AMLO, la agenda mediática y #VenezuelaLibre

La oposición sigue sin entender que vincular a AMLO con Venezuela no es el argumento que propiciará que la imagen del presidente se deteriore.

El 23 de enero, tras un cabildo abierto en Caracas, fue ratificado como presidente encargado de Venezuela, Juan Gerardo Guaidó Márquez. La noticia en cuestión de minutos se volvió el tema central en medios de comunicación que comentaban sobre la situación política que vive ese país. No transcurrió mucho tiempo de la noticia y varios presidentes se sumaron al reconocimiento de Guaidó como el presidente de Venezuela, la lista fue encabezada por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo que significó que una gran cantidad de naciones de América respaldaran dicho reconocimiento.

Sin embargo el gobierno de México, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, consideró aplicar las bases del articulo 89 Constitucional, que se sustentan en la Doctrina Estrada de no intervención en la política y toma de decisiones de otras naciones, sólo mantenerse al margen de los hechos y solicitando solución a partir del diálogo.

Sin embargo ésta decisión que tomó el gobierno de AMLO fue el pretexto suficiente para que la oposición cuestionara la pasividad de AMLO ante la situación que se vive en Venezuela, e inmediatamente volvieron a retomar el argumento de la simpatía de AMLO por el movimiento que encabezó el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez, y ahora Nicolás Maduro.

Los argumentos de la oposición se posicionaron rápidamente en las redes sociodigitales, en Twitter surgió el hashtag #VenezuelaLibre el cual tenía como propósito destacar la falta de compromiso del gobierno de AMLO hacia los derechos humanos del pueblo venezolano, y la falta de vida democrática en ese país. Sin embargo hasta la fecha estos argumentos de la oposición sobre la política exterior del nuevo gobierno no han impactado en la imagen del presidente y mucho menos de su gobierno.

Esto se debe principalmente a dos cuestiones:

1) La oposición no se ha percatado que la sociedad mexicana le dio la confianza a AMLO en las urnas en el 2018, porque esperaban fuera un presidente que no se sometiera a las políticas y decisiones del gobierno de Donald Trump. De hecho en el 2016, durante las elecciones presidenciales en ese país, las diferentes encuestas que midieron la visita sorpresiva del candidato republicano Donald Trump a nuestro país, reprobaron la decisión del presidente Enrique Peña Nieto, de darle el recibimiento que se le dio. En este caso la oposición olvida la historia actual del país y omite la batalla frontal de México con las políticas antimexicanas del ahora presidente de Estados Unidos.

Y 2), La oposición sigue sin entender que vincular a AMLO con Venezuela no es el argumento que propiciará que la imagen del presidente se deteriore. Vuelvo nuevamente a clases de historia, durante las campañas presidenciales de 2018, el Partido Acción Nacional (PAN) consideró oportuno volver a vincular a AMLO con Hugo Chávez, esperando que la fórmula de campaña negativa de 2006 volviera a cobrar el efecto deseado, e ignoraron el estudio que revelara Twitter México, en el que decía que 8 de cada 10 usuarios de esa red social estaban en contra de cualquier campaña negativa por parte de los políticos, con ello el argumento de vincular a AMLO con Chávez o Maduro no es relevante para los mexicanos, porque precisamente a estos les preocupa más las políticas y resultados que llegan a darse en México que lo que pueda o este ocurriendo en Venezuela.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: