Agenda para evaluar el desempeño local

Medir el trabajo de los gobiernos municipales facilita la toma de decisiones y le permite a la ciudadanía ejercer su derecho a una rendición de cuentas más efectiva

Municipio queretaro

Foto: Cortesía del municipio de Querétaro

El Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed) implementó en 2003 el programa Agenda desde lo Local, el cual funcionó con indicadores para la evaluación y el fortalecimiento de las capacidades municipales, con la intención de organizar de mejor manera al tercer orden de gobierno para hacer frente a las demandas y contingencias sociales que inciden en su desarrollo.

En un inicio, dicho programa basó su metodología de trabajo en la Agenda Local 21 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), puesta en marcha en 1989, la cual se enfocó en temas ambientales.

Agenda desde lo Local se rediseñó pero no mutó su naturaleza, fue así que el 25 de junio de 2014 se relanzó como la Agenda para el Desarrollo Municipal (ADM).

Antonio González Curi, coordinador del Inafed, señala que “en términos cualitativos, la participación de los municipios en la implementación del programa refleja su interés por conocer las condiciones en las que se desenvuelve su administración pública; por identificar sus áreas de oportunidad para solventarlas, establecer objetivos claros de desarrollo y mejorar su desempeño”.

FORTALECER LA GESTIÓN PÚBLICA

El programa ADM añadió nuevos indicadores cualitativos y cuantitativos que se dividen en dos apartados de la Agenda: Básica y Ampliada, cuyo objetivo es fortalecer la gestión pública para fomentar el desarrollo municipal a través de un autodiagnóstico.

Para lograr lo anterior, se aplica una metodología basada en la planeación estratégica que evalúa las acciones de gobierno, lo cual permite mejoras progresivas en la calidad de vida de los ciudadanos.

La Agenda Básica para el Desarrollo Municipal evalúa los temas fundamentales a cargo de las alcaldías, de acuerdo con el Artículo 115 constitucional, y contiene los siguientes ejes rectores: planeación del territorio (planeación urbana, reservas territoriales, entre otros); servicios públicos (mantenimiento de calles, agua potable, entre otros); seguridad pública (policía preventiva y de tránsito) y desarrollo institucional (transparencia y acceso a la información, entre otros).

Antonio Gonzalez Curi

Antonio González Curi / FOTO: ARCHIVO ALCALDES DE MEXICO

En tanto que la Agenda Ampliada para el Desarrollo Municipal comprende los ejes de desarrollo económico, social y ambiental. Si bien estos temas no forman parte de sus facultades constitucionales, sí participan en coordinación con los órdenes de gobierno. Ésta aplica adicionalmente sólo para las capitales de los estados y para municipios con más de 200 mil habitantes; aquellos con menor población podrán aplicarla de manera optativa.

De esta forma, las autoridades municipales adquieren el compromiso de identificar en qué situación se encuentra su administración para emprender las acciones necesarias y resolver los problemas de su demarcación, y al final de su gestión, evaluar su efectividad.

De acuerdo con datos del Inafed, el primer año de aplicación de la ADM, a través de sus indicadores ampliados, tuvo una respuesta favorable, ya que en 2014 se logró una participación inicial de 863 municipios de 30 entidades federativas, es decir, 35.5 por ciento del total de los ayuntamientos del país sin contar al Distrito Federal, que no participa, debido a que el esquema conceptual y metodológico de la Agenda está enfocado sólo a gobiernos municipales. De las alcaldías que participan en el programa ADM se destaca que 303 son de tipo rural, 207 son semiurbanas, 117 son de corte urbano medio y tres municipios metropolitanos, con más de un millón de habitantes: Guadalajara, Monterrey y Puebla.

Respecto a las condiciones socioeconómicas, cinco de ellos tienen un grado de rezago social “muy alto”, 58 un grado “alto”, 121 un grado “medio”, 221 “bajo” y 328 un grado “muy bajo”.

De la población nacional, 45.1 por ciento habita en esas 734 alcaldías participantes y en ellas colaboran alrededor de 421 mil servidores públicos.

INSCRIPCIÓN AL PROGRAMA

Los gobiernos municipales interesados en incorporarse al programa deberán gestionar un acuerdo adoptado por el ayuntamiento y registrado en el acta de la sesión de cabildo correspondiente. Posteriormente, el presidente municipal debe solicitar formalmente su inscripción y enviar un oficio al Inafed a través del Organismo Estatal de Desarrollo Municipal, con copia del acuerdo de cabildo.

Asimismo, deberá designar un Enlace Municipal que se encargará de coordinar los trabajos del programa al interior de la administración local. Este Enlace podrá ser el contralor municipal, el titular de planeación, o bien, un funcionario con un nivel jerárquico o funciones equivalentes.

En el caso de los ayuntamientos que en su momento se inscribieron a la Agenda desde lo Local, su inscripción será válida para el programa ADM hasta que concluya su periodo de gobierno. Una vez que el municipio está inscrito inicia un proceso que cuenta con cuatro grandes etapas: autodiagnóstico, verificación, mejora de áreas de oportunidad y expedición de certificados.

De acuerdo con los resultados obtenidos, los gobiernos podrán hacerse acreedores a los siguientes reconocimientos dentro de un esquema gradual. Inicio de la Transformación, Avance de la Transformación, Garante de la Planeación del Territorio y los Servicios Públicos, Garante de la Planeación del Territorio y el Desarrollo Institucional, así como a Gobierno de Excelencia, con vigencia hasta 2016. En términos operativos, el ADM ha demandado la creación de un Sistema de Información (Siadem) orientado a generar reportes con valor agregado a los interesados.

RESPONSABILIDAD MUNICIPAL

Aun cuando se ha tratado de fortalecer el federalismo en el país, Carlos Moreno Jaimes, investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), comenta para Alcaldes de México que “los municipios de pronto han entrado en una agenda muy activa de políticas públicas, sin antes haber atendido lo que por ley les corresponde. Hay municipios que quieren entrar al combate a la pobreza o en programas de creación de empleo, no es que esté mal, pero no son temas que estrictamente le toquen al municipio.

“Los gobiernos locales deberían observar a detalle lo que dice el Artículo 115 constitucional y después podrían comenzar a innovar en su agenda de políticas públicas”, indica Moreno Jaimes.

Lo más saludable, apunta el investigador, está en una correcta distribución de competencias, ya que en tanto no se tenga claridad al respecto, habrá políticas concurrentes pero sin una clara delimitación de responsabilidades, “lo que ‘da al traste’ con cualquier proyecto de desarrollo”, concluye.

Deja un comentario

No Announcement posts

A %d blogueros les gusta esto: