Gestión urbana: innovar o morir

Por Fernando Granados*

Los retos que enfrentan las ciudades en México implica que los gobiernos subnacionales deben elaborar soluciones multidisciplinares a partir de una visión urbana transversal, amplia e integral.

La ciudades constantemente enfrentan desafíos que requieren respuestas multidisciplinares para enfrentarlos de manera más oportuna y eficaz. La contingencia sanitaria actual, por ejemplo, ha demostrado que mejorar la salud pública en las ciudades desde luego depende de la calidad de los sistemas hospitalarios, pero también de elementos como la calidad de la vivienda, el acceso a servicios de agua y saneamiento, la calidad del transporte público, entre otros. Igualmente, retos como el cambio climático demandan soluciones articuladas entre sectores como el desarrollo urbano, el transporte y la movilidad, y la energía; mientras otros desafíos como la pobreza urbana requieren esfuerzos coordinados entre sectores como la educación, el empleo o la vivienda. La proximidad de los gobiernos subnacionales a la población sugiere que están bien posicionados para diseñar e implementar acciones eficaces para responder a esos desafíos, pues pueden evaluar mejor las necesidades de la población, establecer prioridades en función de cada contexto, e involucrar a grupos de interés para la creación de soluciones.

No obstante, la gran cantidad de temas que suele ocupar a los gobiernos subnacionales implica que la planeación e implementación de políticas, programas y proyectos suelen realizarse de manera fragmentada, es decir, a través de una lógica sectorial en la que cada área atiende el conjunto de funciones de su competencia sin seguir necesariamente una visión más amplia e integral de una ciudad. En los municipios, por ejemplo, las áreas de desarrollo urbano suelen ocuparse de labores administrativas como la expedición de dictámenes técnicos, licencias de construcción, etcétera, mientras las áreas de obras públicas se enfocan principalmente en asuntos de construcción, y aquellas relacionadas con los servicios públicos tienden a centrarse en tareas específicas como la recolección de residuos sólidos. Además, la velocidad con que operan los gobiernos limita su disponibilidad de tiempo para actividades de planeación e investigación que permitan diseñar acciones innovadoras, coordinadas e informadas para avanzar hacia una visión común.

En México, los Institutos Municipales de Planeación (IMPLAN) buscan informar la toma de decisiones a desde una visión integrada de un municipio o ciudad, mediante la investigación, análisis de datos, mejores prácticas, etcétera. Esos institutos, además de contar con una menor carga administrativa, en teoría gozan de mayor autonomía técnica, financiera y de gestión, lo que puede facilitar la innovación en la gestión urbana, y garantizar mayor continuidad de los procesos de planeación más allá de períodos administrativos. Los IMPLAN, sin embargo, con frecuencia quedan relegados a funciones meramente consultivas, lo que minimiza su influencia en la toma de decisiones. En ese contexto, existen experiencias internacionales que demuestran que fortalecer las instituciones locales de planeación, investigación, experimentación y gestión urbana, puede ayudar a promover una visión multidisciplinar que permita a las ciudades impulsar esfuerzos más integrales e innovadores para atender retos como una crisis sanitaria, el cambio climático o la inclusión social. Veamos.

En Medellín, Colombia, la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU), una empresa pública con personalidad jurídica, patrimonio propio y autonomía administrativa y financiera, se encarga de la gestión, desarrollo, ejecución, asesoría y consultoría de planes, programas y proyectos urbanos e inmobiliarios en la ciudad. Es decir, la EDU apoya a la administración municipal en materia tanto de planeación integral como de asesoría técnica especializada, así como en el diseño y ejecución de proyectos urbanos y arquitectónicos de infraestructura, vivienda, espacio público, entre otros. Esta empresa opera como una oficina de gestión de proyectos, para lo cual cuenta con un equipo certificado por el Project Management Institute, y especialistas en coordinación interinstitucional y gestión social. La EDU aporta una visión multisectorial a la gestión municipal y contribuye a ejecutar proyectos de manera coordinada.

En París, Francia, la Agencia de Urbanismo de París (APUR, por sus siglas en francés), es una asociación pública creada en 1967 por el ayuntamiento para documentar, analizar y desarrollar estrategias integrales que atiendan las dinámicas sociales y urbanas de esa ciudad. La APUR busca acompañar el diseño e implementación de políticas públicas en sectores como el desarrollo urbano, transporte y movilidad, vivienda, desarrollo económico local, medio ambiente, entre otros; para ello, cuenta con 84 profesionistas –incluyendo arquitectos, ingenieros, economistas, geógrafos, sociólogos, demógrafos, cartógrafos, etcétera– dedicados a la elaboración de estudios técnicos, análisis de datos, capacitación de funcionarios, formulación de propuestas, entre otras actividades. La APUR ha estado involucrada en múltiples proyectos icónicos de París, y ha sido un apoyo técnico clave en procesos de transformación urbana que requieren una visión transversal tanto del gobierno como de la ciudad.

En Boston, Estados Unidos, la Oficina de Nueva Mecánica Urbana (MONUM, por sus siglas en inglés) se creó en 2010 al interior de la oficina del alcalde para liderar iniciativas de investigación, experimentación y diseño de soluciones innovadoras a retos de salud pública, equidad racial, vivienda e infraestructura, entre otros. Esta oficina ha impulsado iniciativas multisectoriales para mejorar la prestación de servicios de la ciudad, como la aplicación móvil BOS:311 a través de la cual los ciudadanos pueden reportar problemas de mantenimiento de algún servicio en particular, como la acumulación de residuos en la vía pública o fugas de agua, además de realizar el pago de multas, entre otros servicios. Esta oficina busca fomentar la colaboración horizontal entre áreas del gobierno municipal e involucrar a la sociedad civil en la creación de políticas, programas y proyectos innovadores.

En resumen, la naturaleza multisectorial de los retos que enfrentan las ciudades en México implica que los gobiernos subnacionales deben elaborar soluciones multidisciplinares a partir de una visión urbana transversal, amplia e integral. En ese sentido, las ciudades mexicanas pueden promover la creación y el fortalecimiento de instituciones de planeación y gestión urbana más profesionales, ágiles y dinámicas para diseñar e implementar ideas innovadoras que permitan atender de mejor manera las crisis sanitarias, el cambio climático, la inequidad social, entre otros desafíos.

[email protected] / @fgranadosfranco

*Fernando Granados

 Maestro en Planeación Urbana por la Universidad de Harvard y arquitecto por el Tecnológico de Monterrey. Es especialista en planeación y desarrollo urbano, transporte y movilidad, y gestión municipal. Actualmente, es consultor en planeación, diseño y gestión de las ciudades. Ha participado en múltiples proyectos de consultoría urbana en América Latina y el Caribe, para clientes como organizaciones multilaterales y gobiernos nacionales y subnacionales.

Deja un comentario

83586
A %d blogueros les gusta esto: