NVS

El fin justifica los medios

Publicado Por

Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Autor de los libros: «2006: El año del complot» y «2012: Reflexiones sobre el proceso electoral», actualmente se desempeña como académico de la FCPyS/UNAM. También es colaborador de la Revista Zócalo y Antena Radio. twitter Twitter

En esta semana logramos observar la participación de los tres principales candidatos a la presidencia de México en mesas de debate organizadas por las dos principales cadenas de televisión pública de México (Televisa y Tv Azteca). Estos espacios de debate nos sirvieron a la perfección para comprender no sólo el actuar de los candidatos, sino también permitió comprender cómo actúan los medios de comunicación.

Empezamos revisando el  caso de Andrés Manuel López Obrador, quien fue el primer invitado a la mesa de Tercer Grado, de Televisa, durante este encuentro observamos claramente dos momentos, por una parte al inicio del programa los entrevistadores trataron de interrogar duramente a AMLO, con el claro objetivo de buscar mostrar al político tabasqueño intolerante o reaccionario a las críticas y comentarios, sin embargo, cuando el personaje le contestó a Joaquín López-Dóriga que no caería en provocaciones y que todo amor y paz los miembros de este programa entendieron perfectamente que el plan que se les había instruido no funcionaría, ante ello decidieron poner en marcha el plan b, ser más amables al grado de permitir a político tabasqueño explayarse en sus comentarios, dejando con el objetivo de dejar una relación amena entre Televisa y el líder de las encuestas.

Sobre los casos de Ricardo Anaya y José Antonio Meade, observamos que con el primero permitieron que desarrollara seguramente sus ideas, propuestas y por supuesto sus ataques contra AMLO, fue tan cordial la comunicación que el panista pudo externar al aire nuevamente una serie de mentiras y manipulación de datos que ya había externado durante el primer debate y que la iniciativa Verificado 2018 ya había investigado y demostrado la falsedad de los argumentos. Sin embargo estos datos pasaron desapercibidos por los oídos de los comentaristas de Televisa.

Para el caso de José Antonio Meade, observamos una clara distancia entre Televisa y el candidato, y se pudo ver en la forma en que fue cuestionado y duramente criticado por los casos de corrupción del gobierno de EPN y del priismo en general. Algo similar ocurrió durante la participación del candidato priista en el programa de Milenio TV.

Un dato que traigo a colación es la participación de Andrés Manuel López Obrador en el programa de Javier Alatorre en TV Azteca, el cual fue transmitido casi a la misma hora que la participación de José Antonio Meade, por momentos se pudo ver cómo los usuarios en redes sociales manifestaron su preferencia por ver al político tabasqueño sobre el ex secretario de Hacienda. Durante su participación en TV Azteca, López Obrador tuvo toda la libertad del mundo para externa su punto de vista y poder exponer sus propuestas entre ellas la de la amnistía, el nuevo aeropuerto de la  CDMX y su plan económico.

La entrevista fue tan dócil que Javier Alatorre le ofreció a AMLO que volviera a visitar su programa, invitación que AMLO aceptó y agradeció a TV Azteca no prestarse a la transmisión del documental sobre populismo que tanto revuelo causó en días pasados.

Aunque no han participado tanto Ricardo Anaya como José Antonio Meade en el programa de Javier Alatorre. La entrevista de AMLO, nos sirve para hacer una lectura interesante sobre el actuar de los medios.

Y con ello quisiera concluir, no debemos olvidar que el modelo de comunicación pública televisiva está basado en un esquema de negocio derivado de la concesión de la señal a un particular, lo que permite la explotación de este espacio a conveniencia del dueño del medio de comunicación y bajo las circunstancias que ha vivido nuestro país con la relación medios de comunicación y poder político observamos que los particulares siempre han buscado estar del lado del candidato o partido que les brinde una posibilidad de estabilidad y crecimiento durante su gestión.

En estas dos entrevistas vemos cómo Televisa y TV Azteca están apostando hacia una relación de cordialidad con el líder de las encuestas y posiblemente el futuro presidente de México, y lo digo porque después del primer debate nos percatamos que las preferencias electorales no se han movido en absoluto hacia el político tabasqueño, y si a eso le sumamos que tampoco la guerra sucia le ha hecho estragos entonces vemos que el duopolio televisivo ya decidió comenzar a negociar una relación de amistad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: