Oaxaca: tan rico y tan pobre

Gabino CuéOaxaca, Oax. Gabino Cué Monteagudo, gobernador del estado, describe a Oaxaca como un estado de diversidad y contrastes: inmensamente rico en recursos naturales y con gran pobreza en sus comunidades, con abundantes litorales y tierra fértil, y a la vez con paisajes serranos y municipios desolados por la emigración de sus habitantes.

La población de este territorio optó en julio de 2010, por primera vez desde hace 81 años, por un gobierno de coalición (PAN-PRD-Convergencia-PT). “Oaxaca es tierra de oportunidades”, afirma Gabino Cué Monteagudo, quien platicó con Alcaldes de México sobre las fortalezas de la región y los retos que servirán de eje para las acciones de su administración.

“Hemos trabajado en una etapa de planeación para cumplir con el compromiso de construir un gobierno participativo, laboramos en foros regionales para tomar el pulso de lo que la gente espera de este gobierno”, señala. Por tal motivo, Cué ha diseñado un programa de gobierno incluyente a través de consultas en comités sectoriales, donde asociaciones empresariales, cámaras de comercio y sindicatos, entre otros, externan sus prioridades.

En marchaPor su variedad geográfica, el estado de Oaxaca se divide en ocho zonas —Valles Centrales, Costa, Itsmo, Mixteca, Sierra Norte, Sierra Sur, Cañada y Papaloapan— constituidas en 570 municipios, de los cuales 418 se rigen bajo el principio de “usos y costumbres”, con un sistema de toma de decisiones a través de asambleas comunitarias.

En este contexto podría parecer difícil el ejercicio de un gobierno participativo, aunque para Cué Monteagudo esta peculiaridad es una fortaleza. “No es más complicado gobernar; por el contrario, las diferentes formas de organización destacan la capacidad participativa de un pueblo que durante años vivió en divorcio con sus gobiernos, quienes no entendían su forma de pensar ni la tomaban en cuenta”, considera.

RIQUEZA Y DIVERSIDAD

A decir del gobernador, los recursos naturales y culturales de la región son su gran fortaleza. “Somos el estado con mayor biodiversidad del país y riqueza pluricultural, con la presencia de 16 grupos étnicos”, señala. En el extremo opuesto, reconoce el rezago existente en materia de desarrollo económico y social.

Por ello, impulsar el desarrollo económico es prioridad para su administración. La estrategia partirá del aprovechamiento de los recursos naturales con prácticas sustentables para detonar las actividades del sector turístico, agropecuario, minero y pesquero, principalmente.

Ejemplo de oportunidad es la agroindustria de la zona del Papaloapan para la producción de piña, café, mango, jamaica y la reactivación de los ingenios azucareros; la generación de energía sustentable y producción de etanol a partir de proyectos eólicos en la zona del Itsmo, la reforestación de bosques y un proyecto de explotación de yacimientos minerales en la Sierra Sur.

“Queremos inversión para que haya empleo, y eso se logra con un gobierno facilitador. Oaxaca ocupa lamentablemente los últimos lugares en competitividad, por lo que tenemos que facilitar la apertura de nuevos comercios, la llegada de nuevas empresas y el apoyo al campo.”

INFRAESTRUCTURA

CompetitividadComercio, turismo y servicios son las actividades que actualmente generan 70 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) estatal. Con esto Cué recibe un estado que busca recuperarse de los embates que han depreciado la oferta turística desde 2006, a raíz de la intervención de la Policía Federal Preventiva (PFP) por la presencia de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en la capital, la influenza y la recesión económica por la crisis de Estados Unidos.

“Para revertir el efecto optaremos por promoción e infraestructura. No hay desarrollo sin una buena comunicación, por lo que buscamos concluir la red carretera que impulsa el gobierno Federal para generar polos de desarrollo. Los tramos que se requieren son la autopista Oaxaca- Itsmo de Tehuantepec y Oaxaca-Ventanilla para acercar a la capital con Huatulco y Puerto Escondido”, expone.

De igual forma, se trabajará en la promoción del destino Oaxaca por segmentos de mercado específicos. A decir de gobernador, la entidad está llamada a ser el gran centro turístico nacional, porque son pocos los estados que en un mismo territorio tienen una oferta tan variada.

“Promoveremos a Oaxaca no sólo como un destino cultural, sino como un destino viable para la inversión, lo cual abre oportunidades en el sector de la construcción en todo el estado, tanto para vivienda como para infraestructura de servicios”.

4 PROYECTOS

Collage 4

Con una visión metropolitana, el gobierno de Gabino Cué está enfocado en cuatro proyectos estratégicos en beneficio de los Valles Centrales y los 25 municipios que convergen en la zona conurbada de la capital.

“El crecimiento desordenado ha generado problemas de vialidad y prestación de servicios, por lo que es prioridad reordenar el transporte y las vías de comunicación. También es urgente el abasto de agua potable en los Valles Centrales, por lo que impulsaremos la creación de la presa Paso Ancho que requiere una inversión de 2,500 millones de pesos”.

Dar una solución sustentable a la recolección y disposición de los desechos sólidos es el tercer objetivo, porque tan sólo en la capital se generan 300 toneladas diarias de basura que se destinan a un tiradero en el municipio de Zaachila. El último proyecto consiste en la construcción de un centro de convenciones, debido a que hasta el momento, la capital no cuenta con un recinto ferial para atraer al turismo de negocios.

Ante la pregunta de cuánto dinero se requiere para concretar los proyectos, Gabino Cué sostiene que, por lo menos, un presupuesto anual de 46 mil millones de pesos, además del análisis costo-beneficio de los planes de inversión en su momento para elegir opciones de financiamiento, concesión o mezcla de recursos.

URGE CAPACITAR POLICÍAS

Respecto al tema de seguridad, dice que el asunto es de competencia nacional y que el estado no está exento de los delitos del fuero común, ni mucho menos de las expresiones del crimen organizado. “Nuestra posición es ir de la mano de la estrategia del gobierno Federal, y en su momento revisar la posibilidad de una policía única, que en Oaxaca no es un tema fácil debido a que no todos los municipios cuentan con un cuerpo de seguridad o están poco capacitados”, reconoce.

Para Cué, la seguridad no es un tema que se entiende sólo en la parte preventiva ni de presencia policiaca, sino que va ligado con la creación de proyectos productivos.

“Lo que buscan los inversionistas es certeza en sus inversiones y garantías de carácter jurídico, de tenencia de la tierra y gobernabilidad. Eso es lo que a ellos les dará la seguridad de que Oaxaca es tierra de oportunidades.”

La entidad depende en gran parte de los recursos de la Federación, por lo que el mandatario afirma que, sin elevar los impuestos, se captarán más ingresos ampliando la base tributaria, reordenando la administración pública y cobrando adecuadamente los servicios públicos.

Además, recurrirá a organismos nacionales e internacionales, como el Banco Mundial (BM)y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para atender carencias sociales como analfabetismo y desnutrición infantil.

DISPOSICIÓN AL DIÁLOGO

Oaxaca es un estado de oportunidades que genera expectativas positivas ante la presencia de un gobierno de alternancia, que en voz de su gobernador, requiere generar una mayor derrama económica para no sólo alcanzar la paz sino el progreso.

Gabino Cué fue presidente municipal de Oaxaca de 2001 a 2004, por lo que conoce a bien las debilidades y fortalezas de su estado. “Fue un proceso de aprendizaje para conocer al pueblo marginado y poder trabajar hoy por la construcción de un gobierno ciudadano y participativo. Vamos a gobernar con una visión democrática y progresista, austeridad republicana, transparencia y apego a la ley”, señala.

El mandatario promete relanzar el estado con el diálogo y la negociación política como anclas de su gobierno participativo. Consciente de los altos índices de marginación, afirma que la política social será el eje de su gobierno.

“Queremos mejorar los indicadores de bienestar. Que la gente tenga agua, pisos de cemento, clínicas, medicinas, caminos rurales, entre otras necesidades, y que los jóvenes no dejen de estudiar por falta de recursos. Para lograrlo, vamos a construir un andamiaje institucional que dé valor y certeza a las inversiones para en seis años poder decir: Oaxaca cambió”, finaliza.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: