Inversión, inmune a inseguridad

Publicado Por

Carlos TorreblancaAcapulco, Gro. La bahía de Acapulco, Ixtapa Zihuatanejo, Taxco —con su tradición minera y colonial— y la histórica Iguala, entre otros destinos turísticos, son los atractivos y potenciales nichos de inversión de Guerrero, una entidad que a lo largo de los años ha apostado al turismo como su principal actividad, y lo seguirá haciendo por muchos más. Pero, a la vez, se ha visto abatido por fuertes problemas de inseguridad y crimen organizado que han cobrado la vida tanto de elementos policiales y agentes, como de civiles, incluyendo niños y mujeres.

Los enfrentamientos entre bandas delictivas a plena luz del día, “levantones” y ejecuciones son una realidad. Sin embargo, el gobierno estatal no baja la guardia y trabaja en una estrategia que incluye el fortalecimiento de los cuerpos policiacos, inversión en equipamiento y capacitación, así como en el combate a la pobreza y la desigualdad en la entidad, con el fin de atacar el conflicto de raíz.

“Estoy completamente convencido que en el tema de la inseguridad no se va a vencer solamente con balazos y cárcel, sino que hay que dar oportunidades, ya que un elemento que favorece enormemente al crimen en cualquiera de sus manifestaciones es la pobreza. La gente prefiere el dinero fácil al trabajo productivo y esforzado, y de ahí que en Guerrero, lamentablemente, tengamos el primer lugar en siembra de amapola y los primeros lugares en siembra de mariguana. Tenemos que dar oportunidades y en eso hemos trabajado”, afirma el gobernador de Guerrero, Carlos Zeferino Torreblanca Galindo, quien alcanzó el cargo postulado por el Partido de la Revolución Democrática.

Reconoce, en una plática con Alcaldes de México, que no se puede negar la situación que afecta no sólo a dicha entidad sino a todo el país, por lo que la inseguridad y el combate al crimen organizado son conflictos que ha tenido que enfrentar permanentemente durante su administración, que concluirá en 2011. No obstante, asegura que las acciones emprendidas han evitado una mayor afectación en la inversión y, sobre todo, en la actividad turística que es fundamental para el estado.

“El tema no lo podemos esconder pero, hasta el momento, lo hemos dicho, en las cifras de inversión no ha impactado. Esto no quiere decir que no lo pueda hacer, pero lamentablemente es un tema nacional”, dice el mandatario. Añade que una señal positiva es la inauguración de dos grandes hoteles en el estado a finales de 2009.

De acuerdo con el informe anual de la Secretaría de Fomento Turístico guerrerense, 2009 fue un año particularmente difícil para esta actividad, debido a la crisis económica mundial, que se conjuntó con los problemas de seguridad nacional y el efecto de la pandemia sanitaria. Como resultado de esta problemática, la actividad turística en Guerrero registró una afluencia de 12 millones 41 mil turistas, 6.8 por ciento menor a la que se registró en 2008.

Apoyo productivoTorreblanca menciona que los momentos más difíciles a lo largo de su gestión han sido las pérdidas humanas, de compañeros y amigos a causa de la delincuencia. “Las pérdidas humanas y la seguridad son los temas que representan más preocupación para el gobernador, ya que en este clima generalizado de violencia son los más difíciles… Se trata de la pérdida de queridos amigos que han muerto en el ejercicio de la responsabilidad pública”, lamenta.

Por ello, puntualiza que la situación se tiene que enfrentar desde dos vertientes principales: la prevención y el combate de la ilegalidad y la rehabilitación de las personas que se involucran en estas situaciones. “Nosotros hemos dicho que el problema no es solamente de qué tanto gobierno hay, sino qué tanta sociedad hay, y me parece que el tema requiere también más sociedad. El gobierno hace la parte que le corresponde. ¿En qué sentido? Tratando de preparar a sus cuerpos de seguridad, dignificándolos, pagándoles bien, dándoles instalaciones y armamento moderno —que no teníamos—, lo que hemos estado haciendo en todo el estado.

“Pero ahí no se acaba, ya que 3 mil 500 policías estatales no son suficientes para cubrir la geografía, ni pueden estar detrás de los 3 millones 200 mil ciudadanos que tiene Guerrero. Entonces, el tema de la prevención tiene una gran relevancia para cambiar el estado de cosas”, asegura.

El gobernador comenta que a pesar de los programas de prevención y las acciones contra la inseguridad, el resultado de las que se llevan a cabo se verá concretado en el largo plazo. “Entonces, lo que requerimos es generar oportunidades”, afirma.

 

TURISMO: OFERTA DIVERSIFICADA

RuinasA pesar del grave conflicto de seguridad pública, Guerrero ha buscado fortalecerse como una de las entidades más destacadas en turismo. Con una tradición de más de 50 años, el gobierno impulsa una estrategia para consolidar la actividad turística en todo el estado y retomar el liderazgo que tuvo en el pasado.

“La estrategia fundamental en el estado sigue siendo el turismo, y a eso le hemos apostado. La forma de consolidar esta actividad estratégica tuvo que ver con una política de variación de cómo atraer el mercado turístico hacia Guerrero, y una de las razones fundamentales fue diversificar la oferta”, expone.

“Hay muchos destinos que hoy venden sol y playa en la entidad, ya no sólo el Acapulco de los años 50; entonces, además de fortalecer los pilares del desarrollo económico de Guerrero en materia de turismo —que finalmente es la aportación fundamental—, hemos crecido también hacia otros 48 municipios para diversificar esa oferta.”

La línea de acción, en este sentido, se enfoca en generar una oferta turística que permita atraer a aquellos visitantes que se han alejado del estado —como, por ejemplo, los europeos—, y desarrollar lo que se refiere al turismo histórico y arqueológico, así como al que es ecológico y de aventura.

Dos de los lugares arqueológicos en los que más se ha trabajado junto con el gobierno Federal son Soledad de Maciel y Tehuacalco, y se ha desarrollado la ruta Taxco- Ixcateopan como una opción turístico- histórica junto con Iguala, de acuerdo con el gobernador.

“A partir de esto, el mercado turístico que recibimos es fundamentalmente nacional; entonces, lo que estamos pensando es cómo consolidamos otra vez un producto turístico que permita tener la gente con alta capacidad de compra que hemos perdido”, señala.

Al cuestionarle sobre el reto que significa para Guerrero competir con destinos como Cancún, en Quintana Roo, la ruta de la Riviera Maya o el proyecto de la Riviera Nayarita, Zeferino Torreblanca destaca que lo importante es trabajar en un proyecto de desarrollo integral de la mano con la iniciativa privada.

“Para no repetir los errores de Acapulco y tener una verdadera planeación estratégica, estamos dejando un paquete de proyectos que permitan un desarrollo sustentable en la región”, destaca. Así, el estado ha invertido en servicios e infraestructura, principalmente con la construcción de carreteras y vías de acceso a los municipios.

Para la temporada de verano y hacia el cierre del año, Torreblanca prevé que el sector tendrá mejores resultados que el año anterior, a pesar de la coyuntura.

Otra actividad en la que se ha enfocado el gobierno de Guerrero es la inversión en minería, principalmente en yacimientos de oro y zinc. En el sector participan actualmente inversionistas canadienses, quienes están interesados en la industria local.

¿Y LOS POLÍTICOS?

El problema de la pobreza en Guerrero también es un tema de largo plazo, indica Torreblanca, y que ha requerido de una nueva política social por parte de las autoridades. Ésta fomenta e impulsa las capacidades de los ciudadanos y las encauza al aprovechamiento de su potencial productivo y de desarrollo. Añade que los programas de apoyo por parte de los gobiernos Federal y estatal no deben ser “dádivas”, ni utilizarse como parte de la competencia política, pues esto no resuelve los problemas de fondo.

En el aspecto político, el gobernador advierte que hacia el futuro no existe en el país una clase política que llene las expectativas de la ciudadanía. “Le doy una opinión autocrítica, y hoy que tengo de cerca y conozco la política, ya veo que los políticos definitivamente no llenan las expectativas de lo que yo quisiera entender paraeste país”, expone.

Afirma que se necesita un gran esfuerzo para cambiar la clase política en el país, si es que se quiere realizar un cambio real en el estado de las cosas. Sobre esto dice: “Está mal que yo lo diga, pero veo un panorama nada fácil, a mí no me convence en particular ninguna de las fuerzas políticas. Hay un enorme desprestigio de la clase política, una gran decepción por la democracia en la población en su conjunto, y la culpa en gran parte la tenemos quienes hacemos política en todos los partidos”. Una opción es establecer las candidaturas ciudadanas, para contrarrestar la participación de los partidos en los procesos electorales.

“No es la panacea, pero hay que seguir intentando, porque en el modelo actual no veo una clase política renovada, preparada; no veo una escuela de cuadros de gente con mística de servicio, de amor a la patria, de compromiso y de convicción. Veo el oportunismo político y el pragmatismo como fundamento para poder llegar a puestos”, concluye.
</div>

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: