Brazo financiero del feminismo.

Publicado Por

Brazo Financiero del Feminismo noviembre 2013La Sociedad pro Derechos de la Mujer se fundó en 1990 a partir del proyecto de un grupo de feministas mexicanas motivadas por la ausencia de fundaciones o asociaciones civiles que estimularan económicamente a este segmento de la población para mejorar sus condiciones de vida.

Faltaba un brazo financiero para respaldar esas iniciativas. Entonces la asociación, conocida también como Semillas, asumió dicha causa.

LA PRIMERA SIEMBRA.

Desde el principio contamos con la ayuda del Fondo Global para Mujeres, el cual apoya financieramente a proyectos que luchan por los derechos femeninos en todo el mundo.

A partir del primer apoyo económico buscamos más fondos, como los que otorgan las fundaciones McCartur y Ford y comenzamos a preparar los primeros proyectos.

En un principio nos enfocamos únicamente en apoyar acciones en materia de educación, así como autonomía económica y comunicación. Las primeras aportaciones eran de alrededor de 3 mil dólares al año.

Comenzamos con la entrega de recursos a mujeres indígenas y a quienes habitaban en zonas marginadas. Con base en nuestros planes estratégicos anuales hemos ampliado la base de beneficiarias.

Los primeros 10 años nos concentramos en ayudar a grupos de autonomía económica, pero después apoyamos a colectivos que abordaban temas de salud sexual y reproductiva. Poco a poco, Semillas ha ampliado su horizonte para conocer y tratar de contribuir a solucionar otros problemas de la sociedad.

CAUSAS Y LOGROS.

Además de facilitar recursos económicos también ofrecemos capacitación en materia de género, derechos humanos y liderazgo, y hacemos una labor importante para vincular a las organizaciones con otros grupos, de tal manera que sus actividades se complementen y los esfuerzos se multipliquen.

Actualmente manejamos ocho programas con enfoques temáticos. Uno de ellos está orientado al derecho a la propiedad de la tierra, otro al derecho a decidir, uno más aborda las garantías laborales, y los aspectos de educación sexual y maternidad segura. Asimismo, contamos con un programa especial para atender a todas las asociaciones de féminas que trabajan en favor de los derechos civiles y políticos.

Uno de los fenómenos más gratificantes de nuestra labor es que algunas organizaciones que anteriormente no estaban articuladas comienzan a interactuar con otras y se generan agendas comunes. Con base en ello, los colectivos han podido introducir cambios significativos en sus comunidades.

Un caso exitoso es el Comité Fronterizo de Obreras (CFO), una asociación promotora de la democracia sindical y de los derechos de los trabajadores en las ciudades de la frontera norte del país. Gracias a un donativo otorgado por Semillas, el CFO creó una cooperativa de maquila que opera bajo un esquema de comercio justo.

Dicho proyecto representa un logro enorme para nosotras, porque trasciende a todos los abusos y la violencia que han padecido las trabajadoras de la industria maquiladora. Las mujeres que la conforman han sabido aprovechar las oportunidades para atraer a clientes —principalmente de Estados Unidos y Canadá— que valoran el comercio alternativo.

PIEDRAS DEL CAMINO.

Estadística Radiografía del SemilleroUno de los principales desafíos que enfrentamos a diario es la violencia en contra de las defensoras de derechos humanos. Desafortunadamente, varias integrantes de Semillas han sido víctimas de amenazas de muerte, incluso de atentados en contra de sus vidas. Algunas hasta han tenido que salir de sus estados para buscar refugio.

Con el objeto de evitar que se repitan situaciones similares creamos un programa de seguridad para defensoras conformado por talleres preventivos de detección de riesgos, en los que brindamos apoyo a las activistas cuya labor pudiera representar algún peligro para su integridad. Esta iniciativa dispone de un fondo para contratar a especialistas en protección personal y psicoterapeutas.

Otro reto tiene que ver con las restricciones que impone la Ley de Fomento a las Organizaciones de la Sociedad Civil, para que éstas conserven su estatus como donatarias autorizadas. Actualmente, la legislación establece que para mantener su registro, las asociaciones deben comprobar sus gastos y eso complica las cosas para los grupos que trabajan en zonas rurales, los cuales, en ocasiones, no tienen manera de obtener o emitir dichos documentos.

En este caso, Semillas brinda apoyos de tipo administrativo, para orientar a los colectivos acerca de cómo constituirse legalmente y cómo elaborar su contabilidad, entre otras cosas.

Entre las principales tareas que debemos impulsar está la de ayudar a que existan más redes de donantes individuales en México, como nosotras, lo cual representa una oportunidad enorme de transformar la cultura de la filantropía. El reto es hacer crecer nuestra red, porque es el reflejo de la solidaridad y para nosotras eso es sumamente valioso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: