Aquí sí hay trabajo

Héctor PaniaguaBahía de Banderas, Nay. Como el nuevo oeste americano: así describe a este municipio su presidente, Héctor Paniagua Salazar. El ayuntamiento más joven del estado registra un crecimiento de 8 por ciento anual en su población, indica el alcalde, toda vez que desde diferentes estados de la República llegan personas en busca de oportunidades de trabajo, fundamentalmente en el sector turístico, para alcanzar una mejor calidad de vida.

“En la medida que llega una mayor población, es más difícil conseguir empleo, pero sí tenemos suficientes plazas de trabajo. Aquí, incluso los trabajadores del campo ya emigraron a los hoteles, así que las personas que llegan de otros lugares se emplean en las actividades turísticas, comerciales y de servicios”, asegura Paniagua, quien platica con Alcaldes de México sobre los cambios y la evolución que ha tenido este municipio.

“Podemos decir que Bahía de Banderas es el nuevo oeste americano, como aquella zona estadounidense, porque de todo México, desde Yucatán, Tamaulipas o Baja California, vienen personas a esta región en busca de empleo ya que hay bonanza y desarrollo”, destaca.

En los últimos años el ayuntamiento se ha enfocado en la actividad turística, lo que se debe principalmente al desarrollo del proyecto de la Riviera Nayarit. De acuerdo con el presidente municipal, en Bahía de Banderas el sector cuenta con 14 mil cuartos de hotel construidos, que demandan 2.5 trabajadores cada uno, lo que significa una fuente de empleo importante para el crecimiento económico y productivo. Añade que se ha buscado la modernización de la oferta turística a través de los conceptos de tiempo compartido u hospedaje de tiempo completo, así como del desarrollo de campos de golf, la promoción de membresías de marinas y de la pesca deportiva, entre otras actividades.

“Las actividades económicas primarias todavía se practican: agricultura, ganadería, y la que yo llamaría modesta pesca familiar. Lo fuerte de la economía sí radica en su producción y en su valor, pero la nueva actividad es el turismo, que hoy en el mundo representa una palanca de desarrollo y una alternativa para mejorar”, asegura el alcalde.

A pesar de la crisis económica y el impacto negativo que generó la contingencia sanitaria de 2009 por el problema de la influenza AH1N1, sobre todo en lo que respecta al turismo internacional, el municipio ha logrado superar las dificultades y atisbar un futuro promisorio en la materia. “Traíamos un nivel de apalancamiento, de desarrollo y de promoción turística en los mercados mundiales, pero esa campaña desproporcionada que se hizo por la influenza nos afectó severamente. Sin embargo, nosotros nos recuperamos de esa caída y hoy podemos decir que estamos de pie, fortalecidos”, asevera.

NÚMERO 20

LLeno de vitalidadEn diciembre de 1989 se creó el nuevo ayuntamiento, lo que implicó su separación territorial de Compostela, con lo que pasó a ser el municipio número 20 de Nayarit. En la época de esa fundación, en Bahía de Banderas existía un atraso importante en obras y servicios públicos. “Surgimos de una necesidad apremiante. Éramos la parte sur del municipio de Compostela, una región rezagada, abandonada a su suerte, y no era posible que un territorio tan rico en atractivos naturales, en su gente —que es lo fundamental—, en materias primas, en atractivos turísticos, corriera esa suerte. Por ello, era urgente crear esta zona, convertirla en una nueva demarcación para que lograra emerger como lo que hoy es: un municipio próspero, que lucha por alcanzar el desarrollo en todos los órdenes”, enfatiza el alcalde.

En materia de infraestructura, por ejemplo, el municipio ha trabajado en las obras y servicios que demanda la creciente población, al igual que en la política social. En este último aspecto se han emprendido programas a través de la Dirección de Educación, Cultura y Deporte municipal, y del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

El alcalde también enfatiza la importancia de establecer un plan de desarrollo urbano, dada la situación demográfica del ayuntamiento. “El orden es fundamental, ya que no puede darse un crecimiento si no se planea, y ésta es una zona de intensa llegada de personas, pero también es una región en la que necesitamos planear el futuro que queremos. Así que la planeación se tiene que dar en todos los órdenes, y aquí nosotros, basados en nuestro Plan Municipal de Desarrollo, elaboramos un compromiso social en diversas vertientes. Por eso hemos actuado bajo un proyecto que estamos cumpliendo, y en materia de desarrollo urbano y de ordenamiento hay todo un trabajo profesional”, indica.

Adicionalmente, las autoridades locales también han trabajado en la protección del medio ambiente, ya que el cuidado de las playas y de las áreas boscosas protegidas se ha fortalecido con leyes y reglamentos que se actualizan constantemente. Y en lo que respecta a la seguridad pública, menciona que el municipio ha conjuntado y coordinado esfuerzos en el combate a la ilegalidad con las autoridades estatales y la Federación.

EXPERIMENTADO

Bahía de banderasÉsta es la segunda ocasión en que Héctor Paniagua es presidente municipal de Bahía de Banderas, ya que estuvo al frente del ayuntamiento en el periodo 2002-2005, en ambas oportunidades bajo las siglas del Partido Revolucionario Institucional. Señala que gracias a su experiencia como alcalde ha logrado mejorar los procesos de gestión, lo que derivó, por ejemplo, en el aumento de los ingresos locales y de la inversión pública y social. “En el primer año de gobierno fuimos capaces de igualar las obras públicas que realizamos en el periodo 2002-2005, ya que, únicamente en obra pública social productiva en 2008-2009, tuvimos una inversión superior a los 525 millones de pesos”, detalla.

Acerca de la reelección de presidentes municipales, considera que los tres años de administración son insuficientes para lograr mejores resultados, ya que no adquieren el conocimiento y la experiencia necesaria para atender todos los aspectos de la gestión pública. “Por eso, quien llegue al gobierno municipal debe hacerlo con una habilidad probada en lo que son las tareas de gobernar y de administrar los recursos con que cuenta el municipio, y si no cuenta con ellos, buscarlos. El pueblo no debe pagar por la inexperiencia o la incapacidad de quien lo gobierna.” Ante esto, añade que el político debe desarrollar una “súper sensibilidad”, que le permita escuchar a todos, ser muy receptivo y darles respuesta oportunamente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: