Co-creación para la innovación: un nuevo reto para las ciudades

Por Lilia de Diego

México, Alemania y Paraguay están por iniciar un proyecto de cooperación para fomentar procesos de co-creación urbana que lleven a la generación de soluciones innovadoras y sustentables a los retos ambientales y sociales que enfrentamos en las ciudades en la actualidad.

El mecanismo por el cual se ha establecido esta colaboración es el de la Cooperación Triangular, un programa regional del Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) iniciado en 2010 con el fin de fomentar políticas públicas para el desarrollo sustentable.

Los proyectos se establecen entre Alemania, un país emergente de América Latina y el Caribe, y un país beneficiario. La característica fundamental de este tipo de colaboración es que los proyectos son planeados, financiados y ejecutados conjuntamente y buscan aportar soluciones flexibles e innovadoras a retos globales.

El objetivo que se persigue es fortalecer las capacidades de la Municipalidad de Asunción (Paraguay) para que esté en condiciones de gestionar un marco propicio e iniciativas para la co-creación (ciudadana, empresarial y pública) de innovaciones orientadas a la sustentabilidad de esta ciudad y su área metropolitana, con perspectiva de género.

Por co-creación se entiende el flujo activo de información e ideas de los diversos sectores de la sociedad, permitiendo la participación, involucramiento y empoderamiento en el desarrollo de políticas, creación de programas, mejora de servicios y enfrentar cambios sistémicos.[1]

En este proyecto, México cuenta con el respaldo institucional de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU) y el Gobierno del Estado de Chihuahua, a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología.

El rasgo más innovador de este proyecto de cooperación es la inclusión de los municipios en una especie de cooperación ciudad – ciudad. Chihuahua, Cozumel, Puebla, Saltillo y Zapopan son las ciudades que del lado mexicano compartirán a Asunción sus experiencias en la implementación de soluciones innovadoras a retos urbanos concretos.

El enfoque en los municipios responde al escenario de un mundo cada vez más urbanizado: en el 2050 un 85% de la población mundial vivirá en ciudades y áreas metropolitanas.

En estos espacios se observan grandes retos, tales como la contaminación del aire, el incremento de residuos, el rápido crecimiento urbano y la falta de servicios, infraestructura y movilidad. Además, en un contexto de cambio climático, las ciudades son más vulnerables y se requieren iniciativas innovadoras para fortalecer su resiliencia.

Sin embargo, las oportunidades también están ahí. En el espacio urbano confluyen y se conectan los diferentes actores involucrados en el proceso de innovación (tecnológica y social). Dada la alta densidad de población, existen numerosas posibilidades de intercambios de experiencias y buenas prácticas que pueden canalizarse a través de procesos de co-creación.

No es casual, entonces que las ciudades y las áreas metropolitanas sean reconocidas como espacios de experimentación, innovación y liderazgo en la transformación hacia un desarrollo sustentable por la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Nueva Agenda Urbana del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, adoptada en la Conferencia Habitat III.

Los retos a los que se enfrenta Asunción son numerosos y han sido formulados en el documento denominado “ASU VIVA. Una Asunción donde dé gusto vivir”. Estos retos constituyen espacios de oportunidad para el desarrollo de innovaciones sociales, tecnológicas y digitales, así como plantear soluciones de movilidad y saneamiento de ríos.

En este sentido, los municipios mexicanos participantes tienen mucho que ofrecer. Por ejemplo, para enfrentar los retos de movilidad, la ciudad de Chihuahua ha modernizado sus redes de transporte público al tiempo que brinda alternativas de transporte no motorizado, por medio de ciclorrutas y mejoras en la infraestructura para la circulación peatonal.

El Ayuntamiento de Puebla, junto con la activa participación de la sociedad civil y el apoyo de la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México, a través del Programa Gestión Ambiental Urbana e Industrial II (PGAUI II), ha tenido avances en el saneamiento del río Atoyac.

El municipio de Cozumel, que participa en el Programa Ciudades Sustentables de la SEDATU, cuenta con la iniciativa Smart Island que puede contribuir a colocar esta isla del Caribe mexicano como referente de turismo inteligente y cada vez más sustentable, así como una Ciudad Inteligente (Smart City) para sus ciudadanos y ciudadanas.

Sin embargo, no se trata de replicar estas y otras experiencias sino aprender de ellas para después socializarlas y, a través de procesos de co-creación, conseguir que los diferentes sectores de la sociedad asuncena aporten sus visiones y generen soluciones propias.

En este contexto, Alemania cuenta con una amplia experiencia en descentralización y participación de la sociedad civil, la academia y del sector privado en la planeación y la implementación de políticas públicas especialmente a nivel regional y local.

El dialogo y la coordinación entre los actores locales es una de las características principales de la cultura política de ese país y, en consecuencia, existen buenas prácticas sobre el fortalecimiento de este diálogo a través de espacios presenciales y virtuales o digitales.

Adicionalmente, existen experiencias exitosas como la plataforma digital Gelbe Liste Hamburg (Lista Amarilla Hamburgo) para innovaciones sociales en la ciudad del mismo nombre; o el Social Impact Lab que fomenta innovaciones sociales en la ciudad de Leipzig, de las cuales tanto el país oferente sur como el beneficiario podrían aprovechar para aprender y adoptar buenas prácticas en la materia.

Si bien, Paraguay es el país beneficiario, la ciudad de Asunción tiene experiencias que ofrecer a sus contrapartes. El proyecto complementa iniciativas existentes del municipio de Asunción como el proyecto “Asunción, Ciudad Verde de las Américas – Vías a la Sustentabilidad” apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Este proyecto busca mejorar la calidad de vida en el área metropolitana de Asunción, con criterios de equidad, “a través de la integración del transporte, y manejo de residuos sólidos e infraestructura verde en un marco de ciudad sustentable y resiliente.”

Así, a través del desarrollo de capacidades de todas las contrapartes mexicanas y paraguayas, intercambios de buenas prácticas y lecciones aprendidas también con ciudades e iniciativas alemanas, se espera que la Municipalidad de Asunción cuente con un plan de acción para promover iniciativas o mecanismos de co-creación que, de como resultado soluciones innovadoras.

Se espera, de igual forma, que dichos procesos y dichas soluciones sean en el mediano plazo sostenibles. Para ello será muy importante asegurar que los actores locales y regionales involucrados están en condiciones de conducir participativamente procesos de co-creación para la innovación.

Este proyecto de cooperación triangular es, en sí mismo, un ejercicio de co-creación del cual se espera lograr diálogos e intercambios que enriquezcan las visiones de las y los participantes para que contribuyan a generación y fortalecimiento de un desarrollo sustentable, participativo e incluyente en las ciudades.

[1] Paola Jirón, “De la participación a la co-creación. Nuevas formas de pensar intervenciones para mejorar el habitar urbano/residencial”, Materia Arquitectura #12, Santiago, Chile, 2015. Disponible en: http://repositorio.uchile.cl/bitstream/handle/2250/140995/De-la-participacion-a-ala-co-creacion-nuevas-formas-de-pensar-intervenciones-para-mejorar-el-habitar-urbano.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: