Hacia una gestión municipal más efectiva

Publicado Por

Maestro por la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey, con estudios en Política Pública por McCourt School of Public Policy, Director Ejecutivo de Goberna Consultores.  Twitter

La planeación ha sido un gran pendiente de los municipios, contar con planeación contribuye a tener municipios más transparentes, así como ayuda a establecer una ruta clara para orientar los esfuerzos de los servidores públicos hacia objetivos claros y cuantificables.

Mucho se ha reflexionado sobre las reglas electorales para garantizar gestiones municipales más efectivas, buscando mayor pluralidad en los cabildos, reelecciones consecutivas, equidad de género en los procesos internos, etcétera; sin revisar siquiera el diseño de la gobernanza a nivel local, las reglas arcaicas que las regulan, ni los niveles de transparencia y rendición de cuentas; prácticamente nuestros municipios funcionan igual desde su institucionalización.

México requiere de municipios más eficientes, para enfrentar los grandes desafíos públicos de nuestro siglo, como la pobreza, la falta de acceso a servicios públicos de calidad, infraestructura básica, etcétera.

Desde esta óptica los gobiernos municipales del siglo XXI deben estar cumpliendo con los siguientes elementos básicos, de acuerdo a la OCDE:

  • Eficacia y eficiencia: el gobierno como generador de políticas públicas, debe incluir servicios de calidad, al mejor costo, garantizando que estos, cumplan con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la gente.
  • Capacidad de respuesta: los gobiernos deben tener ya la capacidad de adaptarse a los cambios tan radicalmente agresivos que está sufriendo el mundo moderno, por lo que debe considerar el uso de nuevas tecnologías para brindar una atención más rápida y oportuna a la gente.
  • Transparencia: uno de los más grandes problemas en los municipios, es la falta de transparencia del destino de los recursos públicos.
  • Rendición de cuentas: iniciar una administración municipal, implica lograr objetivos y demostrar a la ciudadanía, que esos objetivos en realidad se están cumpliendo.
  • Visión prospectiva: el gobierno busca evidencia en la toma de decisiones públicas para definir el futuro de sus habitantes, tomando en cuenta los costos futuros y los cambios previstos.
  • Estado de derecho: el gobierno es el principal actor que respeta las leyes y las ejecuta en beneficio de la gente.
  • Gobernanza colaborativa: el empoderamiento de la sociedad y la participación del sector privado, hará del gobierno a un gestor de intervenciones efectivas en el espacio público.

Es claro que necesitamos municipios más eficientes, mucho nos hemos preocupado por hacerlo a nivel federal, pero poco hemos hecho a este nivel, en dónde se mantiene un contacto con la gente, y aunque se han tenido avances importantes, no han sido suficientes, contar con gestiones municipales efectivos pueden facilitar la implementación de políticas e inversiones que ayuden a resolver los problemas más agraviantes de la población, ayudando también a fortalecer la buena gobernanza y garantizar un impacto positivo duradero.

Una gestión municipal eficaz es aquella que cumple con los objetivos planeados, y es eficiente, aquel que genera estos resultados al menor costo posible, usando el mínimo de presupuesto público ofrecido por los contribuyentes.

Esta gestión eficaz y efectiva, debe trabajar sobre un marco regulatorio dinámico y flexible, adaptable a los cambios sociales, estas reglas pueden ofrecer incentivos a los servidores públicos municipales que trabajen por resultados, y debe de castigar también a quienes no lo hagan, fuera de aquellos compromisos políticos que perduran a nivel local. Porque el gobierno tiene la capacidad de actuar en consecuencia de actos indebidos, pero también es responsable de aquellos actos que pudiendo hacerlos, no los realiza.

Por otro lado, mantener una excesiva normatividad, puede generar el impacto contrario, al burocratizar y limitar su capacidad de respuesta, las normas, las funciones y el personal que duplica funciones inhiben las actitudes proactivas y creativas de los servidores públicos, y se convierten en presas sistemáticas de la inoperatividad municipal.

Otro de los grandes retos a nivel municipal es la falta de planeación, y es que aunque existe ya una ley que regula esta, la planeación ha sido un gran pendiente de los municipios, contar con planeación contribuye a tener municipios más transparentes, así como ayuda a establecer una ruta clara para orientar los esfuerzos de los servidores públicos hacia objetivos claros y cuantificables.

Finalmente, una buena gobernanza requiere de una visión de futuro, porque los gobiernos son temporales, pero la gente no, por lo que las nuevas gestiones efectivas, deben tener una visión a corto y largo plazo, de ahí que los gobiernos locales estén adaptando también sus políticas a un enfoque global como lo es la Agenda 2030, para un Desarrollo Sostenible.

Esta nueva visión, debe imperar ahora que vamos a renovar a nuestras autoridades municipales, soluciones que estén centradas en las necesidades de la gente, y no en los proyectos de los políticos, recuperar la confianza de la gente es un trabajo corresponsable entre sociedad y gobierno, por eso los ciudadanos deben pensar bien quién es la mejor opción para representarlos y llevar una gestión más efectiva.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: