La agenda mediática de la 4ta transformación

AMLO, además de ser un líder carismático como lo definiera Weber, es un líder porque saber comunicar lo que desea comunicar

En artículos pasados externé que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador dio inicio el 2 de julio, justo un día después de su victoria apabullante de los comicios electorales del 2018. Meses después puedo afirmar con más elementos que así fue.

Esto lo sostengo porque Andrés Manuel López Obrador, fijó a partir de su victoria la agenda mediática de la política de nuestro país. Los titulares y noticias más comentados por la sociedad fueron aquellos que se vinculaban con lo dicho o acciones del Presidente electo. La victoria de AMLO borró casi por completo la agenda mediática del entonces aún presidente de México, Enrique Peña Nieto, al cual no está de más decirlo, se le escapó el país en octubre de 2014.

AMLO aprovechó la debilidad de EPN, y continuó con la estrategia que lo mantuvo con vida después del 2006. Y consistió en posicionarse con temas que fueran del interés de la sociedad. Sabía cuales eran sus sufrimientos, necesidades y exigencias y sólo les dio voz. El resultado de todo esto ya lo sabemos. AMLO logró una victoria apabullante.

Pero tras el triunfo electoral, la estrategia ya como gobierno sería otra. Primeramente no abandonar el acercamiento con la gente, por ello las giras serían una parte esencial de su forma de hacer política y segundo fijar agenda todos los días desde las 7am.

Con ello combinó dos aspectos fundamentales de cualquier  modelo de comunicación política,  me refiero a la opinión pública y los medios de comunicación.

López Obrador es el primer presidente en la historia de México que convive con los medios de comunicación una hora de lunes a viernes. Las mañaneras volvieron a la política mexicana, al viejo estilo que cuando AMLO era Jefe de Gobierno.

El impacto que tienen estas ruedas de prensa es inmediato, del 3 al 8 de diciembre los temas que se abordaron fueron tema de interés en las redes sociales. No se diga en los medios tradicionales. Por poner un ejemplo las primeras planas de los principales periódicos del país contaron con al menos un tema de las conferencias matutinas del presidente. Lo cual demuestra la presencia, importancia de lo dicho en ese espacio.

Lo interesante es preguntarse a que se debe tal auge. Una respuesta tentativa es al desorden que existe en estas ruedas de prensa. Por mencionar varios puntos encuentro que no existe un control para el ingreso de medios de comunicación, y si a esto sumamos  que no hay un orden en los temas a tratar, las cosas se vuelven un caos pero con un claro objetivo, ser un gobierno diferente, al no ser rígido con el trato de los medios de comunicación. Ahora, a esto debemos sumar que cualquier periodista puede entrar y preguntar lo que quiera, dota de un gran poder e interés dado que el periodista entrega información de utilidad para el medio al que trabaja. Es tal el descontrol que a estas conferencias se han colado personas con peticiones muy especificas para el presidente, el cual resuelve inmediatamente.

Por ello considero que AMLO, además de ser un líder carismático como lo definiera Weber, es un líder porque saber comunicar lo que desea comunicar. Siendo una de las mayores cualidades, no por ello ha sobrevivido a la derrota y desgaste de 2 elecciones presidenciales. Y hoy por hoy, figura entre los hombres más poderosos no sólo de México sino del mundo según datos de la revista Forbes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: