Adiós paternalismo, bienvenido el trabajo

José GonzálezLinares, Nuevo León.- El crecimiento municipal es imprescindible para el desarrollo sustentado de la nación, ya que estos núcleos territoriales son las primeras piezas de un rompecabezas social cuyo complejo entretejido requiere atención en diversas líneas de trabajo que satisfagan las necesidades de los habitantes. Linares, Nuevo León, ha dado pasos agigantados para consolidar un esquema de actividad constante, encaminado a las mejoras de la entidad a corto plazo.

José Roque González Palacios, presidente municipal de Linares, reconoce que la alcaldía sufre de diversas carencias en materia administrativa y de seguridad pública, sin embargo, a través de los dos años que lleva su gestión, se han efectuado operaciones que han sanado la economía de la región, como una reforma fiscal, en la que se espera que «las grandes empresas traduzcan el IVA en miles de millones de pesos (mdp) para el gobierno, cantidades que fortalecerían las finanzas municipales».

Para González Palacios, el ayuntamiento debe ser atendido en cuatro rubros: seguridad social y pública, empleo y educación. Así, para disminuir los delitos, Linares se tornó en el primer municipio a nivel nacional que, con dinero propio y de la iniciativa privada, cedió un cuartel militar para 150 integrantes a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), con el objetivo de establecerse en la entidad. «Además, con recursos nuestros, entregamos un establecimiento para 100 miembros de la policía estatal, con el propósito de que se trabaje por una región menos conflictiva», aseguró el funcionario.

Procedente del partido Nueva Alianza, José Roque explica que: «El 80 por ciento de los integrantes del cuerpo policial son ex militares, porque en Nuevo León existen conflictos que requieren ser atendidos por un destacado nivel de oficiales. Actualmente tenemos 460 elementos para cada 100 mil habitantes, lo que está muy por encima de la media».

Además de atender el grave problema que representa la inseguridad, el presidente municipal de Linares ha logrado reducir la deuda pública hasta 50 por ciento, lo que representa 20 mdp menos, en comparación al déficit con que recibió a la entidad. «Al evitar el paternalismo y no golpear los sueldos de los que menos tienen», explica González Palacios, «se ha aumentado el nivel de recaudación, llevándolo a un estimado de 27 por ciento, gracias a que se ha brindado al ciudadano la confianza de que todos los recursos se implementan en los servicios públicos».

José Roque González revela que «vienen proyectos de inversión hasta por 800 mdp del Fonden (Fondo de Desastres Naturales), con un estudio georeferenciado, causado por el paso del huracán Ingrid, el año pasado. Así, contamos ya con 300 mdp de apoyo para fortalecer el área rural, además de un fondo de 400 mdp de la iniciativa privada, que se van a utilizar en la pavimentación con concreto hidráulico, en el primer cuadro de la ciudad».

Linares, según el gobierno municipal, está al 80 por ciento en servicios básicos, como luz y agua. «Hay deficiencias, pero las estamos corrigiendo, es difícil cambiar las formas en un corto periodo, vamos en el camino», garantiza la autoridad neoleonesa. La ciudad, fundada en 1712, ha robustecido su economía gracias a la agricultura, la ganadería y la siderurgia. Actualmente busca descentralizarse y lograr que la capital del estado, Monterrey, refuerce su desarrollo, a través de este municipio.

Reforzamiento de infraestructura

Entre los proyectos a mediano plazo que podrían convenir al crecimiento de Linares, está la edificación de un aeropuerto, que funja como pista de auxilio para Monterrey, ya que ambas entidades se encuentran a sólo 120 kilómetros de distancia. «Para construir el puerto aéreo ya se tiene el terreno y la primera cama de pista. Sólo falta la inversión de 100 mdp, por parte de la iniciativa privada y del gobierno estatal, para la conformación de una asociación publica-privada, como la del nuevo parque industrial que está por iniciar», subraya González Palacios.

Además de esta serie de iniciativas de desarrollo, Roque González tiene en mente la realización de un proyecto que lleve agua del río Pánuco de Veracruz al área metropolitana de Nuevo León, el cual garantizaría el abasto para los próximos 50 años en esta zona.

A la par, se beneficiarán actividades como el ecoturismo y la pesca deportiva. «La idea es invertir y empujar el desarrollo turístico. Estamos haciendo las gestiones para convertirnos en un Pueblo Mágico, y así aprovechar los perfiles artesanal, gastronómico y cultural con que cuenta Linares, para detonar la economía por completo», asevera José Roque González Palacios.

Conciencia ecológica

Por ende, temas como la ecología están siempre vigentes. En Linares se ha construido, con un costo de 200 mdp, una planta tratadora de basura, la primera en América Latina que no entierra los desperdicios ni los confina como relleno sanitario, sino que la industrializa a través de biodigestores, y una capacidad para recibir 500 toneladas de basura diariamente.

De igual modo, la salud ha sido un punto a destacar en el gobierno de la localidad linarense, que contará próximamente con un hospital regional que atenderá la seguridad social de los trabajadores. Entre Nuevo León y cuatro empresas privadas se invirtieron 200 millones de dólares, para poner en funcionamiento este nosocomio.

Linares se ha tornado en un foco de interés nacional, ya que recorre un sendero coherente, por el cual transitan ideas variadas y múltiples planes que generen progreso regional. Desde 2012, año del inicio de la gestión de José Roque González Palacios, las inversiones han aumentado en la zona, prefigurando un futuro optimista en el marco de la atención de los problemas públicos básicos y el establecimiento de alianzas con la capital regiomontana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: