A cuenta gotas, pero hay gente valiosa en estas elecciones

Publicado Por

Es presidenta de la Organización No Gubernamental Y Quién Habla por Mí AC. Estudió ciencia política en el Tecnológico de Monterrey y se ha dedicado al fortalecimiento de políticas públicas, proyectos y legislación en materia de Derechos Humanos, especialmente en temas de seguridad, género y de protección de derechos de niñas, niños y adolescentes. twitter Twitter twitter Twitter

A los equipos de campaña y a algunas candidaturas se ha incorporado gente muy valiosa, de trayectoria probada y gente de hechos.

Voy a tener el atrevimiento de hablar bien de mis amigas, amigos y colegas en este espacio; pues como hemos visto, las campañas electorales arrancaron ya; entre dramas, insultos, fakes news y con escenarios desesperanzadores para la ciudadanía. Sin embargo, como dice una frase de Herman Hesse “Para que pueda surgir lo posible, es preciso intentar una y otra vez lo imposible”. Hago referencia a Hesse, porque entre tanta “rebatinga” y “pre- politiquería” hay perfiles de líderes destacados(as) que mantienen viva cierta dosis de esperanza.

No echaría las campanas al aire por alguno de los candidatos presidenciales; pues no les conozco lo suficiente para opinar objetivamente sobre una prospectiva de su actuar en el poder; sin embargo, a los equipos de campaña y a algunas candidaturas se ha incorporado gente muy valiosa, de trayectoria probada y gente de hechos.

Tal es el caso de Rosa Icela Rodríguez, una combinación de esas que ya no encontramos mucho en la escena política mexicana, servidora pública de vocación y académica por convicción; Rosa Icela dejó un buen legado en las políticas de Desarrollo Social de la Ciudad de México, recuerdo que entre muchas otras acciones, cada caso de violencia hacia las mujeres, niñas y niños que le llevábamos a la mesa, lo atendía y no solo eso, junto con su equipo daba el salto a idear algún programa para prevenir que se repitieran esos casos. Hoy Rosa Icela se incorpora a la campaña por la gubernatura de la Ciudad de México con la abanderada de Morena, pinta bien y genera confianza que sea la encargada de planificar las políticas de gobierno de forma estratégica de ese proyecto político, pues lleva toda una vida estudiando y operando esas temáticas con excelentes resultados.

Otro es el caso de Juan Zepeda, quien compite por un lugar en el Senado de República, es diputado local por el Estado de México y  fue presidente municipal de Ciudad Nezahualcóyotl, logrando mejorar la seguridad humana y pública de los habitantes de este municipio. Juan, además de ser un liderazgo político fresco que rompe tabúes, es un activista nato que siempre está apoyando las “causas perdidas”; a las ONGs de migrantes, de niños(as) y jóvenes en situaciones de riesgo por ejemplo, sin pedir la foto o el aplauso público a cambio.

A la lista se suma Martha Tagle, una activista feminista, buena amiga, extraordinaria mamá y política al estilo más friendly posible, pues adopta las causas de las poblaciones con mayor situación de vulnerabilidad y las pone sobre los escritorios de mayor decisión en el país. Ha demostrado con trabajo, que hasta las causas que parecen estar condenadas a ser marginadas, pueden salir adelante con el trabajo conjunto y por el bienestar de muchas personas que requieren ser tomadas en cuenta.

Y por último me permito echarle una porra amistosa a mi colega Carlos Brito, quizá tengamos ideas divergentes en algunas ocasiones, pero lo qué si tenemos claro, es que un cambio disruptivo basado en la ética y en la voluntad de hacer las cosas debe emerger de nuestra generación. Carlos, es un destacado activista por los Derechos Humanos en las Nuevas tecnologías, esos que muchas veces ni si quiera percibimos como derechos pero que día a día ayudan a resolver nuestra vida diaria; hoy Carlos compite por la alcaldía de Jojutla en el Estado de Morelos; logró el apoyo ciudadano suficiente para ser candidato independiente y seguramente la gente optará por contribuir a un cambio sustantivo para el beneficio colectivo a través del proyecto de Carlos.

Hoy los partidos ya se agotaron como estructuras organizacionales dentro de la dolida democracia mexicana, sin embargo, existe una esperanza y oportunidad de que poco a poco vayan oxigenándose con liderazgos más sólidamente éticos; hay gente de gran valía que seguramente accederá a espacios de decisión relevantes y a nosotros(as) como ciudadanía nos toca apoyar lo que se esté haciendo bien y alzar la voz ante lo que no.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: