NVS

Los eventos tipo mitin, el reto de las campañas políticas

Publicado Por

Estratega en Protocolo, Relaciones Públicas y Comunicación. Estudió la maestría en Comunicación Social y Política y en los últimos años se ha especializado en la aplicación del Protocolo como herramienta de comunicación en las organizaciones y en los eventos. Profesor y speaker en diversos congresos y foros académicos y empresariales. twitter Twitter facebook Facebook Blog:felipereyesbarragan.blog

“La mejor manera de ganar votos es saludando de mano al elector,
viéndolo a los ojos y llamarlo por su nombre”.
Quinto Cicerón

Ahora que estamos en plena campaña electoral somos testigos, a través de los medios de comunicación tradicionales y digitales, de las reuniones que las y los candidatos sostienen con sus simpatizantes en lugares públicos para dar a conocer sus propuestas. A estas reuniones se les conoce mejor como “Mitin” y desde 1914 la RAE la acepto formalmente en su diccionario.

El mitin forma parte de las campañas de tierra, llamadas así por el contacto cara a cara que el o la candidata tiene con los posibles votantes y poder conocer así, de primera mano, las necesidades  de la ciudadanía y para estos, los ciudadanos, sea la oportunidad de poder conocer a los contendientes de una manera más cercana.

Para muchos, las elecciones se ganan siempre y cuando haya una buena estrategia en tierra, y muchos de los ciudadanos terminan por definir su voto en función de haber conocido y en su momento, conectado, con el candidato o candidata.

Por supuesto que para obtener votos, los estrategas políticos deben considerar “activaciones y recursos” en campañas de tierra, de aire (aquellas que usan los medios de comunicación “tradicionales”) y ahora, con los avances tecnológicos, las campañas online, estas últimas que carecen de una regulación y que terminan siendo un canal de comunicación accesible pero a la vez, el menos controlado y del cual puede, si se usa mal, en una herramienta que reste y no sume votos.

La pregunta es ¿Sirven los mítines?

La respuesta es sí,  si funcionan por lo siguiente:

  1. Acercan a los ciudadanos simpatizantes (y no) y a los candidatos.
  2. Crean una emoción y experiencia al involucrarlos en las campañas, si, a través de los sentidos ( música, colores, sensaciones) y las experiencias (mensajes, sentimientos, souvenirs, etc.)
  3. Refuerzan la decisión de voto, considerando que son los simpatizantes del partido o del candidato lo que asisten, es decir, no son eventos para captar nuevos “votantes.
  4. Son puntos de interés para los medios (campaña de aire) y si se dan mensajes fuertes y contundentes, es un hecho que será replicados en radio, prensa y televisión y por supuesto, en medios y redes sociales.

Tenemos claro que el o la candidata  no puede estar en todos los lugares que quisiera, ya sea por tiempo, por logística o por conveniencia, por eso es de vital importancia que los equipos y brigadas sonden el ánimo de las calles, el ambiente que se vive en ella y entonces, en función de un mapeo estratégico, definir el mejor lugar donde el mitin puede llevarse a cabo considerando aspectos como:

  • Cantidad de simpatizantes
  • Facilidades logísticas
  • Punto geográfico
  • Influencia de la zona en la campaña
  • Seguridad (¡vital!)

En corto y mediano plazo no se vislumbra que los mítines desaparezcan, pero lo que los cuartos de guerra y estrategas deben considerar es actividades que mantengan el interés de los simpatizantes y no se conviertan, los mítines, en simples eventos sin repercusión positiva, es decir, sin que los asistentes terminen votando por el o la candidata.

Es por ello que la principal pregunta que debe hacerse un consultor y su cliente es saber cuántos votos se necesitan y dónde están.

Felipe Reyes Barragan

Perceptio Protocolo-RRPP-Eventos

felipe@reyesbarragan.com

felipe.reyesbarragan.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: