Reciclaje incipiente

PapelLa producción de basura es un problema serio que exige medidas de la misma magnitud para resolverlo. Es uno de los grandes generadores de contaminación ambiental y campo fértil para la proliferación de enfermedades, fauna nociva y plagas.

En México se calcula que cada año se generan más de 32 millones de toneladas de residuos sólidos municipales, de las que 11 millones van a tiraderos a cielo abierto y sin ningún control, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Asimismo, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) destaca que, mientras los países desarrollados reciclan entre 35 y 60 por ciento de la basura que generan, en México se reutiliza 12 por ciento.

En este contexto resulta más que significativo lo que hacen algunos ayuntamientos para enfrentar el problema. Un caso específico es lo que impulsa el gobierno municipal de El Fuerte, ubicado al norte de Sinaloa, con una población de 45 mil habitantes. La muestra deja claro que no se requieren de grandes partidas presupuestales para tener una ciudad limpia y sustentable.

“Queremos que la gente se una a este programa. No son simples poses, son los deseos de decirle a los habitantes de El Fuerte que aquí estamos, dispuestos a servirles como sus representantes que somos, para tener un municipio limpio y sustentable”, afirma el alcalde José Eleazar Rubio Ayala.

Con escobas, recogedores, palas y otros enseres, el personal del ayuntamiento sale diariamente muy temprano a barrer las calles en la cabecera municipal, lo que ha despertado el interés de los habitantes, según reportan los medios locales de información.

El caso es que la tarea no se limita al personal medio del ayuntamiento, sino que son los funcionarios de la presidencia municipal quienes toman las escobas y recogedores para retirar los desechos de calles y banquetas. Y lo más interesante es que esto es parte de los programas con los que inicia su gestión (2011-2013), refi ere el edil Rubio Ayala.

Y aunque el programa apenas arranca, algunas instituciones educativas han solicitado su incorporación a esta campaña, que a la fecha ya logró que las calles del centro de El Fuerte se mantengan libres de basura.

LARGO CAMINO POR ANDAR

Información del Instituto Nacional de Ecología y de Semarnatrefi ere que, de los 2,440 municipios existentes en México, sólo 5 por ciento cuenta con basureros tecnificados en los que se recicla la mayor parte de los desechos.

Casi todos los metales que existen pueden fundirse y volverse a procesar creando nuevos metales. Deshechos de este tipo constituyen cerca de 10 por ciento del desperdicio que se produce diariamente.

Asimismo, se puede reciclar 95 por ciento de los plásticos. En México se consumen más de 200 mil botellas de este material cada hora, y las tendencias de empaques en bienes de consumo han provocado que esta cifra se incremente día a día. Actualmente existen más de 50 tipos diferentes de plásticos.

El vidrio se recicla las veces que se requiera y en la forma que se quiera, no pierde propiedades y ahorra de 25 a 32 por ciento de la energía utilizada para producirlo de nuevo.

Su reciclaje se inicia con la recolección de los envases, separación de objetos extraños y triturados, obteniendo el “casco de vidrio”. Éste se funde con arena, hidróxido de sodio y caliza para la fabricación de envases idénticos de este material, de tal forma que las botellas y frascos siempre son nuevos.

Por lo que se refiere a los desechos de control sanitario, están compuestos por jeringas usadas, algodones con sangre o infectados, toallas sanitarias, vendas usadas, gasas y curitas, entre otros. Se producen en pequeñas cantidades en los hogares y en mayores cantidades en hospitales y hoteles. Estos desperdicios no pueden ser reciclados, pero algunos de ellos sí deben quemarse para evitar que formen basura contaminante.

Por otra parte, en México se corta medio millón de árboles diariamente para obtener la pulpa virgen que sirva para la fabricación de papel. Paralelamente, cada año se tiran 22 millones de toneladas de éste producto. Si se reciclara todo el papel y el cartón, el país se podría ahorrar 33 por ciento de la energía que necesita para producirlos. Por cada tonelada se disminuiría el consumo de 28 mil litros de agua y 17 árboles; además, el papel y el cartón se consideran entre los desperdicios mejor cotizados.

Que es lo que tiramos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: