Del gobierno papel al gobierno digital

La implementación de una agenda digital ha tenido impactos positivos en la población y en el gobierno, sobre todo en el ahorro de desplazamientos y tiempos de espera de los ciudadanos

En esta era en la que prácticamente cualquier información o producto puede consultarse mediante internet, se ha hecho sencilla la tarea de entregar bienes y servicios entre diferentes zonas en el mundo. El sector privado ha sabido aprovechar muy bien esta herramienta, sin embargo, los gobiernos no se han querido quedar atrás y han comenzado también sus esfuerzos para poner la tecnología y el internet al servicio del ciudadano.

Durante muchos años, el papel fue un elemento característico de las administraciones públicas tradicionales, las cuales llenaban cientos y cientos de archiveros, acerca de información que los ciudadanos iban a dejar al momento de realizar algún trámite o servicio, o bien para que los servidores públicos dejarán registros, oficios y antecedentes de sus actividades.

La administración pública tradicional buscó mejorar sus procesos hacia el interior de la organización, mejorando su calidad y que todo estuviera entregado en tiempo y forma, sin ver el valor público otorgado al ciudadano, con la entrada de las nuevas tecnologías, la sociedad tuvo la oportunidad de estar hiperconectada, lo que le dio la posibilidad de recibir información a gran velocidad, sin perder tiempo, y eso hizo que cambiara el paradigma en la entrega de trámites y servicios, haciendo que los gobiernos comenzaran a preocuparse más hacia afuera de la organización que hacia adentro.

Hoy en día, de lo que se trata es de avanzar hacia una nueva transformación digital en el sector público, ya que el ciudadano cada vez demanda contar con servicios en el lugar que desee, en el momento que desee y desde cualquier plataforma, actualmente de acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo en América Latina el 30% de los trámites ya se encuentran digitalizados, sin embargo, sólo el 9% de los ciudadanos hacen uso de ellos, por desconocerlo o por desconfianza.

El mayor problema que presentan los gobiernos se encuentra en la planeación de una agenda digital, ya que no se llegan a implementar principalmente por los siguientes motivos: 1. Al se proyectos aislados en esferas medias de la organización 2. Falta de coordinación de los involucrados 3. Falta de recursos financieros de la administración pública para implementar proyectos de gobierno digital.

Sin embargo, por otro lado, la implementación de una agenda digital ha tenido impactos positivos en la población y en el gobierno, sobre todo en el ahorro de desplazamientos y tiempos de espera de los ciudadanos al momento de realizar trámites y servicios, lo que a su vez se traduce en ahorros económicos y en generación de valor público. Además, tiene un impacto positivo en el desarrollo económico, al impulsar la apertura de empresas y el registro de propiedades de manera más ágil.

Para finalizar, recomendamos que el camino a un gobierno digital debe ir de la mano de la posibilidad de que los ciudadanos puedan utilizarlas, pero también se trata de un poco de voluntad política de los gobiernos para aprovechar las nuevas tecnologías e implementarlas en el sector público en beneficio de los ciudadanos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: