleza financiera de los municipios

Para que el crédito bancario a gobiernos locales funcione, se tiene que buscar una fórmula que asegure el pago del crédito a través de mecanismos bien establecidos, requisitos estrictos sobre finanzas públicas sanas y exigencia de garantías adicionales, concluye Gómez Alcalá.

 

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: