De la austeridad republicana al #LordMinistro

En la actualidad todas aquellas figuras públicas que actualmente trabajan en el gobierno son fiscalizadas por la sociedad en la esfera pública digital.

Las figuras públicas, principalmente una gran cantidad de políticos no han comprendido el manejo apropiado de las redes sociodigitales. El 12 de diciembre, la vida del magistrado Adolfo Eduardo Serrano Ruiz, daría un giro importante y a su vez fue la fiel de la balanza para que el Poder Judicial perdiera la batalla en materia de comunicación política con la propuesta de “Austeridad republicana” impulsada por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Durante estos primeros días del gobierno de AMLO, éste se ha dedicado a cuestionar duramente los excesos existentes en los distintos sectores del gobierno, sin embargo anunció que estos habían llegado a su fin. Pero para hacerlo realidad decidió durante sus conferencias matutinas destinar buena parte de su tiempo para hablar sobre el tema de la austeridad y del sueldo que tenían los magistrados del Poder Judicial, para ello posicionó la idea y cifra de que los magistrados percibían 600 mil pesos mensuales, idea que fue retomada en la gran mayoría de los medios de comunicación, como casi todo aquello que dice el presidente. Sin embargo en la conferencia matutina del 11 de diciembre, dijo que los magistrados de México eran los mejor pagados del mundo y contaban con un sueldo sólo por debajo de Donald Trump, a minutos de decir esto, surgió el hashtag #SoloTrump, siendo uno de los temas más comentados durante ese día.

A la batalla comunicativa que AMLO estaba sosteniendo se sumaría el Poder Legislativo, quien en voz de Martín Batres, Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, se encargarían de criticar la inconformidad de los magistrado por reducir sus salarios. A este terreno se subirían varios medios de comunicación que documentarían los lujos y excesos de los magistrados. Fue común por esos días escuchar, leer y ver sobre los sueldos, prestaciones de los miembros del Poder Judicial, además de sacar a la luz que en la nomina del Poder Judicial figuraban hijos, hermanos, y demás familiares de los magistrados, situación que causó indignación en la sociedad.

Inmediatamente la opinión pública vía redes sociodigitales comenzó a tomar cierto bando. Sin embargo existía un sector que aún dudaba sí era pertinente que el Poder Judicial debía aceptar  la propuesta de austeridad de AMLO.

A la par de la ofensiva de AMLO y el Poder Legislativo, más de cien funcionarios pertenecientes al Poder Judicial efectuaron ampararse para evitar que su salario fuera reducido, el principal argumento que mostraron fue precisamente sobre el respeto a la autonomía entre poderes, argumento que de alguna manera causaría cierta simpatía entre usuarios de las redes sociodigitales y no se diga entre la oposición partidista, que arropó el argumento de la autonomía y separación de poderes, y buscó perfilar la idea de que AMLO era un autoritario.

Hasta ese momento podría decir que la fiel de la balanza estaba pareja. Sin embargo el magistrado Adolfo Serrano no contaba que en la actualidad todas aquellas figuras públicas que actualmente trabajan en el gobierno son fiscalizadas por la sociedad en la esfera pública digital.

Para Serrano, fue correcto y hasta natural compartir en su cuenta de Instagram parte de sus gustos, nunca imaginó que esto se volvería noticia, y todo a raíz del señalamiento de un usuario de la red, quien lo compartió en Twitter y Facebook. Serrano llegó a figurar entre los 3 principales temas de Twitter con el hashtag #LordMinistro. Inmediatamente las imágenes del magistrado, degustando puros finos o usando relojes costosos, fueron tema de conversación, situación que AMLO, el poder Legislativo y los medios de comunicación aprovecharon para invadir la agenda mediática con el tema #LordMinistro.

Pero esta situación se derivó, por el pésimo manejo de redes sociodigitales por parte del magistrado, quien en su afán por ganar seguidores y lograr simpatías mostró sus ahora gustos culposos, los cuales ya son motivo de una investigación por parte del Poder Judicial para saber de donde procedió el dinero para obtener los objetos mostrados.

A manera de conclusión, puedo atreverme a decir que las figuras públicas de la política siguen sin comprender el alcance que llegan a tener las redes sociodigitales, y como la información en cualquier momento puede llegar a ser usada en su contra. Hoy en día sólo queda recordarles a los políticos que el tema de la austeridad es una exigencia de una gran cantidad de personas que votaron en contra de los excesos de la clase gobernante.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: