Ciudades mexicanas en bici – ¿Pedaleando por un desarrollo bajo en carbono?

Autor: Mathias Merforth (GIZ), Programa Ciudades y Cambió Climático (CiClim), Asesor Principal del Componente Movilidad Urbana Sustentable

El Perfil Ciclista es una herramienta fundamental para proveer a las autoridades municipales de información clave y confiable sobre las prácticas y los usos de la bicicleta en su ciudad.

Bastantes funcionarios públicos enfatizan el rol de la bicicleta como modo de transporte y para hacer nuestras ciudades más atractivas, competitivas y saludables. Además, nadie pone en duda que la bicicleta contribuye a la reducción de emisiones de efecto invernadero, si logramos evitar traslados en coches privados. Encima, miles de hombres y mujeres dueños de bici-oficios, pueden mantener a sus familias gracias a bicicletas y triciclos con cero emisiones.

Si bien la bicicleta es una herramienta que apoya al desarrollo social, así como a la lucha contra el cambio climático, cabe preguntarse – ¿Qué clima enfrentan los o las ciclistas cada día en las vialidades y cómo apoyarlos aún mejor en su movimiento sustentable? Leyendo las noticias sobre ciclistas muertos, sólo uno entre muchos ejemplos trágicos ha sido el fallecimiento del Director de Movilidad de Puebla, Emmanuel Vara Zenteno el 21/11/2018, uno se puede preguntar ¿por qué las y los ciclistas continúan moviéndose por nuestras calles? ¿por qué en muchas ciudades el número de ciclistas aún sigue creciendo?

Para contestar a lo anterior, bajo de la iniciativa Ciudades CiClim, pedaleando para un desarrollo bajo en carbono[1], 5 gobiernos locales y numerosos grupos de la sociedad civil llevaron a cabo una serie de entrevistas a más de 2,000 ciclistas en León, Hermosillo, Mérida, Morelia y Tlaquepaque.

A través de la cooperación entre el programa CiClim de la GIZ e ITDP México, se desarrolló una herramienta práctica, fácil de replicar y, prácticamente gratuita. Todo lo necesario para llevar a cabo el “Diagnóstico del Perfil Ciclista”, consiste en un cuestionario, una ficha para la digitalización y la guía para su aplicación, los cuales están disponibles en la página web de la iniciativa Ciclociudades[2]. El Perfil Ciclista es una herramienta fundamental para proveer a las autoridades municipales de información clave y confiable sobre las prácticas y los usos de la bicicleta en su ciudad. Se basa en una dimensión cualitativa que permite conocer, desde la perspectiva de las personas usuarias de la bicicleta, sus motivaciones para pedalear, su frecuencia de uso de la bicicleta, principales destinos, dificultades e incentivos para seguir moviéndose de forma sustentable.

Algunas interpretaciones de los resultados obtenidos de las 5 ciudades del programa CiClim:

  • Una vez ciclista, siempre ciclista: La frecuencia de uso de la bicicleta es muy alta, ya que en promedio 84% de las personas encuestadas usan la bicicleta por lo menos 5 días a la semana. En cuanto al tiempo de uso, destaca que el 66.9% ha usado la bicicleta por más de 4 años. Estas tendencias nos demuestran que, una vez que una persona empieza a usar la bicicleta para transportarse, es muy probable que lo siga haciendo para sus trayectos cotidianos.
  • La bicicleta es usada por personas de todas edades: En promedio, 26.9% de las personas encuestadas tienen menos de 25 años, 23% entre 25 y 34 años, 18.9% de 35 a 44 años, 20.7% entre 45 y 60 años, y 10.1% más de 60 años.
  • La bicicleta facilita el acceso a oportunidades económicas y educativas: Las personas usuarias de la bicicleta se trasladan mayoritariamente al lugar de empleo (75.6%), seguido de un lugar de compras (45.9%), lugar de ocio (38.2%) y finalmente a un lugar de estudios (17.4% en promedio. Destaca Morelia con 39.2% debido a su característica de ciudad estudiantil).
  • La bicicleta apoya a la economía familiar: El promedio del salario mensual de las personas encuestadas es de 5,873 pesos, así que pueden realizar ahorros significantes.

Estos resultados muestran que una política de movilidad activa que logre atraer a más usuarias y usuarios de la bicicleta tiene un gran potencial de sostenibilidad y no sólo contribuye a ciudades más atractivas con menos emisiones, sino también al desarrollo social y económico.

Los resultados permiten identificar acciones prioritarias para mejorar las condiciones de movilidad de las personas usuarias de la bicicleta. Entre ellas, destaca la mejora de la seguridad vial y la provisión de infraestructura vial ciclista adecuada en todas las ciudades CiClim:

  • La falta de seguridad en el tráfico es la dificultad principal: identificada por un 47.6% de la población encuestada; ésta llega a un máximo de 65.1% en el caso de Tlaquepaque. La segunda dificultad es la falta de infraestructura vial ciclista adecuada, señalada como la principal por 20.5% de la población encuestada.
  • Ciclistas enfrentan colisiones y caídas de diferentes gravedades: 8% de las personas encuestadas sufrieron una colisión o una caída en los dos últimos años; un período suficientemente corto para demostrar la constancia del riesgo vial entre ciclistas.

Acciones complementarias necesarias relacionadas con el fomento de una cultura de movilidad segura son tanto programas de educación vial, como una reglamentación adecuada y una estricta aplicación de la ley. Prueba de ello son las preocupaciones de las y los ciclistas por la falta de respeto y valoración de su integridad física por parte de automovilistas.

Sorprendentemente la principal motivación del uso de la bici es su practicidad y rapidez. El ahorro de gastos en segundo lugar, seguido del hecho de ser un modo de transporte saludable, y finalmente por su impacto positivo en el medioambiente. Sin embargo, cabe destacar en los casos de Tlaquepaque, Mérida y León un aumento en el motivo “más saludable”. Así, varias personas que empezaron a usar la bicicleta por motivos prácticos acaban reconociendo el impacto positivo generado en su salud. Lo anterior indica que existe un potencial de promover más activamente esta ventaja del uso de la bicicleta, en el marco de una política de fomento de la movilidad activa.

Por otra parte, es interesante notar que el clima extremo en Mérida y Hermosillo en términos de dificultad para pedalear no fue identificado como principal problema. Este factor ocupó el cuarto y quinto lugar respectivamente. Esto contrarresta la creencia de que los climas calurosos son una barrera irremediable para fomentar el uso de la bicicleta.

Los resultados del perfil ciclista fueron presentados con regidores y actores clave, entre ellos el alcalde de León. Los resultados también permiten identificar acciones prioritarias para el fomento del uso de la bicicleta en el contexto particular de cada ciudad. Basado en ello, 102 personas clave para fomentar la movilidad ciclista en su localidad, tomaron una capacitación de dos días en los que se presentaron y debatieron estrategias locales para atacar las limitantes identificadas.

La Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ) brinda asesoría técnica en el ámbito de la movilidad urbana a ciudades mexicanas a través de los programas Euroclima+ (financiado por la Unión Europea) y Ciudades & Cambio Climático (financiado por el Ministerio Federal de Medio Ambiente de Alemania). 

Para más información: Todo sobre el Perfil Ciclista – http://ciclociudades.mx/perfil-ciclista/. Más información de GIZ en la plataforma SUTP – https://www.sutp.org/es/ que brinda información sobre la planeación y gestión del transporte urbano hace más que 15 años. Consulta también los SUTP Policy Briefs.

[1] se refiere al Proyecto Ciudades & Cambio Climático (en corto CiClim), implementado por la GIZ

[2] http://ciclociudades.mx/perfil-ciclista/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: