Proponen primer transporte elevado para la Ciudad de México

Publicado Por

Alcaldes de México

Nuevo_Transporte_Elevado_Alcaldes_de_Mexico_Octubre_2015Es una tarde lluviosa. Tu paso es rápido. Subes a la plataforma y el elevador gravitacional te lleva en silencio a la estación. El tablero espera, tocas la pantalla donde el logo de la estación Santa Fe parpadea. La bocina anuncia la llegada de la cabina: “Pasajero 18, partida San Joaquín, destino Santa Fe”. Tomas asiento. Al cerrar la puerta, la cabina avanza. Desde el cielo, el tráfico en Reforma luce pesado. Periférico, Constituyentes, todo a vuelta de rueda. Delante de ti, otras cabinas que desfilan en el aire se trasladan a destinos diferidos; una de ellas transborda en otra línea; otra, vacía, se hace a un lado y se detiene en espera; una más deja el riel para bajar un pasajero en la estación de Observatorio. La única compañía que tienes en cabina te previene: “Prepare su descenso. Tiempo aproximado de llegada: cuatro minutos”.

Se lee como si fuera ciencia ficción pero, a pesar del escepticismo de algunos sectores, pronto podría ser una realidad. Se trata del proyecto de Transporte Urbano Elevado Personalizado (TUEP), una propuesta de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación (Seciti) del gobierno de la ciudad de México, próximo a presentarse formalmente a finales de 2015.

Consiste en un sistema de cabinas, o góndolas, que buscan emular el interior de un automóvil, recibiendo de dos a tres pasajeros por viaje. Aunque parece un número reducido, según información de la Seciti, se estima que el TUEP permitiría la transportación de 23 millones de personas al año, en una línea de solo cinco kilómetros.capsula_v09_1

El secretario de la Seciti, René Raúl Drucker Colín, y el ingeniero Luis Rodolfo Zamorano Morfín, líder del proyecto y director general de la empresa Transportes Urbanos Elevados, SA de CV, hablaron para la Agencia Informativa Conacyt acerca del avance del prototipo que, financiado con 30 millones de pesos por la propia Seciti, ya se encuentra prácticamente finalizado.

La ciudad de México es considerada, según el Institute for Business Value (IBV) de la International Business Machines Corp. (IBM), como la ciudad más “dolorosa” del mundo para desplazarse en automóvil.

Su famosa encuesta Commuter Pain, realizada en 20 grandes ciudades del mundo, expone a la ciudad de México como el centro urbano más congestionado, con un tiempo que supera las dos horas de traslado para un ciudadano que debe desplazarse del hogar al trabajo y de vuelta.

Santa Fe es el ejemplo perfecto. Solo 35 mil personas viven en la localidad, pero debido a la multitud de oficinas y corporativos, el corredor Reforma-Santa Fe concentra a más de 260 mil viajeros a diario en un lento desfile de trabajadores atrapados en sus propios autos.

Más allá de la comodidad para el pasajero y la efectividad del transporte, uno de los principales atractivos para el gobierno y la iniciativa privada es el costo tan bajo de producción y funcionamiento, que en comparación con otros sistemas de transporte masivo hacen del TUEP una oferta tentadora.

“Instalar un kilómetro del sistema de transporte colectivo Metro cuesta unos 190 millones de dólares, uno como el TUEP cuesta de 9 a 19 millones. La obra inducida es muy pequeña. No hay necesidad de excavar. También es más barato que el tren ligero o el tren. Una línea del TUEP, de 15 kilómetros, que podría ser de Polanco a Santa Fe, por ejemplo, costaría un aproximado de 1600 millones de pesos, cubrir la misma distancia en Metro costaría al menos 10 veces más”, explica Drucker Colín.

La infraestructura de una línea solo constará de cimentaciones, postes a cada 12, 24 o 37 metros dependiendo de la topografía de la zona, el riel o pista tubular y las estaciones de dimensiones reducidas, que se colocarían a cada kilómetro o donde sea necesario, y subestaciones distribuidas de baja capacidad. Asimismo, el funcionamiento implica un ahorro de energía notorio. “El insumo aproximado por cabina es de 300 watts, si lo comparamos con el de un auto de 180 caballos de fuerza, que es de 150 Kilowatts, estamos hablando de 500 veces menos energía necesaria”, añade Zamorano Morfín.

Más información en: Agencia Informativa Conacyt

Deja un comentario

No Announcement posts