Populismo y comunicación

 

El documental, más que buscar generar comentarios derivados por su difusión, sirvió más como un elemento que forma parte de una estrategia global contra AMLO.

El 27 de abril, se dio a conocer que la Secretaria de Movilidad (SEMOVI) de la Ciudad de México (CDMX), anunciaba el retiro de unidades de transporte que portaban publicidad sobre la serie “Populismo en América Latina», la cual aún no definía ni horario, ni canal de transmisión, aunque sí se podía observar en el cartel publicitario a personajes como los ex presidentes Luis Ignacio Lula Da Silva, Hugo Chávez, y el ahora candidato a la presidencia de la República por la Coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), Andrés Manuel López Obrador.

El retiro de dicha publicidad se derivó tras detectar que estas unidades no contaban con los permisos necesarios para hacer tal difusión. Sin embargo esta situación propició que las palabras de López Obrador sobre saber “quién o quiénes habían pagado por la realización de esta serie”, propiciara una ola de críticas.

Días después, el productor y realizador de la serie Javier García, denunció públicamente censura por parte de AMLO quien según García, evitó la difusión del tan mencionado documental, y que según Pascal Beltrán Del Río, dicha serie se transmitiría por el canal National Geographic, a las 21 horas, iniciando este 30 de abril, emitiendo un episodio diferente cada día durante toda la semana, dejando el correspondiente a López Obrador para el domingo 6 de mayo.

Sin embargo al revisar todos los pronunciamientos públicos que hiciera AMLO en sus actos de campaña y entrevistas, no encontré alguna referencia sobre la idea de prohibir la difusión del documental.

Pero esto no fue obstáculo para que comenzara a circular paralelamente la idea de que el tabasqueño estaba contra la producción y con ello vulnerando el derecho a la libertad de expresión del realizador.

Diferentes espacios noticiosos, articulistas opositores a AMLO, no dejaron ir tan valiosa oportunidad y con ello calificar de dictador y autoritario al abanderado morenista.

Fue común escuchar y leer que: “si esto nos ocurría siendo AMLO candidato, que podríamos esperar cuando fuera presidente». A esto debemos sumarle que sus adversarios políticos se unieron a las críticas en diversos actos públicos y redes sociales. Otro factor que va de la mano es la campaña negativa en radio y tv, donde miles de spots enuncian el riesgo de que AMLO gane la presidencia de la República.

Un factor poco mencionado durante este proceso electoral es el intercambio de mensajes que se ha dado en las redes sociales entre simpatizantes y no simpatizantes del tabasqueño, y a este factor debemos sumarle los miles de bots que todos los días bombardean tanto a los candidatos como a sus seguidores y que buscan posicionar temas a favor o en su contra.

También dentro del rubro digital está el uso de whatsapp para difundir noticias falsas en cadena, esto lo traigo a colación porque precisamente eso ocurrió con el link del supuesto capítulo de la serie tan mencionada y que contribuyó a la campaña negativa contra AMLO al difundir precisamente un video producido por National Geographic que trata el tema del populismo pero realizado en el 2008.

A manera de conclusión observo que el documental, más que buscar generar comentarios derivados por su difusión, sirvió más como un elemento que forma parte de una estrategia global contra AMLO. Ya que fue deliberadamente pensado su uso para generar la idea de que AMLO es autoritario y no acepta las críticas.

Pero muchas personas dirán qué tanto puede influir un vídeo; en sí, este vídeo como tal no representaba un agente que propiciara que las personas inmediatamente consideraran cambiar de opinión, pero el efecto comunicativo que se derivó por su no proyección fue a la par de la campaña negativa que se había desatado posteriormente al primer debate. Con ello este mensaje simplemente fue un ingrediente más que refuerza a los miles de spots de radio y tv, comentarios en los distintos espacios noticiosos, artículos de opositores a AMLO y a la batalla comunicativa que se está dando en las distintas redes sociales, con lo que podemos ver entonces que el mensaje de miedo en ese caso se vuelve un continum que de una u otra manera sí puede llegar a influir en el electorado que actualmente está indeciso y con ello inclinar la balanza hacia alguno de los adversarios de AMLO, y con ello el efecto que se pretendía causar se logró al colocar en la agenda pública el tema de una serie que hasta la fecha no se sabe si existe o no existe.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: