Una década de tránsito ágil.

Publicado Por

Transporte sustentableEn 2003 se introdujo en nuestro país un sistema de transporte más moderno y eficiente que, por sus ventajas, dejó abajo a los viejos camiones y combis, con lo que se convirtió en un ejemplo a seguir no sólo en las ciudades mexicanas, sino incluso de otras naciones.

Lo anterior ocurrió en León, Guanajuato, donde conscientes de que el transporte público es una herramienta fundamental para solucionar los problemas de movilidad de la población, así como del tráfico, la contaminación y los accidentes, las autoridades municipales decidieron establecer el llamado sistema BRT (Bus Rapid Transit), a pesar de la reticencia de funcionarios estatales y de la misma población.

Jesús Padilla, presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), recuerda que el Sistema Integrado de Transporte (SIT) Optibús fue la primera semilla sembrada, la cual fructificó con éxito y sentó las bases para generalizar dicho esquema en territorio nacional. Tal ha sido su éxito que la ciudad ganó la calificación de plata en el BRT Standard 2013, que otorga el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés).

Cervantes

La adopción de estos sistemas comenzó en Curitiba, Brasil, en 1972; y luego en Quito, Ecuador, en 1995; pero fue hasta Bogotá, Colombia, en 2000, que se construyó un esquema a gran escala con capacidades de movilización de pasajeros muy altas en comparación con otras opciones. Con estos antecedentes, León, Guanajuato, fue la siguiente ciudad en atreverse a cambiar y así arrancó el sistema Optibús en septiembre de 2003.

Fue una iniciativa motivada por el municipio con muy escasa participación del estado, pero que contó con el entusiasmo y colaboración de los concesionarios. Amílcar López Zepeda, director general de Movilidad del municipio de León, añade que los choferes dejaron de lado el concepto del “hombre-camión” para pasar a ser verdaderos empresarios del transporte. La inversión inicial fue de 230 millones de pesos (mdp), sin embargo, en 10 años de operación, los recursos que se han destinado al Optibús suman 1,200 mdp, informa el funcionario.

Bajan 29% los tiempos de traslado.

Con la entrada en funcionamiento del SIT, se formaron cuatro empresas para dar servicio en las rutas troncales, las cuales dieron lugar a la red Optibús, con una nueva perspectiva de empresa, puntualiza López Zepeda.

“Desde su constitución, este organismo empresarial ha planeado y proyectado, junto con las autoridades estatales y municipales, el desarrollo del transporte urbano, y ha asesorado a las empresas afiliadas para que logren un crecimiento sano y sostenido.”

Numeralia Transporte

Explica que el SIT Optibús comenzó con 60 rutas y 54 unidades articuladas. Pero al cabo de una década, existen más de 100 trayectos y se cuenta con 92 autobuses. Para 2015, se proyecta llegar a 147 rutas.

En este trance, los empresarios conformaron el Fideicomiso para la Modernización del Autotransporte Urbano de Ruta Fija, que ha servido para atender las demandas de modernización de las compañías. Amílcar López destaca que, en la actualidad, el sistema —que consiste en una amplia red de rutas troncales, alimentadoras y auxiliares, que representa 80 por ciento de la oferta de transporte público de la ciudad— realiza, en promedio, 850 mil viajes diarios, en beneficio de aproximadamente 600 mil usuarios.

Asimismo detalla que las unidades captan 24 por ciento del total de viajes que se realizan en la ciudad (incluidos los autos particulares), con lo que se ha logrado reducir 29 por ciento el tiempo de los traslados. “Esto representa 20 días en la vida de los usuarios”, ilustra Amílcar López.

También comenta que ha disminuido 35 por ciento el número de accidentes viales, además de que cada año se inhibe la emisión de 60 mil toneladas de contaminantes, al dejar de circular 28 mil autos al día.

El SIT Optibús, que factura anualmente alrededor de mil millones de pesos (mdp), es un importante generador de empleos, debido a que cuenta con 5 mil trabajadores, 2,100 de los cuales son conductores.

María Bárbara Botello María Bárbara Botello texto

Las venas y arterias de León.

A las cinco rutas troncales por las que circulan los autobuses articulados, se suman unidades convencionales, que prestan el servicio mediante tres diferentes tipos de recorridos:Menor siniestralidad

• Remanentes (30): Son los trayectos tradicionales que cruzan de un lado a otro la ciudad, por colonias de la periferia, fraccionamientos de reciente creación, la Zona Centro, de los puntos Norte a Sur y de Poniente a Oriente.

• Auxiliares (17): Son las rutas con las unidades de más reciente modelo.

• Alimentadoras (48): Son los caminos cortos que van de las colonias periféricas, barrios y fraccionamientos de las orillas de la ciudad, hasta las estaciones de transferencia.

Intermodalidad, siguiente paso.

Amílcar López asegura que la nueva aspiración del SIT Optibús es conectarse con otros medios de movilidad, como la bicicleta, por lo que ya se trabaja en un proyecto de ciclovías que tiene el apoyo del Banco Mundial (BM).

También dio a conocer que se van a renovar las unidades articuladas en los próximos tres años, al entrar las etapas 3 y 4 del SIT Optibús, para lo cual se tiene planeada una inversión de 400 mdp, además de que se trabajará más en seguridad vial, conectividad e intermodalidad. Fernando Páez, director de Sistemas Integrados de Transporte de CTS EMBARQ México, coincide en que la articulación con otros medios de locomoción es muy importante si se quiere fortalecer la movilidad urbana, pues los sistemas BRT que operan en México no están integrados a otros medios, como las bicicletas, los mismos automóviles y hasta el Metro.

Incluso hace falta la construcción de andadores para las personas que gustan de caminar y así llegar a las estaciones de autobuses o del Metro. También se requieren estacionamientos para las bicicletas y los vehículos, lo que daría mayores comodidades a los usuarios.

Asimismo, el experto comenta que es necesaria una autoridad única para regir la movilidad urbana, pues cada organismo actúa bajo sus propios criterios, sin tomar en cuenta a los demás. “León ha avanzado mucho más que otras ciudades en ese sentido. Sabemos que es un proceso complejo, pero es urgente la unificación de criterios para contar con un transporte público de calidad que haga que la gente deje el auto.”

Ulises Navarro, director del Área de Transporte Urbano del ITDP México, coincide en que no es conveniente la planeación y operación por separado de los sistemas de locomoción, ya que se convierten en grandes feudos que funcionan independientemente.

Privilegiar criterios técnicos.

Al respecto, Jesús Padilla opina que el interés público debe estar por encima de las agendas políticas. “Se debe dar paso a la creación de un organismo descentralizado con carácter técnico, que no dependa de cambios de gobierno ni de intereses de partido, pues de otra forma el desarrollo integral de las ciudades seguirá contaminado, sin operar en función de los intereses de la población.”

Finalmente, Fernando Páez y Ul ises Navarro coinciden en que las estrategias de movilidad deben formar parte de las políticas de planeación urbana.

Optibus estadísticas

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: