¿La transición del Gobierno Federal entendió la crisis en materia de seguridad?

Publicado Por

Es presidenta de la Organización No Gubernamental Y Quién Habla por Mí AC. Estudió ciencia política en el Tecnológico de Monterrey y se ha dedicado al fortalecimiento de políticas públicas, proyectos y legislación en materia de Derechos Humanos, especialmente en temas de seguridad, género y de protección de derechos de niñas, niños y adolescentes. twitter Twitter twitter Twitter

Nuestros hermanos de las Fuerzas Armadas tendrán que “hacer de tripas corazón” y guardar en el baúl de los recuerdos parte de su adiestramiento, porque ahora tendrán que aprender a usar macana y esposas

La crisis de seguridad en la que se encuentra México no es cosa nueva, pues viene gestándose décadas atrás, y hoy parece que se está tocando fondo entre dolor y violencia pero aún sin una estrategia lo suficientemente sólida para disminuir e ir erradicando progresivamente dicha situación. Se ha optado por probar estrategias a modo de “prueba y error” lo cual ha traído consigo un sinfín de víctimas y ha erosionado el débil tejido social que existe en nuestro país.

Nadie encuentra el hilo negro (esta vez sí se debe encontrar esa estrategia que logre sacar a México del precipicio) y parece que hay miedo o desconocimiento para probar nuevas estrategias mejor planeadas y más integrales. No sé si sea falta de voluntad política o de plano sea ignorancia, pero no han podido diseñar un combate sustantivo a la delincuencia y tampoco se ha podido aterrizar una estrategia de prevención que contribuya a mejorar la calidad de la vida de la población y así prevenir delitos.

Esta semana el Presidente electo presentará su plan para la seguridad pública (a saber, si se llamará plan se seguridad pública o plan de seguridad a secas, porque los conceptos en temas de seguridad sí juegan un papel preponderante) y al parecer, desde ya, se puede adelantar que Andrés Manuel López Obrador va a optar por continuar con los elementos de las Fuerzas Armadas como activo principal para tutelar la seguridad de las comunidades a lo largo y ancho del país, lo que algunos mal llaman “militarizar el país”.

Suena como más de lo mismo: policías que se ven corrompidas y rebasadas, intervención de orden Federal mediante las Fuerzas Armadas y Policía Federal, gobernadores haciéndose “patos” órganos legislativos que no tienen idea, y todos confundiendo y tratando de teorizar sobre qué es seguridad pública, seguridad interior, seguridad nacional y los demás apellidos que usted guste ponerle. Pero esta vez lo diferente es que tenemos números, y a mí, ni en la calculadora ni en la realidad, me cuadran esos números. Pues mire usted, que México se dividirá en 265 regiones, podrían pensar mal los y las fifís, pero no, no son 300 regiones que podrían cuadrar con los 300 distritos electorales que tiene México, así que continuemos.

El próximo plan o mas bien ruta crítica, porque los que sabemos o sabemos un poco, dudo que ese plan cumpla con la metodología de planeamiento necesaria para hablar de un documento consolidado, claro que se vale en beneficio de la duda hacia el equipo de transición, que buenas intenciones sí tiene. El proyecto consiste que de acuerdo con la criminalidad de cada región se les asignará un número de efectivos civiles y militares (Policía Federal, Policía Militar y elementos Navales): las regiones de baja incidencia tendrán 300 elementos; las de mediana, 400, y las de alta, 600. Según el propio presidente electo, más de la mitad son de “alta criminalidad”, seguro pronto conoceremos cuáles fueron los indicadores para determinar eso.

De ahí dos noticias que podrán incomodar y claro que deberán debatirse: la primera es que conforme al proyecto que se está planteando, la Ley de Seguridad Interior, seguro no se verá tan mal por parte del Presidente electo; y la otra es que nuestros hermanos de las Fuerzas Armadas tendrán que “hacer de tripas corazón” y guardar en el baúl de los recuerdos parte de su adiestramiento, porque ahora tendrán que aprender a usar macana y esposas para ser un símil a policías de proximidad, justo quizá no sea, pero por un tema de “necesidad” así deberá ocurrir.

Estoy siendo sarcástica al poner de ejemplo el tema de la macana, que aunque parece algo banal, en su momento se propuso que la policía militar encima de todos los aditamentos que tiene que portar, debía portar unos extras como los que portan los y las policías. Vaya lío que solo los operativos entienden. Lo real es que deberán re-adiestrarse, capacitarse y educarse a miles de elementos de las Fuerzas Armadas que no tienen en su esencia hacer labores policíacas, porque hasta ahora creo que a todos y todas nos queda claro que las policías y las Fuerzas Armadas son conceptos muy distintos y en ambas trincheras de debe trabajar de forma transversal. Ojalá algunas líneas de acción del próximo plan de seguridad pública no merme la disciplina y lealtad que tienen las FAM, porque es algo de gran valor que tiene México.

Si el proyecto se ejecuta con los números contemplados, al menos 133 regiones tendrán 600 elementos de las fuerzas federales de seguridad, lo que significa que sólo en ellas serán desplegados 79 mil 800 elementos. En el resto de nuestro país habría un promedio de 350 elementos por región, lo cual da un total de 126 mil efectivos(as). Y  se supone que las dos terceras partes de esa cifra, que serán elementos de SEDENA y MARINA, dan una suma de 84 mil militares en labores de seguridad pública.

La pregunta es ¿cómo le harán para cumplir con los tratados internacionales de derechos humanos? Difícilmente en una democracia encontramos un modelo similar y lo real es que el reto está en dar certeza tanto a la población como a las Fuerzas Armadas, porque no se trata de sacrificar a nadie. No quiero adelantarme a presumir que el próximo programa de seguridad carecerá de transversalidad, integralidad y multidimensionalidad, mejor espero a leerlo de ‘pe’ a ‘pa’, con la esperanza de que no habrá equivocaciones que abonen al dolor y violencia que tanto nos han lacerado como Estado-Nación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: