Error tras error

Publicado Por

Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Autor de los libros: «2006: El año del complot» y «2012: Reflexiones sobre el proceso electoral», actualmente se desempeña como académico de la FCPyS/UNAM. También es colaborador de la Revista Zócalo y Antena Radio. twitter Twitter

A un año de las elecciones presidenciales de 2018, la administración de Enrique Peña Nieto sigue en su dinámica de seguir minando los pocos días que le quedan a su administración, producto de las personas que conformaron el gabinete que tuvo a bien conformar.El pasado 7 de julio, Enrique Peña Nieto se reunió con Donald Trump, en el marco de la Cumbre de los 20, celebrada en Hamburgo, Alemania. Después de una reunión de 30 minutos, frente a la comitiva de ambos países, un reportero le preguntó al presidente de los Estados Unidos: “Sr. Trump, ¿todavía quiere que México pague por el muro?”, hecho que derivo en la respuesta de Trump: “absolutamente”.

Ante esta pregunta, el secretario Luis Videgaray comentó que el presidente Peña Nieto y los ahí presentes no escucharon la respuesta que ofreció Trump, sin embargo cabe preguntarse ¿no escucharon? cuando se encontraban en una habitación completamente aislada de ruidos ambientales y muy bien controlada. Otro aspecto, es que toda la comitiva no escuchó la respuesta de Trump, situación que hace sospechar un poco.

Ahora hay dos elementos que deseo destacar sobre esta situación. El primero es que el grupo de asesores debieron prever que en una reunión con Donald Trump, personaje que ni sus miembros de gabinete han podido controlar, era inevitable que éste en cuanto pudiera refrendara su idea de construir el muro fronterizo y que México lo pagara. Y segundo, en este caso el grupo de asesores de Peña Nieto debió tener un plan A, B e inclusive C, en caso de que se diera un comentario fuera de lugar sobre los temas del TLCAN y el muro fronterizo, pero a los ojos de la prensa y del mundo se demostró que tanto el presidente como su comitiva no estuvieron preparados para tal eventualidad.

Por otra parte el presidente Peña, volvería a tener otro hecho que derivaría nuevamente en una crisis, me refiero al suceso ocurrido en el Paso Exprés de Cuernavaca, cuando un automóvil cayó en un socavón que se abrió. En este incidente perderían la vida las dos personas que viajaban en el vehículo, situación que propició fuertes criticas y comentarios sobre la estela de corrupción que posiblemente gira alrededor de la construcción de la obra, la cual tenía días de haber sido inaugurada por el presidente y diversas autoridades.

Una construcción que según la página del Paso Exprés, auguraba más seguridad para sus usuarios y reduciría los accidentes. El argumento que presentaron miembros de la constructora responsable del proyecto y Gerardo Ruiz Esparza sobre el socavón, fue que éste fue culpa de las lluvias atípicas que habían derivado en humedecimiento del suelo por donde pasaba el Paso Exprés, lo que derivaría en el deslave y no propiamente la construcción. Situación que llevaría a la realización de un peritaje para determinar si esto es cierto o no, lo que podría pasar en caso de que se demostrara que las lluvias no fueron las responsables sino más bien la mala planificación de la obra, pondría en serios apuros a Ruiz Esparza y no se diga a Peña Nieto.

Otro aspecto es que los argumentos, presentados por el titular de la SCT, serían convincentes si la obra tuviera unos cuantos años, pero hablando de una obra recién hecha, entonces las cosas cambian.

El punto que deseo destacar con estos dos casos, es lo que he venido comentando en mis colaboraciones pasadas, mucha de la culpa de los errores que han ocurrido en la administración de Peña Nieto, no son únicos de él, sino que también son producto de los malos asesoramientos que ha tenido por parte del grupo que lo acompaña, tanto en toma de decisiones, así como también en sugerencias hechas por estos; no olvidemos la gran idea que tuviera el ex Secretario de Hacienda, ahora Secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray, de invitar a Donald Trump, justo durante el proceso electoral en Estados Unidos, situación que fue altamente criticada porque Trump llevaba como una de sus grandes banderas frenar la migración y con ello a los mexicanos, quienes desde su punto de vista nos hemos aprovechado de las relaciones con Estado Unidos y representamos un gran peligro en tanto a violencia y tráfico de drogas, por ello las razones de construir un gran muro que evite que sigamos pasando a suelo estadounidense.

Para concluir, el presidente Peña debe reflexionar sobre las acciones que desea emprender, más porque esta a un año de que se conozca quien lo sucederá en Los Pinos. Y si sigue sumando error tras error, entonces no debe dudar que el destino de su partido será una contundente derrota.

One Comment

  1. Dora elvia aviles espinoza says:

    Es un circo lo de los políticos y cada vez va en aumento el abuso por parte de ellos al pueblo mexicano , se están acabando al país

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: