¿Qué vas a hacer como gobierno? Ay muchas cosas…

Publicado Por

Es periodista en Michoacán, catedrático de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Universidad Contemporánea de las Américas en Uruapan, especialista en periodismo político, miembro de la Asociación Nacional de Locutores de México.

Para estas situaciones, por demás curiosas y un tanto graciosas, los gobiernos sí reaccionan rápido, pero para otras mucho más trascendentes, gubernamentalmente hablando, tardan siglos.

valle

Invitación de Eruviel Ávila a Rubí por sus XV años difundida en redes sociales del Gobierno del Estado de México

Como si fuera el Chikungunya, las redes sociales se han visto plagadas de tendencias, como es el caso de #LadyWuuu y el de los quince años de Rubí Ibarra García, fenómenos que se han convertido en virales y, en cuestión política, un tanto complejos.

Pero, ¿cómo pueden lidiar los gobiernos con estos fenómenos que van más allá de las fronteras digitales, y se convierten en realidad? ¿Cómo le va a hacer el gobierno municipal de Villa de Guadalupe, San Luis Potosí, para albergar a miles de personas que probablemente lleguen el 26 de diciembre? Es un municipio que no llega a los 10 mil habitantes y el presupuesto, al menos para remozar alguna calle, seguramente es impensable.

Si a esto le añadimos que el gobierno estatal ya anunció un operativo para recibir a los miles de jóvenes que han confirmado su asistencia, tenemos que por mucho está rebasada la capacidad.

Pero no es precisamente de los 15 de Rubí de lo que quiero hablar en esta ocasión, ni de las muchas cosas de Lady Wuuuuu, sino de que para estas situaciones, por demás curiosas y un tanto graciosas, los gobiernos sí reaccionan rápido, pero para otras mucho más trascendentes, gubernamentalmente hablando, tardan siglos.

Podríamos bautizar a los gobiernos como los “bienquedadines”, porque para Rubí sí hay presupuesto, pero para atender las urgencias en infraestructura y abastecer de programas sociales, para eso no hay, ni habrá, a menos que sea año electoral, para hacer las promesas suficientes.

Por ello me atrevo a cuestionar esta triste realidad, porque para el pan y circo los gobernantes se apuntan rápido, pero para gobernar con buenos resultados le sacan la vuelta y le huyen al compromiso.

¿Qué consejos podemos absorber de esta experiencia digital? Que en cualquier momento tu municipio, por muy pequeño o grande que sea, se puede convertir en el centro del mundo, y es allí donde se evidencia lo buen o mal gobernante que has sido. Para suerte de Villa de Guadalupe se convirtió en el centro con algo un tanto alegre o festivo, pero esos municipios que batallan con su rostro de sangre difícilmente podrían recuperarse con los gobiernos en automático que llevan sus riendas.

¿Qué vas a hacer cómo gobierno? “Ay muchas cosas… wuuuuu”, pues cúmplelas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: