Vecinos contra la inseguridad

Frente a la situación de inseguridad que actualmente se viven en todo el país, sorprende ver cómo la voluntad y el genuino interés de una comunidad por resolver un problema social, aunado a la acción decidida de una persona, pueden ser suficientes para lograr cambiar una realidad adversa.

Es el caso de Mauricio Rojas, quien vive en Ciudad Satélite, Estado de México, y que tras haber sido víctima de un robo a su casa, y cansado de los diversos ilícitos cometidos con frecuencia y desde hace mucho tiempo en su colonia, ideó una estrategia para limitar a la delincuencia.

“Se metieron a asaltar aquí a lado, luego en mi casa, luego en la de a lado y luego a la otra, todo en una tarde. La gente se daba cuenta de que estaba pasando algo, pero como no se conocían pues no sabían qué hacer. Aquí robaban coches, autopartes, asaltaban personas caminando, a las empleadas domésticas. Todo 2007 fue algo terrible, asalto tras asalto, y culminó con este robo múltiple de las casas”, recuerda.

¿QUIEN VIVE A LADO?

Platicando“Yo empecé a tocar la puerta en las casas de mis vecinos para conocerlos. Convocamos a una reunión y se juntaron, y aunque de vista se conocían, no pasaba de eso. En las juntas proponían cerrar la calle, poner una pluma, alarmas, cercas eléctricas… pero todo eso repercute en dinero. Analizando las sugerencias, después de varias juntas se me vino a la mente una idea que nos pudiera funcionar a todos, de cualquier nivel socioeconómico, sin que costara un solo centavo.

“Así nació Cadena de Vecinos, un modelo que parte de tener los datos del vecino de la derecha, del de la izquierda, el de enfrente, enfrente derecha y enfrente izquierda. En una segunda etapa, Espalda Segura, se considera también al vecino de atrás, de la calle paralela a la tuya”, detalla.

Mediante este sistema, que Mauricio Rojas considera como un modelo de prevención y seguridad, se va formando un tejido de personas en el que todos están comprometidos a realizar diversas acciones, como identificar los carros que no pertenecen a los vecinos y que circulan frecuentemente o se estacionan en la calle, detectar a las personas sospechosas o situaciones inusuales.

“No quiere decir que nosotros vamos a salir a enfrentar al delincuente, sino que al detectar algo extraño nos lo comunicamos entre nosotros y llamamos a la policía oportunamente. Adicionalmente, avisamos a los vecinos de nuestra cadena cuándo no vamos a estar para que cuiden nuestra casa. Quitamos la correspondencia que se va a cumulando, dejamos carros estacionados o basura en los contenedores de afuera, para que se vea que hay movimiento. Todo esto no te cuesta nada, pero requiere de compromiso y funciona de una manera increíble.

“También hacemos una junta mensual, en donde participa toda la calle, para hablar sobre las estrategias que llevamos a cabo”, puntualiza.

UNA NUEVA REALIDAD

Tips para todosGracias a esta estrategia se lograron erradicar los actos delictivos que durante mucho tiempo afectaron a los vecinos de la zona.

“En diciembre de 2007 se dio el robo múltiple, para marzo de 2008 ya se estaba implementando el programa y de éste último año a la fecha (noviembre de 2011) sólo se ha registrado el robo de un auto”, destaca.

Los resultados obtenidos en la calle de Mauricio comenzaron a llamar la atención de otras personas que lo invitaron a que los asesorara. Después de que casi la totalidad del Circuito Navegantes, de Ciudad Satélite, implementó el programa —500 familias—, otros circuitos de la zona solicitaron asesoría.

Más tarde fue invitado a dar pláticas en otras colonias, e incluso, ya lo han llamado de otros estados del país, como Puebla y Veracruz, hasta donde han llegado noticias, de los beneficios de esta estrategia en la erradicación de la delincuencia.

Mauricio, quien dirige su propia compañía de asesoría a empresas en desarrollo organizacional y da clases de educación física a niños con capacidades diferentes, comenta que el éxito de esta estrategia radica en que la gente se fortalece en la medida en que se abre a la comunicación con los demás, se conocen unos a otros y se apoyan mutuamente. Ante un panorama así la delincuencia se debilita.

Mauricio diseñó una placa con el logotipo de Cadena de Vecinos, que obsequia a quienes participan para colocarla en el exterior de las casas, lo que amedrenta a los maleantes. “La delincuencia actúa donde la gente es apática, donde se sabe que hay conflictos y nadie se habla.

“Todo esto tiene que ver con la actitud y voluntad. Esto se trata de ayudarnos y de dar ese paso que no hemos querido dar, porque siempre queremos que el gobierno sea quien solucione el problema, pero nosotros ¿qué estamos haciendo? Nosotros tenemos que participar, reunirnos. Como vecinos tenemos la obligación de conocernos e implementar acciones: poner un tope, que poden los árboles, poner una luminaria, hacer un trámite. Si nos unimos sí nos hacen caso.”

EN CONSTANTE MEJORA

Mauricio RojasDespués de que los vecinos se organizaron, se estableció contacto muy estrecho con la comandancia de policía, para saber quiénes eran las personas encargadas de velar por la seguridad de los vecinos de la zona. “Solicitamos al comandante encargado que nos presentara al personal que nos está cuidando, y les pedimos identificación y tenemos sus teléfonos. Cambian las cosas porque ya nos conocemos mutuamente y trabajamos en conjunto.”

El programa sigue avanzando y complementándose con nuevas estrategias. Una de éstas es la tercera fase: Cuchara Segura. “En ésta, cuando se realiza alguna obra en la calle, se forma una comisión de vecinos para monitorear quiénes son los trabajadores. Tenemos sus nombres y ellos lo saben, con lo que se desmotiva cualquier posible intención delictiva. Adicionalmente, también se implementó Cadena de Vecinos Comercial, para involucrar a locatarios de la zona.

“Yo soy el que convoco a las juntas, yo mando a hacer las placas e imprimo el documento donde se explica el programa, mismos que regalo a donde voy a dar las pláticas. No le cuesta nada a nadie. Esto lo hago como un agradecimiento a que, cuando fue el asalto no estaba mi familia dentro de la casa, y sé que Dios me ayudó para que hiciera algo.

“Estoy convencido de que no debo esperar a que se hagan las cosas, yo puedo hacer algo más. Yo quiero un lugar seguro, y primeramente lo hago por mi familia, sé que está segura cuando no estoy porque hay vecinos al pendiente. Que mis hijos vean que si se proponen algo lo pueden lograr. Yo me estoy proponiendo cambiar el entorno en el que vivo, que sea un lugar seguro. Eso es lo que me impulsa a continuar.”

2 Comments

  1. Elizabeth 25 febrero, 2015
    • Alcaldes de México 26 febrero, 2015

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: