Independencia 200 años de casa propia

fachadaCon la independencia, por primera vez se estableció en el país el concepto de la propiedad privada como uno de los bienes más preciados de la sociedad. Hasta ese momento, los grandes hacendados españoles, el gobierno y el clero habían sido los únicos en tener propiedades, por lo que el movimiento dio la oportunidad, sobre todo a la clase media nacional, de tener un lugar propio para vivir.

Así, se dieron los primeros pasos hacia la construcción del “hogar mexicano”, pues al ser la casa del dominio de los particulares, las personas podían enfrentar de mejor forma la incertidumbre, las carencias y los múltiples problemas que aquejaban a la población tras el conflicto armado.

Los interiores domésticos experimentaron una reforma en favor de construcciones modestas, cómodas e higiénicas. Casas de nivel medio —según cronistas de la época mezclaban en sus interiores novedosos objetos, con los de herencia colonial e indígena. Incluso, no faltaban los servicios, ya que las construcciones del México independiente incluían la arandela (argolla de metal) para el alumbrado nocturno, el aguamanil (lavabo) para el aseo cotidiano y el excusado ubicado en la “azoteruela” (exterior). Sólo en las casas de cierta posición llegaba a existir una tina de baño dotada de su correspondiente “calentadera”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: