Invertir en cultura es invertir en desarrollo

Publicado Por

Especialista en Desarrollo Municipal, ponente en seminarios, coloquios y congresos nacionales e internacionales, interesado en políticas públicas, especialmente en áreas de seguridad púiblica, juventud, desarrollo, programas sociales y obra pública.

Por lo general, cuando se habla de cultura, las personas interpretan esto como si se tratara del rescate de las  tradiciones y el fomento de expresiones artísticas. Esto se debe a que en nuestro país la cultura se ha convertido en una variable de segundo plano, desvinculándola de su mayor función que, de acuerdo con el premio nobel de economía Amartya Sen, es promover el desarrollo a través de una base social.

Lucio Terrazas Mata, Mariana Estefanía López Martínez y María Fragoso Mora, son tres jóvenes de entre 15 y 17 años de edad, originarios del Estado de México, Distrito Federal y Puebla, que ganaron el primer Concurso de Cuento Corto Interactivo La experiencia de leer, organizado por la Dirección General de Bibliotecas, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. (Foto: Secretaría de Cultura)

Esta problemática se formaliza cuando la cultura se aglomera en una definición reduccionista como la del artículo 3 de la Ley general de cultura y derechos culturales que expone como cultura:

a los elementos materiales e inmateriales pretéritos y actuales, inherentes a la historia, arte, tradiciones, prácticas y conocimientos que identifican a grupos, pueblos y comunidades que integran la nación.

O como la que proporciona la no tan reciente Secretaria de Cultura (creada en el 2015, antes CONACULTA):

conjunto de rasgos distintivos espirituales, materiales, intelectuales y afectivos de una sociedad o grupo social, que comprende, además de las artes y las letras, los estilos de vida, las formas de convivencia, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.

Esto significa que la cultura tiene una forma de entenderse muy peculiar para las instituciones y otra muy diferente para los especialistas en esta área (antropólogos); la primera retoma las artes, tradiciones y valores de los diferentes grupos sociales.

La segunda con mayor profundidad, menciona que cultura es el conjunto de artefactos heredados, bienes, conocimiento, procesos técnicos, ideas, creencias, arte, moral, costumbres, forma de organización, estilos de vida y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por las personas como miembros de una sociedad, que cabe señalar, cambian de acuerdo a la época, los grupos sociales y los individuos.

Como bien mencionan Rosalinda Arriaga Navarrete y Claudia Rocío González Pérez (2016) la cultura posee un impacto dual, por un lado, tiene un valor económico, y del otro, un valor simbólico; por lo que contribuye al crecimiento y al desarrollo social, político y económico.

Desde el lado económico, el patrimonio cultura, la educación, la gastronomía, libros y revistas impresas, música y conciertos, las artes escénicas, el cine, el entretenimiento, el turismo y las artesanías, generan una aportación a la riqueza, a través de la remuneración (ingreso) personal, una contribución al PIB y la creación de empleos; que según la Secretaria de Cultura y el INEGI, representaba el 2.9 % del PIB en 2015, con un total de 490,446 millones de pesos y la creación de 1.04 millones de empleos,  para el 2016 un 3.3%, 617,397 millones de pesos. Esto sin considerar producción científica y tecnológica, lo que equivale a entender la cultura desde la primer postura.

La producción cultural en México, entendida desde los fines de la secretaria de cultura, es relativamente actual, además de baja en comparación con países europeos donde representa el 4 y 5 porciento, según corresponda, o en Estados Unidos que representa entre el 13 y 14 por ciento del PIB (según el año); con esto podemos observar que en nuestro país, la cultura es un campo a expandir, o en otras palabras, un mercado potencial.

Desde la dimensión simbólica, la cultura beneficia a las sociedades al incrementar el bienestar social, al fomentar la cohesión (variable para el desarrollo y la disminución de la pobreza como lo determina el CONEVAL), al promover el aprendizaje; al formalizar la propiedad intelectual, al retribuir al trabajo creativo, al crear productividad y al ayudar a promover el respeto entre las diferentes personas y sus perspectivas.

Es en esta dimensión donde la cultura genera los mayores aportes, que más allá de las ganancias económicas, da pauta a transformar las sociedades, de aquí que exponga: invertir en cultura es una inversión en desarrollo y para el futuro, veamos porqué.

La forma en que la cultura impacta en el desarrollo es a través de las formas de relación y organización social de cada una de las sociedades y personas (perspectiva dos). Esta característica funcional de la cultura es la herramienta más idónea para la planificación y formulación de:

  • Políticas gubernamentales: formas intervención del gobierno sobre la sociedad dirigidas a generar mayor bienestar (Molina y Delgado, 2001)
  • Políticas públicas: de acuerdo con Aguilar Villanueva (1996), son temas y propuestas que surgen desde la sociedad organizada con miras a solucionar un problema colectivo
  • Políticas públicas de calidad: propuestas que desde la sociedad buscan en asociación con el gobierno, solucionar los problemas reales de la población (Reyes, 2012).

Independiente al tipo de política que se hable o se implemente; estas deben reducir la desigualdad, la inseguridad, el riesgo y la incertidumbre; al proveer de estándares mínimos de ingreso, de servicios y de acondicionamiento urbano.

El sector público se percata cada vez más de la importancia de vincular la variable cultura a la toma dediciones, con propuestas que van más allá de la económica, la promoción artista y difusión del entretenimiento; a través de soluciones claras, concretas y viables a muchos de los grandes problemas de la organización social como la inseguridad, el hacinamiento, carencia de distribución de servicios públicos y la pobreza.

Algunos ejemplos de esto son:

  • Seguridad:

Macro mural en la colonia palmitas (Pachuca; Hidalgo), disminuyo los altos índices delincuenciales y ayudo a eliminar la violencia entre vecinos al incluirlos con la realización del mural (se le pregunto a cada vecino que color le gustaría para su casa y se le pidió colaborara para pintar su casa y la colonia).

Murales de Xanenetla, (puebla) un barrio con diferentes murales con temas alusivos a la identidad local, la naturaleza, las costumbres y el arte, ha vinculado a los lugareños, quienes exponen que este barrio era considerado inseguro por presentar altos conflictos vecinales, marginación y delincuencia, implementar este proyecto, le ha traído paz al barrio además de ser llamado ciudad mural.

Festival de títeres de Guadalajara (Jalisco), se inició en el 2005 con la intención de promover la convivencia sana y disminuir los índices de inseguridad, al 2018 es una iniciativa internacional que ya no sólo concientiza a la población, también promueve el arte y genera una ganancia económica al promover el turismo en la localidad.

  • Rescate de espacios públicos

Parque centenario (Toluca, México) este parque se construyó sobre lo que era un basurero local ubicado en una de las calles más transitadas de la ciudad, ahora, diversas familias pasan las tardes y fines de semana en este espacio jugando basquetbol, futbol, ejercitándose o realizando cualquier otra actividad.

Parque boulevard fundidores, (Chimalhuacán, México), de un lugar que propiciaba  inseguridad a usuarios por estar en condiciones de abandono, con su remodelación y rehabilitación paso a ser un espacio de recreación y entretenimiento de niños y adultos

  • Paisaje urbano

En muchas ciudades de Europa como París, Madrid, Roma, en América Latina, especialmente en México y Colombia, se ha implementado una gran tendencia en muralismo, que refleja diversas escenas en los barrios y colonias locales, esto da una sensación más agradable al transeúnte y al conductor que pasan por el lugar, brindando al espacio urbano una identidad y una apreciación más allá de la pared, que en casos de gran éxito, promueven el turismo.

  • Reincorporación social

En Oaxaca y Jalisco se han implementado compañías de teatro que vinculan a jóvenes con problemas de adicción y cooptación delincuencial, la intención de esto es ayudar a la población vulnerable por la inseguridad a reincorporarse, ser productivo y colaborar con la sociedad a través de la concientización de los daños que pueden tener u ocasionar, esto ha reducido los índices de violencia tanto de las ciudades como de los integrantes de dichas compañías, además de promover la convivencia armónica, la no violencia, la disminución de las adicciones y de embarazos no deseados  y a temprana edad.

  • Infraestructura:

En Amanalco de Becerra (México) un municipio caracterizado por una población indígena, en su mayoría migrantes, una economía de manutención, e índices de marginación altos, participe hace algunos años en la elaboración del plan de desarrollo. Esta localidad en ese entonces se tenía un problema de recaudación fiscal, lo que reducía las posibilidades de redistribución de riqueza y ampliación de servicios básicos, pero se tenía la intención de implementar el drenaje y el agua entubada, en áreas estratégicas, contemplando esta situación, se coordinaron esfuerzos para que la población ayudará a la realización de dicho proyecto aportando mano de obra.

Proyectos similares han propiciado la mejora de diferentes municipios y espacios a través de lo que se conoce como faenas comunitarias, donde municipios con bajos recursos para la inversión dotan de materiales (y en algunos casos mano de obra) y la población se encarga de promover la ejecución y conclusión del proyecto, se han rehabilitado parques, centros educativos, ampliación de vías e instalación de drenaje, alcantarillado y agua entubada.

Muchos ejemplos de esto se pueden encontrar en internet, son esfuerzos gubernamentales, de asociaciones civiles y actores privados que promueven mejoras para la vida de las personas.

Como se puede concluir, la cultura juega un papel mucho más importante de lo que muchos alcaldes, regidores, diputados, presidentes e incluso la sociedad, suponen, por el hecho de generar una alta cohesión, reconocimiento e identidad, variable que al incluirla en las decisiones políticas, las iniciativas económicas y las reformas sociales, tienen mayor posibilidad de éxito y de promover mejoras en la calidad de vida.

2 Comments

  1. Ing. Jesús Salvador Colín Díaz says:

    Es interesante ver que hay áreas de oportunidad para que exista un crecimiento tanto social como económico, de igual forma, saber que es algo tangible y alcanzable un espacio que si bien no es menospreciado pero si poco valorado como lo son los conceptos culturales.
    La historia, relacionada con la estadística, en función de causa y efecto, dan cátedra de resultados positivos al aplicar estrategias culturales bien planificadas; un aspecto que la mayoría de la sociedad, como los respectivos gobiernos, deberían de comenzar a tomar en cuenta para intentar contrarrestar rasgos sociales negativos, como por ejemplo la inseguridad. Es obvio que los efectos son variables y desde mi perspectiva todos positivos.
    Es verdad que las limitaciones para promover actividades de esta índole existen, sin embargo, los casos que han trascendido a través de la misma historia lograron dejar huella y la enseñanza que por medio de iniciativas se llegan a resultados que impactan en muchos niveles.
    Este tipo de artículos son bastante interesantes y seria bueno darles mas énfasis a la difusión, así, como a las personas que redactan estos datos ya que como expertos en la rama transmiten caminos diferentes que las personas pueden comenzar a tomar en cuenta para una ejecución de alguna idea; el efecto (como se menciona anteriormente en la opinión ) partiría de algo medible y que no solo quedara como una redacción mas; identificar un área de oportunidad y por que no, trabajar sobre eso.
    Felicito por el articulo, ya que dan apertura a un concepto que puede dar un crecimiento en diferentes ámbitos como lo mencionan: social, políticeconómico.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: