Aquí, no había gobernado una mujer

Publicado Por

Griselda AriasAtengo, Jal.- A dos horas y media de Guadalajara, al pie de la sierra de Quila, se ubica Atengo, Jalisco, un municipio que por primera vez en su historia tiene al frente a una mujer. Ella busca sacar adelante proyectos de infraestructura, servicios de salud, educación y turismo; pero se enfrenta a un obstáculo: los prejuicios de género y la resistencia al cambio.

“Nunca había gobernado una mujer en el municipio, es la primera vez. Por este detalle fue un poco difícil al principio, y luego adecuarse a lo que es la administración, el personal, los planes de trabajo, el desarrollo; pero a estas alturas todo está arrancando muy bien, tenemos proyectos muy importantes en el municipio”, afirma la alcaldesa Griselda Arias Moreno.

“Veo por 14 comunidades y todas opinan diferente. Algunas quieren un cambio, otras desean que las mujeres sean escuchadas, otras salir ‘de lo mismo’, pero todas tienen la esperanza de salir adelante. Así que es una responsabilidad muy grande”, menciona.

Abogada de profesión, con estudios de maestría en Pedagogía, la presidenta municipal de Atengo asegura a Alcaldes de México que pertenecer a un municipio rural no implica límites, por el contrario, las personas en estos casos deben buscar superarse y mejorar su calidad de vida. “Me siento bien, soy una persona de retos, a pesar de que siempre haya alguien que te ponga una piedrita en el camino, pero a pesar de eso uno debe salir adelante”, dice.

La alcaldesa Arias llegó a la presidencia municipal bajo la bandera del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y, aún cuando tiene una experiencia política de sólo cuatro años, obtuvo la victoria electoral por unidad —sus contendientes declinaron—, lo que en su opinión se explica porque la mayoría de la gente aspiraba a un cambio respecto a los gobiernos anteriores.

Atengo cuenta con alrededor de 5,400 habitantes, quienes se dedican principalmente a las actividades agrícola, ganadera y pesquera. En la región se produce en su mayoría sorgo, maíz y avena. El paso del río Atengo ha permitido establecer algunos sistemas de riego que permiten mantener la producción de grano todo el año.

“La forma de administrar cada municipio es diferente, porque muchas veces, cuando es una zona industrial ya sabes con quién y cómo te vas a dirigir; y en un municipio pequeño, diverso, aislado de la zona metropolitana es más difícil, porque la gente no posee grandes ideas, está convenciéndose constantemente de que tiene que salir del lugar, que tiene que salir de ese sistema económico que no funciona para crecer socialmente, y a veces eso hace más difícil una administración en una zona rural que en una urbana”, indica.

TURISMO RELIGIOSO

Para tomar en cuentaGriselda Arias afirma que el éxito de una localidad depende de la forma en que ésta aprovecha sus potencialidades, por lo que su administración buscará impulsar el turismo religioso en Atengo, debido a que en el municipio se celebran diversas fiestas patronales a lo largo del año, y retiros por parte de las congregaciones que ahí se encuentran, lo que atrae a miles de personas.

“Hay mucha diversidad. El municipio tiene un potencial que no se ha explotado, que no se había conocido y por tanto rescatado; pero tanto en lo turístico como en lo agrícola tiene muchísimo que aprovechar.”

La alcaldesa comenta que la gente de la región es muy católica, y que la fe ha dado paso a dos romerías —una en agosto y otra en octubre— que atraen a 4 mil o 5 mil personas al municipio, lo que significa ingresos por concepto de servicios de hospedaje, alimentos y transporte. Asimismo, en el ayuntamiento se ubica una casa de la diócesis, en la cual se realizan retiros y pláticas para los religiosos. Por ello, el gobierno tiene planeado invertir en hoteles y mesones.

El dólar misionero

Otros proyectos que tiene el ayuntamiento son: la construcción de carreteras, como la de Atengo-La Yerbabuena que conecta al municipio con la sierra de Quila, uno de los potenciales ecológicos de la zona. Asimismo, se tienen previstos programas para la construcción de vivienda, la atención de la pobreza, el impulso de proyectos de fomento al empleo, y para el desarrollo productivo, tanto para el campo como para la ganadería, en un trabajo conjunto con la Secretaría de Agricultura Federal (Sagarpa).

En el tema social, la administración de Arias está trabajando en programas de atención a las personas de la tercera edad, a los niños, jóvenes y mujeres, en aspectos como apoyo económico, reparto de productos lácteos, atención de adicciones, entre otros.

“Estamos apoyando el proyecto de El Dólar Misionero, que es una institución, como un club, en donde se da atención a los discapacitados, a los viejitos y a los pobres. Formamos un fideicomiso, y con la mano de obra nos ayudan personas voluntarias”, detalla. Asimismo, está considerada la construcción de una escuela de educación especial, para personas con discapacidad y una clínica especializada.

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

Puntos principalesGriselda Arias explica que Atengo no tiene muchos problemas en materia de inseguridad pública y crimen organizado, pero enfrenta un problema no menos grave de violencia intrafamiliar. “Los chicos no tienen un control y, de cierta forma, es violencia física. Entonces, no tenemos delitos como robos y secuestros, que son del fuero común, pero sí hay una situación de inseguridad en este sentido.”

Ante esto, añade, el ayuntamiento ha tomado cartas en el asunto con el apoyo del DIF, ofreciendo asesoría a los padres de familia y atención a los jóvenes para mejorar su autoestima y orientarlos para que cambien sus actividades y logren una vida mejor.

En el caso de la migración, comenta la alcaldesa, muchas personas se van por la falta de empleo, sobre todo siendo un municipio rural; no obstante, muchas de éstas han regresado de Estados Unidos debido a la falta de trabajo en el vecino país.

Atengo“Tenemos programas para los migrantes y damos la oportunidad de que traigan un proyecto a desarrollar, ya que llegan sin tener nada. Así que los estamos atendiendo en desarrollo humano y estamos tratando de generar fuentes de empleo, para que los muchachos no se vayan. También estamos impulsando la educación porque muchos pueblos se van quedando solos”, reconoce.

De esta forma, con el compromiso que le da ser la primera alcaldesa de su municipio, Griselda Arias tiene ante sí una batalla que enfrentar, no sólo por sacar adelante la economía local, sino también por impulsar y fortalecer un cambio de visión y actitud en los ciudadanos, que les permita lograr su bienestar y el de las generaciones futuras.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: