Pavimento permeable

Si bien dos terceras partes del territorio nacional son consideradas áridas o semiáridas, con precipitaciones anuales menores a 500 milímetros cúbicos, en los últimos años se han presentado lluvias de tipo torrencial que ocasionan severas inundaciones, y las grandes ciudades frecuentemente son las más afectadas.

En junio de 2011, el sistema de drenaje del Distrito Federal colapsó en varios puntos de la ciudad. Tras 20 horas consecutivas de lluvia, se acumuló un volumen de 34 litros por metro cuadrado. Asimismo, en la zona metropolitana de Guadalajara se calcula la existencia de alrededor de 300 puntos susceptibles de inundación, según informes del Departamento de Geografía y Ordenación Territorial de la Universidad de Guadalajara.

Alejandro Álvarez¿Qué hacer para atender este problema? El concreto permeable es una solución que, por sus características físicas, permite la recuperación y aprovechamiento del agua pluvial, con lo que se reduce no sólo el nivel de inundaciones, sino que además coadyuva en la regeneración de los mantos acuíferos, por medio de la filtración del agua.

Esta tecnología proporciona ventajas que los pavimentos comunes no tienen, como la eliminación de charcos y la formación de baches, comenta Alejandro Álvarez, director comercial de Concreto Ecológico de México.

El pavimento permeable es capaz de absorber 85 litros de agua por metro cuadrado cada minuto. ¿A qué se debe? Se trata de un material muy similar al concreto hidráulico común, pero fabricado sin “materiales finos” como la arena, la cual es sustituida por un aditivo especial —hecho 100 por ciento a base de agua—, lo que lo hace amigable con el medioambiente.

Dicho aditivo, combinado con cemento, grava de tres octavos de pulgada y agua, da como resultado una mezcla porosa, “muy maleable, fácil de usar y colar, de muy alta resistencia a la compresión y muy buena resistencia a la flexión”, comenta Álvarez.

El concreto permeable se puede usar para calles, avenidas, plazas, banquetas, paredes, muros de contención, muelles, sistemas de contención de agua, etcétera. Por ejemplo, en 2008, Toluca pavimentó 120 mil metros de calles, con una inversión aproximada de 40 millones de pesos (mdp).

Según Álvarez, el costo del concreto permeable es prácticamente el mismo que el del concreto hidráulico y básicamente depende del precio del cemento y la grava que se utilizan en cada localidad. Además, la durabilidad del concreto ecológico es mucho mayor a la del asfalto, por lo que “la diferencia de precio no es sustancial en comparación con la durabilidad”.

Aunque la empresa no proporciona crédito directamente a los municipios, Alejandro Álvarez explica que una alternativa es contactar a las instancias federales que dan financiamientos bajo distintas modalidades, incluso a fondo perdido, en la medida en que el concreto permeable es un producto ecológico.

INSTALACIÓN

El diseño, colocación y espesor de la carpeta varían en cada caso de acuerdo con aspectos técnicos, como el número de metros cuadrados, el uso que se le va a dar al pavimento y en qué condiciones está el terreno. No hay limitantes en cuanto a las extensiones que se puedan cubrir.

El sistema constructivo, totalmente libre de arena, está constituido en cuatro partes: pozo de absorción de un metro de ancho, por un metro de alto y un metro de profundidad, subbase, base y carpeta del aditivo.

Los pozos de absorción —uno por cada 100 metros cuadrados— son rellenados con balasto —piedras de cuatro a ocho pulgadas—. Sin embargo, en el caso de terrenos rocosos o cercanos al mar, es posible colar los pavimentos porosos directamente sobre el terreno natural, es decir, sin la necesidad de construir estas bases.

El número de pozos en todo caso dependerá de la permeabilidad del subsuelo y su propósito es absorber la mayor cantidad de agua posible. Los servicios disponibles en el mercado incluyen el diseño, planeación, pruebas de mecánica de suelo, así como la construcción, aplicación y mantenimiento de las obras de pavimentación.

BENEFICIOS

InundadoAunque “nosotros contamos con el respaldo de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y del Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación (ONNCCE), el pavimento permeable se utiliza por lo menos en 10 por ciento de los municipios a nivel nacional”, asegura Alejandro Álvarez.

“Este bajo porcentaje de utilización se debe principalmente al desconocimiento del material”, explica el directivo, quien indica que este producto también se puede aplicar en estacionamientos, andadores peatonales, carreteras, pistas, helipuertos, ciclopistas, canchas, patios y parques.

No se requiere de mano de obra especializada, ni de maquinaria muy moderna para su instalación. “Se puede instalar a mano, mediante el tradicional método de colado, para después aplicar una vibro compactación con placa, o se puede aplicar con una máquina finisher para pavimentos de asfalto”, explica Álvarez.

Otra ventaja es que materiales como solventes, gasolina y diésel no tapan los poros y sólo un derrame de concreto o algo similar lo taparían en forma definitiva. En este caso se puede levantar, moler y reutilizar, ya que es reciclable.

El tiempo de vida de este material es de 20 años aproximadamente y, como a cualquier piso, se le tiene que dar mantenimiento básico como barrer y lavar ocasionalmente. En casos extremos, se puede lavar una o dos veces por año con una lavadora de presión de agua, tipo Karcher.

Asimismo, el concreto permeable facilita la disminución de la temperatura del suelo hasta en siete grados centígrados, en comparación con los pavimentos convencionales de concreto o asfalto, que se caracterizan por su capacidad de absorción de calor

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: