La guerra comunicativa que se viene

Publicado Por

Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Autor de los libros: «2006: El año del complot» y «2012: Reflexiones sobre el proceso electoral», actualmente se desempeña como académico de la FCPyS/UNAM. También es colaborador de la Revista Zócalo y Antena Radio. twitter Twitter

Espacios [que] durante la campaña electoral difundieron notas falsas sobre el tabasqueño al parecer seguirán haciéndolo durante todo el sexenio.

Al parecer la luna de miel en la que vivía Andrés Manuel López Obrador, tras su victoria en los comicios presidenciales del 1 de julio, está por concluir. Y no debido a los malos manejos que esté teniendo el tabasqueño, todo lo contrario, en estos días hemos visto un presidente electo preocupado por lograr cumplir desde el primer día de su mandato los compromisos que hizo durante su campaña política.

A los ojos de todos, vimos un presidente electo asediado por los reflectores de los medios de comunicación quienes como nunca buscaban sacar las mejores declaraciones o imágenes del ex Jefe de Gobierno de la CDMX. Situación que no es para menos, porque en tan pocos días AMLO ha dado de que hablar, primero al poner a trabajar a todas aquellas personas que conformarán su gabinete, logrando entablar comunicación con el sector privado y por último generando una primera reunión con miembros del gabinete de Donald Trump.

AMLO también ha acaparado los reflectores nacionales e internacionales. Pero también ha propiciado que sus detractores utilicen los espacios que disponen para iniciar un contraataque, y en este punto quisiera centrar mi argumento.

Como ya lo expresé tras conocerse los resultados del 1 de julio, las llamadas de felicitación no pararon durante los días subsecuentes. Sin embargo no pasó mucho tiempo para que la faceta de muchos de estos personajes mejor conocidos como ANTI-AMLO volviera a su cotidianeidad de siempre, las críticas no cesaron contra el ahora presidente electo, a estas voces se sumaron la de los partidos políticos que fueron derrotados. Algo muy curioso fue el surgimiento de cuentas de redes sociales que se han usado para difundir información falsa.

Los famosos Fake News siguen existiendo en las redes sociales. Este fenómeno comunicativo que pensamos sería único de las precampaña y campañas, ahora forma parte de la estrategia de golpeteo comunicativo del un grupo o grupos opositores.  Algunos ejemplos claros son los Fanpage “Anaya nuestro presidente”, cambió su nombre por “Atentos, vigilantes y críticos”, otro caso similar es “Ni un voto a AMLO ni a MORENA”, ya es “México te Advierte aunque seas prejidente Nunca Serás Buen Presidente”. Estos espacios durante la campaña electoral difundieron notas falsas sobre el tabasqueño y al parecer seguirán haciéndolo durante todo el sexenio. Y si a estas redes sumamos el uso de cadenas informativas vía  whatsapp la situación se torna más compleja e interesante.

Sinceramente sería digno de investigar cuanta influencia produce hoy en día un meme, un vídeo manipulado o una noticia falsa, sobre la información veraz que se transmite en los medios tradicionales de comunicación. Sea como sea la batalla comunicativa estará a todo lo que da durante el mandato del tabasqueño, y sus adversarios aprovecharán cualquier descuido para contraatacar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: