En comicios intermedios la participación disminuye

[author] [author_image timthumb=’on’]https://www.alcaldesdemexico.com/wp-content/uploads/2015/01/Arturo-Sanchez-Gutierrez3.jpg[/author_image] [author_info]Consejero electoral del INE. Twitter: @ArturoSanchezG; Facebook: Arturo Sánchez Gutiérrez (Figura Pública).[/author_info] [/author]

Elecciones_Gobernador_2015_2_Alcaldes_de_Mexico

El Instituto Nacional Electoral (INE) ha comenzado a difundir una campaña que busca estimular la participación ciudadana en el proceso electoral. Se trata, una vez más, de recordar a los ciudadanos la valía que tiene su voto el próximo 7 de junio.

Asimismo, busca comunicar que la fuerza de la democracia radica en que los gobernantes electos tengan un mandato claro de la ciudadanía para ejercer un buen gobierno.

Estadística columna

Por lo general, medimos la participación electoral con base en el porcentaje de ciudadanos que acuden a las urnas el día de la jornada, en relación con el total de ciudadanos que tienen derecho a votar. La ecuación es sencilla y cada tres años la meta parece reducirse a “vencer el abstencionismo”. La siguiente tabla muestra los porcentajes de participación en las elecciones organizadas por el extinto Instituto Federal Electoral (IFE), para diputados federales, entre 1991 y 2012:

Como se puede observar, la participación electoral tiende a disminuir en las elecciones intermedias, cuando sólo se eligen diputados federales. Una vez más, cuando faltan alrededor de tres meses para la elección, se inicia el debate sobre cómo se comportarán los electores el próximo 7 de junio.

La expectativas más pesimistas basan sus conclusiones en el precario prestigio de los partidos políticos, la falta de interés de la ciudadanía, los efectos de la inseguridad en algunas regiones del país —particularmente en Guerrero— y los llamados de algunos grupos a boicotear las elecciones como una forma de protesta.

Además de elegir diputados federales, en los comicios de junio también se elegirán a todos los presidentes municipales y diputados locales de 16 entidades de la República, de las cuales, en nueve se renovarán gobernadores. Los ciudadanos votarán en una sola casilla por sus autoridades. En consecuencia, es factible esperar que crezca el interés por participar.

Sin embargo, la verdadera fuerza de la participación consiste en la definición de nuestro voto con base en información confiable y el conocimiento que se tenga sobre los candidatos. Es aquí en donde interactúan las responsabilidades de los partidos y de los candidatos, con el interés del ciudadano de elegir correctamente.

Las campañas electorales nos permitirán detectar los mensajes específicos que cada candidato enviará, con el objeto de conseguir nuestro voto. Adicionalmente, los medios de comunicación transmitirán los promocionales a que tienen derecho los partidos en los que deberán promover sus plataformas electorales. Los ciudadanos recibirán mucha información en muy poco tiempo y se requerirá de un esfuerzo de análisis para razonar cuál de las opciones es la mejor.

En nuestra decisión también pesará la historia de los partidos que han gobernado, la simpatía que un instituto político puede despertar en nosotros y el carisma y confianza que proyecten los candidatos. Es válido elegir y votar por cualquiera de las opciones. Lo que no conviene es abstenernos de votar, si lo que queremos es fortalecer nuestra democracia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: