El discurso de los vencidos

Publicado Por

Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Autor de los libros: «2006: El año del complot» y «2012: Reflexiones sobre el proceso electoral», actualmente se desempeña como académico de la FCPyS/UNAM. También es colaborador de la Revista Zócalo y Antena Radio. twitter Twitter

En esta elección uno de los mayores errores que detecté fue precisamente que los candidatos opositores a AMLO usaron los discursos usados en elecciones previas, los cuales en lugar de servir perjudicaron sus intenciones de atraer el voto.

A raíz de la victoria de Andrés Manuel López Obrador, el pasado 1 de julio, los tres principales partidos políticos del país (PAN, PRI y PRD), comenzaron a hacer sus balances tras la histórica derrota. Muchos de ellos han comenzado con el proceso de sucesión presidencial al interior de estos, con aras de buscar lo antes posible darle aire fresco a la crisis que se está viviendo.

Es que no es para menos, la victoria de AMLO significó entre otras cosas poner fin al monopolio legítimo del poder que estas tres agrupaciones  habían construido desde que se diera la transición democrática en las elecciones de 2000. Sobre todo  hace 4 años, con el surgimiento de MORENA, surgiría un escenario de real competencia en las distintas elecciones que se dieran en el país.

Giovanni Sartori, menciona en su libro “Partidos y Sistema de Partidos” que para que un país realmente cuente con elecciones reales, debe existir competencia entre las distintas agrupaciones que integran el escenario de partidos. Y en ello quiero centrar el argumento de este artículo.

Andrés Manuel López Obrador y posteriormente MORENA colocaron desde el 2006, 2012 y más recientemente el 2018, el elemento de competitividad que nuestra democracia requería para hacer de nuestros procesos electorales, sistemas donde se debatan y propongan distintos proyectos de gobierno. Andrés Manuel López Obrador obligó desde su primer intento por ganar la presidencia de la Républica a que sus adversarios construyeran un discurso que superara a la propuesta discursiva de AMLO.

Me explico: en  el 2006, el discurso que empleara Felipe Calderón para lograr su tan cuestionada victoria fue precisamente que AMLO era un peligro para México, y de llegar el tabasqueño a la presidencia de la República, México viviría un retroceso al desatarse una severa crisis financiera y social, que perjudicaría a todos los mexicanos que se habían beneficiado por la transición democrática. Como se sabe, este discurso permeó en gran parte de la sociedad, al grado que todavía en el 2018 los adversarios del ex Jefe de Gobierno de la CDMX, decidieron usarlo en spots, mensajes en redes sociales y discursos.

Para 2012, el mensaje fue que el partido que dominó la escena política nacional se había transformado y mostraba una nueva generación de priistas que estaban dispuestos a generar las reformas necesarias para lograr que México saliera adelante. Mediante un buen manejo de comunicación política y con el apoyo de varios medios de comunicación, principalmente Televisa, Enrique Peña Nieto logró que el PRI ganara la presidencia.

En el 2018, el discurso que usaron los adversarios de AMLO, consistió precisamente en una fusión de los dos anteriores (2006 y 2012), por una parte se criticaba el modelo de nación que AMLO proponía, porque este según sus adversarios representaba un esquema antiguo, el cual no se ajustaba a las políticas internacionales. Como ya mencioné se revivió el discurso comparativo de AMLO con Venezuela y el PRI.

La situación que deseo destacar es que en estas tres elecciones los adversarios de AMLO implementaron discursos distintos que de una u otra forma convencían al electorado y frenaban el ascenso de tabasqueño. Sin embargo en esta elección uno de los mayores errores que detecté fue precisamente que los candidatos opositores a AMLO usaron los discursos usados en elecciones previas, los cuales en lugar de servir perjudicaron sus intenciones de atraer el voto y  lograr vencer nuevamente al abanderado de MORENA.

Las razones de dicha derrota se debe precisamente porque estos discursos cuando fueron llevados al terreno de lo práctico fallaron, se demostró que AMLO no era el verdadero peligro para México (2006) y que las reformas estructurales y el llamado nuevo PRI, no resultaron ser la llamada fórmula secreta que el país necesitaba, sino todo lo contrario con las llamadas reformas estructurales sólo se concentró más la riqueza en unos cuantos y la nueva generación de priístas resultaron igual o más corrupta que sus antecesores.

Pero, y con ello concluyo, AMLO en estos tres procesos electorales mantuvo un discurso y lo fue solamente perfeccionando al grado que cada síntoma de errores de sus adversarios su discurso se tornaba más fuerte al otorgarle la razón al tabasqueño. En este proceso electoral cuando el tabasqueño decía, en todos los espacios habidos y por haber que el principal problema de México era la corrupción, lo decía haciendo referencia a que la corrupción era producto del estilo de gobierno que la llamada “mafia del poder” había querido implementar.

Este discurso o argumento de AMLO fue tan exitoso al grado que cuando Ricardo Anaya habló de la posibilidad de crear un frente para evitar que AMLO ganara las elecciones, el panista tuvo que retractarse casi inmediatamente, producto de las fuertes críticas que había recibido  de una posible alianza con el PRI y con EPN.

El triunfo de Andrés Manuel López Obrador, desde mi punto de vista, vino a dar una bocanada de aire fresco al sistema de partidos y la democracia de nuestro país, ya que esto obligará a que los partidos hegemónicos (PRI, PAN y PRD) de nuestra joven democracia tengan que generar una crítica profunda  y una transformación para salir de la crisis que actualmente viven, con el claro objetivo de entrar nuevamente en el gusto del electorado,  sino estarán destinados a desaparecer y quedar como un mal pasaje de la historia de nuestro país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: