Fracasa Metrobús en Puebla

Luego de varios meses de crisis en la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), el gobierno del estado de Puebla decidió hacer a un lado a la empresa concesionaria y tomar el control de la línea 1 del Metrobús.

Deficiencias como falta de unidades, largas esperas por parte de usuarios, cobro de tarifas en efectivo, en vez de hacerlo con tarjetas prepagadas como era el acuerdo original, llevaron a la empresa Servicio Articulado de Puebla (SAPI) a registrar serios problemas financieros, que a la vez provocaron la intervención del gobierno estatal.

Ya en diciembre pasado se habían registrado paros de labores de los choferes, quienes se quejaban por falta de pago de su nómina y de aguinaldo, pero ahora se habla de un desfalco en la empresa de entre 200 y 300 millones de pesos, lo cual no era difícil prever debido al escaso control que podía tenerse al cobrar tarifas en efectivo.

El desenlace se veía venir desde que el miércoles 11 de junio el Congreso local aprobó reformas a la Ley de Transporte para otorgar al organismo público Carreteras de Cuota Puebla la posibilidad de revocar la concesión actual por incumplimiento en el servicio. Y así fue, al día siguiente, el gobierno de Rafael Moreno Valle tomó control del servicio, argumentando que en el año y cinco meses que SAPI ofreció el servicio, no logró hacerlo con calidad.

SAPI se formó con los 192 transportistas de las cuatro rutas que desaparecieron para dar paso al sistema RUTA. Aunque de esa cantidad original, 184 se quejaron de que sólo ocho habían quedado asentados en el acta constitutiva de Servicio Articulado de Puebla.

La sombra del conflicto apareció desde el principio en SAPI, pues hace seis meses los 184 excluidos anunciaron que emprenderían acciones legales para recuperar sus títulos de concesión y ser reconocidos como accionistas de Servicio Articulado.

El gobierno estatal, por su parte, se ha limitado a decir que la concesión fue otorgada por la administración pasada, sin asumir del todo la responsabilidad por el buen funcionamiento de una obra que inició operaciones en febrero de 2013 y costó 1,403 millones de pesos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: