Cuaresma electoral

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

Los tiempos electorales exigen sacrificios que el pueblo ya no está dispuesto a pagar; resulta que quienes tienen que seguir esperando son los ciudadanos, que ya no comen carne no porque sea cuaresma, sino porque ya no alcanza.

Si algo le falta entender a los partidos políticos y a los aspirantes a cargos de elección popular, es que ya no pueden seguir imponiendo ayunos al pueblo, ni esfuerzos sobrehumanos; la política ya no debe sembrar esperanza, debe cosechar resultados. Vemos a menudo cómo una campaña se convierte en vigilia, y en la espera de una “entrada triunfal” del candidato favorito, al que le depositan toda su confianza, aunque después traicione a quienes le dieron su respaldo.

Si algo hay que observar desde los municipios es que ese ayuno obligado es propiciado por las autoridades municipales, que en la búsqueda por perpetuarse otros tres años, racionan los programas sociales, para que los beneficiarios se vean obligados a respaldar a ese partido y a su candidato.

Las viejas prácticas de controlar al pueblo racionándoles la comida, o en este caso los apoyos alimentarios, no sólo carece ya de resultados, sino que sigue evidenciando la falta de pericia y destreza de muchos políticos que no pueden convencer al electorado con propuestas y compromisos de valor, con ideas nuevas; y prefieren comprar la voluntad a costa de la pobreza que ellos mismos han fabricado.

Tengo qué reiterarlo: los ayunos y sacrificios deben permanecer como una práctica voluntaria en las religiones, no como una imposición que hace la clase política en este país a sus ciudadanos, a quienes con la inflación, impuestos, y corrupción los obliga a ayunar y a sacrificarse… que ayunen los partidos, que ayunen los candidatos… es más, que se sacrifiquen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: