La solución siempre es sumar

Tenemos retos mayúsculos, porque este fenómeno es a nivel global y por ello exige una respuesta nacional, regional y global, para aminorar la carga y dificultades a las que se enfrentan las personas migrantes.

Esta vez quiero dedicar este espacio a comentarles mi experiencia en el albergue el “Barretal” en Tijuana, el cual tuve oportunidad de visitar en días recientes. Si bien me quedé con un nudo en el estómago y la garganta de ver el deseo y la necesidad de oportunidades de las personas migrantes que ahí se encuentran alojadas, también me quedo con la lección altamente difundida pero poco practicada, de que para cualquier solución no hay como la suma de colaboraciones, tanto del sector público como del privado e incluso el internacional.

Pues como sabemos, la crisis migrante proveniente de Centroamérica suscitó una emergencia de carácter nacional a atender, que en su momento parecía desbordante: por un lado, las exigencias internacionales de cumplir con los tratados internacionales para proteger a las personas migrantes (que sin duda así debe ser), y por otro lado, la presión del actual presidente de EUA que exigía acciones más hard para evitar que las personas migrantes llegaran a la frontera norte de México. En un principio fue difícil que México respondiera de la mejor manera ante la crisis, sin embargo lo que hoy veo en el albergue el “Barretal” es el resultado de la suma de esfuerzos y voluntades del Gobierno, sociedad civil y organismos internacionales.

Sin duda en Tijuana la labor coordinada de distintas dependencias como el IMSS, el INAMI -a través de su delegado Rodulfo Figueroa, quien ha sabido responder de forma contundente- la SRE -a través del subsecretario Maximiliano Reyes, quien personalmente se ha involucrado en la atención a este grupo de personas-, han detonado un espacio digno que acoge a las personas migrantes y de igual forma una serie de acciones que acompañan otras dependencias como SEGOB, DIF, CNDH, SSP, SEMAR y organizaciones civiles locales internacionales, que contribuyen a encontrar soluciones para esta población migrante.

Vi un espacio ordenado y con armonía, no deja de ser dolorosa la realidad mundial que les orilla a estas personas a desprenderse de su lugar de origen, pero por lo menos ahora México les ha acogido. Claro que siempre podemos mejorar en cuanto a acciones y respuestas para atender este fenómeno tan complejo que es la migración, pero hoy por hoy funcionarios federales, algunos estatales y la sociedad civil, respondieron con compromiso y empatía, lamentablemente así no lo hizo el gobierno municipal de Tijuana, y por ello debemos trabajar para sensibilizar a las autoridades y a la sociedad civil en general, sobre las causas de la migración y los derechos que tiene esta población.

Tenemos retos mayúsculos, porque este fenómeno es a nivel global y por ello exige una respuesta nacional, regional y global, pero todas las personas podemos hacer “algo” para aminorar la carga y dificultades a las que se enfrentan las personas migrantes. Es una cuestión de derechos y empatía más que de caridad o lástima. Seamos ese aporte y ese cambio que queremos ver en México y en el mundo, hagamos algo hoy.

Deja un comentario

72731
A %d blogueros les gusta esto: