Ayuntamientos ¿qué harán con los migrantes?

Los anuncios y amenazas procedentes de Estados Unidos, de deportar a una importante cantidad de indocumentados, no sólo de origen mexicano sino latino, mantiene en vilo al gobierno federal y al de algunos estados; sin embargo ¿cómo enfrentarán los ayuntamientos, si de repente su ciudad se ve llena de quienes ya se habían ido?

migrantes_mexicanos_regresan_que_haran_alcaldes_de_mexico_febrero_2017

El retorno de connacionales a sus respectivos lugares de origen deberá de encontrar municipios con facilidades a la inversión, seguridad, estabilidad, con trámites simples para abrir un negocio, con un clima que favorezca el emprendedurismo; pero ¿se encontrarán con eso los migrantes si regresan permanentemente?

Es un mal general que la mayoría de los municipios en México no cuentan con políticas económicas bien pensadas, o al menos pensadas, pues si alguien quiere abrir un negocio, el primer calvario es la obtención de la licencia y el segundo, y no menos largo, sufrir el acoso de los inspectores a comercios, que se llevan a rapiña lo poco que se puede tener de ganancia.

Entonces, si se cumplen las deportaciones ¿tendremos la certeza de que nuestros connacionales podrán abrir un negocito que les permita vivir bien? Seguramente no, y eso significará una crisis total, pues se podría incrementar la inseguridad, la delincuencia organizada, o aún más, una desobediencia civil.

Si los gobiernos locales tuvieran resultados en seguridad, fomento económico y al empleo, no debieran temer que haya deportaciones; por el contrario, estarán contentos de saber que los hijos de esta tierra regresarán con un dinerito que querrán invertir, y tendrán la confianza de que su negocio fructificará, generará empleos… Pero ¿existe en realidad esa certeza?

Seguramente la única certeza que hay en lo municipios, es que si vuelven los migrantes, tendrán un gobierno altanero, que presume de obras pero se calla ante la falta de empleo, seguridad y mejoras a la salud; ¿esa es certeza? ¿ese es el destino de México? Si se quiere, se puede, pero ¿se quiere?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: