Fenómeno “El Niño” podría ser uno de los más intensos

Publicado Por

Alcaldes de México

Fenomeno_El_Niño_Intenso_Alcaldes_de_Mexico_Octubre_2015Por ser un evento “El Niño” diferente a los ocurridos en años anteriores, es baja la capacidad de predecir si habrán lluvias intensas en la próxima temporada invernal. Sin embargo, los cambios de hábitat y la redistribución de especies marinas provocadas por este fenómeno indican que el mayor impacto esperado, en cuanto a afectación en pesquerías, será de orden económico.

Paralelamente, en cuestiones de prevención a la población, se anunció la actualización, por parte de personal del CICESE, del Atlas Estatal de Riesgo de Baja California el año pasado, y la entrega este año de versiones actualizadas de estos atlas para las ciudades de Tijuana (hace dos semanas), Mexicali y Rosarito. Se desconoce si las autoridades de Ensenada procedieron a actualizarlo.

Lo anterior fue informado en el seminario “Los efectos de ‘El Niño’ en Baja California”, organizado por el Departamento de Oceanografía Física del CICESE, en el cual participaron los investigadores Oscar Sosa Nishisaki (especialista en Ecología Pesquera), Edgar Pavía López (climatología) y Luis Humberto Mendoza Garcilazo (riesgo sísmico), y en donde se presentó un portal informativo sobre “El Niño” que el CICESE estructuró para dar seguimiento a este fenómeno natural, y que describe sus impactos tanto en el clima de la región como en otros aspectos oceanográficos.

El coordinador de los seminarios de Oceanografía Física, el Dr. Cuauhtémoc Turrent Thompson, especialista en el tema de “El Niño”, al presentar los motivos tanto el seminario como el portal web, dijo que desde mediados de agosto las agencias norteamericanas anunciaron la persistencia, con 90 por ciento de probabilidad, de un evento “El Niño” durante toda la temporada invernal, con magnitud mayor o igual que en 1997-1998, el más intenso históricamente registrado.

Lo anterior, en México está provocando un fenómeno mediático y social, y una alta preocupación en las ciudades de Baja California. La gente, sobre todo en Tijuana, piensa que se avecina una gran tormenta de dimensiones apocalípticas.

Por eso la necesidad de compartir la información científica a través de pláticas multidisciplinarias como este seminario, y a través de Internet para que llegue a públicos masivos.

El Dr. Oscar Sosa explicó que “El Niño” es un fenómeno que se presenta en la región ecuatorial del océano Pacífico, caracterizado por un aumento en la temperatura superficial del mar. Esta agua cálida se traslada de oeste hacia el este, y al cabo de unos meses llega a la parte central del continente americano (sur de Ecuador, Perú y norte de Chile). De ahí se distribuye hacia el resto del continente, aumentando, al norte, la temperatura superficial frente a las costas de Baja California.

Dijo que los mayores impactos por la presencia de “El Niño” son el cambio de hábitat y la redistribución de especies, y esto generará afectaciones principalmente de orden económico.

Desde el punto de vista climatológico, los estudios que el CICESE ha hecho sobre “El Niño” han llevado a ciertas conclusiones, las cuales fueron explicadas por el Dr. Edgar Pavía López.

Hasta antes del año 2000, la correlación entre el llamado índice de oscilación austral y el índice de precipitación en Ensenada era bastante alta. Dos de cada tres veces en que se pronosticaban fuertes precipitaciones durante un evento “El Niño”, el pronóstico era acertado. Pero después de ese año notaron que esta correlación ya no era tan alta.

Por su parte, el M.C. Luis Humberto Mendoza Garcilazo habló sobre los riegos que implica para los centros urbanos un evento como el que se anuncia.

Habló sobre los procesos de afectación, los daños esperados ante lluvias intensas, y sobre las acciones que se espera que apliquen los gobiernos estatal y municipales en los meses próximos.

Las afectaciones pueden ir, dependiendo de la intensidad de las lluvias, desde encharcamientos urbanos hasta la saturación del terreno. Puede haber debilitamiento de taludes y, con ello, de muros, bardas y cimientos; riesgo de avenidas rápidas en zonas sin infraestructura. También ocurrencia de erosión, caídas de piedras y flujos de lodo.

En caso de lluvias torrenciales con el suelo saturado podría haber daños en las márgenes de arroyos crecidos, erosión de tanques desarenadotes e infraestructura pluvial , así como caída de muros, bardas y casas en zonas muy expuestas en laderas. Explicó que el problema en Tijuana son los asentamientos en cauces y laderas donde los suelos permiten el paso de agua. Estas capas superficiales están asentadas en suelos más profundos que ya no permiten ese flujo. En esas zonas de contacto es donde pudieran producirse estos deslizamientos si la pendiente es lo suficientemente pronunciada.

Deja un comentario

No Announcement posts