Cómo crecer a pesar del crimen

Jesús AguilarCuliacán, Sin. El gobierno del estado ha impulsado la actividad productiva de tal forma que el valor de la economía del estado ha crecido 30 por ciento durante la actual administración. Jesús Aguilar Padilla, gobernador de la entidad, destaca los avances que se han logrado a pesar de los problemas de seguridad pública y crimen organizado que enfrenta la entidad.

“Los primeros logros, sin duda, no se deben al gobernador ni al gobierno, sino al esfuerzo de todos, de la sociedad y los diversos sectores. Uno de los principales es haber hecho crecer el valor de nuestra economía, que hoy es 30 por ciento mayor en términos reales”. También se consolidaron proyectos de infraestructura carretera, de salud y educación a lo largo de la administración, enfatiza el funcionario en entrevista con Alcaldes de México. El próximo 1o de enero Aguilar Padilla,

quien llegó a la gubernatura de Sinaloa bajo las siglas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), entregará la administración a Mario López Valdés (Malova), quien ganó la elección de julio pasado bajo la coalición de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Convergencia.

“Otro logro que podemos señalar es el de la competitividad. Haber avanzado mucho en mejorar el Estado de Derecho, con mayor certidumbre, acortando plazos y resoluciones; así como haber logrado una mejora regulatoria para dar facilidades a la inversión, se ha reflejado en los indicadores”, añade el gobernador. Eso se obtuvo también gracias al apoyo que se ha estado brindado al turismo como palanca de desarrollo en el estado, y al impulso a la industria agroalimentaria.

De esta forma, el mandatario asegura que Sinaloa trabaja para transformarse, lo que permitirá fortalecer aún más su economía y atraer una mayor cantidad de capitales. “El más consolidado es el sector agroalimentario, la producción primaria; pero el turismo también va muy bien, consolidándose con todas las inversiones que han llegado, y tenemos necesariamente que voltear a industrializar el estado en lo que somos competitivos y fuertes”, expresa.

Para esto, considera la necesidad de asegurar el suministro de gas para la industria en la entidad, además de trabajar en plataformas logísticas, como las de Mazatlán y de Topolobampo.

DOLOR DE CABEZA

Por buen caminoA pesar de esos avances, no todo es miel sobre hojuelas para el gobierno sinaloense. El gobernador Aguilar Padilla reconoce que el tema de la inseguridad es un desafío todavía pendiente en la entidad, la cual registra un índice alto en delitos como el homicidio y el robo a vehículos.

“¿Cuál es la gran deuda y el gran pendiente en la entidad? Es la seguridad pública, que no es un problema privativo de Sinaloa, sino de todo el país, por desgracia. Ese es nuestro dolor de cabeza”, destaca. Incluso menciona que la inseguridad no ha afectado al estado, pero advierte que, de seguir con la tendencia actual, en el corto y mediano plazos puede influir negativamente.

Al cuestionarle sobre los tipos de ilícitos que aquejan al estado, explica que hay un serio problema en materia de homicidios dolosos y de robo de vehículos. “El incremento de delitos fue en los de carácter federal, no del fuero común; aunque esto no ayuda ni mejora en nada la situación, porque al ciudadano común le afecta y no le importa si es federal o local, ya que ve al gobierno como uno solo. Por eso nosotros nunca hemos pensado en tirar la pelota a la cancha que sigue, como la federal o municipal, ya que debemos entender que es un problema de todos”, afirma.

Los delitos federales que más se han incrementado, añade, son aquellos relacionados con el crimen organizado, como son, por ejemplo, el tráfico de enervantes o la posesión de armas exclusivas del ejército.

Ante este panorama, el priista enfatiza la importancia de atacar desde la raíz los problemas de inseguridad, delincuencia organizada y violencia, independientemente de los recursos que estén destinados para ello. Así, es fundamental trabajar con la población en los temas de valores, educación y cultura, además de que el gobierno estatal debe apoyar con mayor número de oportunidades de empleo, principalmente para los jóvenes.

“Para que cuando nuestros jóvenes lleguen a una edad de 16 ó 17 años tengan una opción de seguir estudiando, de que se formen bien, con valores y con conocimiento del contexto para que no engrosen este gran ejército de los ‘ninis’ (jóvenes que ni estudian, ni trabajan). Porque si un joven llega al umbral de esa edad y no encuentra opciones, es muy fácil que lo reclute la delincuencia organizada”, menciona.

Aguilar Padilla apoya también la propuesta de un mando único policial estatal. Incluso, el proyecto ya se encuentra en marcha en Sinaloa, y se prevé que a finales de este año el esquema se aplique en al menos un municipio del estado.

MÁS QUE ESTIRAR LA MANO

GóticoRespecto a la relación con los municipios, el mandatario estatal afirma que en el caso sinaloense, ésta ha sido de mucha coordinación y comunicación. “La realidad es que la capacidad de gestión y financiera de los municipios es muy complicada, sobre todo de los municipios chicos. En Sinaloa tenemos 18 municipios, de los cuales siete tienen un aceptable nivel de finanzas y de capacidad administrativa; pero también contamos con 11 municipios fijos en los que a veces no alcanza ni para la nómina”, comenta.

Por ello, indica que se requiere de una reforma hacendaria para fortalecer las finanzas de los ayuntamientos, porque actualmente lo que hay es una “cadena de estirar la mano”, en la que el municipio estira la mano al gobierno del estado para obtener recursos, y el estado, a su vez, hace lo mismo con la Federación.

“El ingreso nacional está muy concentrado en el gobierno Federal, y todos los años caemos en un subejercicio total del presupuesto; hay una gran discrecionalidad, una tentación de utilizar los instrumentos del Estado para otros fines, y entonces los municipios están pauperizados”, reflexiona.

Sobre el futuro que le espera al término de su gestión, Jesús Aguilar Padilla comenta que tomará un tiempo de reposo y posteriormente trabajará con ímpetu al interior de su partido. “Una vez que deje el cargo voy a descansar un poco, y me daré de alta como soldado de primera en el PRI para que gane la gubernatura del Estado de México y recuperemos la presidencia en 2012. Esa es mi única razón de ser como político y como priista a partir del primero de enero.”

Cuando se le pregunta al mandatario si el PRI tiene oportunidad de ganar la presidencia en 2012, responde: «En un sistema democrático hay competencia y tenemos que ir construyendo cada día las cosas. Creo que ahora es temprano pero nos abocaremos a ello».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: