Sin tejido social no hay futuro

Victoria LabastidaSan Luis Potosí, SLP. Convencida de que no necesita construir “obras de oropel ni castillos” para demostrar su eficiencia, Victoria Labastida Aguirre, alcaldesa de San Luis Potosí capital, ha puesto el objetivo de su administración en las políticas sociales.

Su apuesta es clara porque entiende que “mientras los mexicanos no resolvamos los problemas que tenemos en el tejido social, todo lo demás va a derrumbarse”.

Llegó a la alcaldía de San Luís Potosí en 2009 y se convirtió en la primera mujer en ocupar ese cargo electa por sufragio universal. Con su arribo también concluyeron más de dos décadas de gobierno panista en la capital del estado.

A Labastida Aguirre no le molesta ser criticada por hacer obra “que no luce como un puente”, por ejemplo la pavimentación de calles y la construcción de colectores fluviales, porque obras sencillas como esas evitan inundaciones en las colonias populares. “Mi apuesta es por el fortalecimiento de los cimientos de la sociedad, de la ciudad, y por ahí voy a seguir, y si no es muy reconocido políticamente es algo que no me preocupa, pero sé que son acciones que van a dar resultados en el bienestar de las familias”, declara la alcaldesa.

El reto de San Luis Potosí —dice Labastida Aguirre—consiste en permitir que la ciudad crezca, pero con orden, y al mismo tiempo tener ciudadanos sanos y familias felices. “Trabajamos con una visión de largo plazo, a 20 ó 30 años, sobre cómo vamos a planear esta ciudad, la que sabemos que crece muy por arriba de la media nacional. Necesitamos que se expanda con orden, la anarquía no nos deja nada y hace inviables a las ciudades.”

La administración municipal —que se encuentra en su segundo año— también fomenta el transporte masivo y económico para frenar “la multiplicación de vehículos”. Asimismo, promueve el rescate de espacios públicos para convertirlos en lugares de convivencia sana entre los habitantes. “Por desgracia en este país, durante muchos años, no se apostó a este tipo de proyectos y ahora estamos lamentando las consecuencias de una falta de previsión”, reprocha la funcionaria priista.

CIUDAD DE LAS “DOS HORAS”

Carnet de identidadLa ciudad de San Luís Potosí tiene la ventaja de estar ubicada en el centro del país. Como lo explica Victoria Labastida, “es la ciudad de las dos horas, porque en ese tiempo se llega a todos lados”; pero también por su ubicación —en el corazón del desierto potosino— tiene problemas, entre ellos la escasez de agua.

Para atender este desafío el municipio cuenta con un amplio programa que abarca colectores fluviales y cambio de redes de agua potable, mismo que comenzó tiempo atrás, pero que deberá consolidarse en la presente administración.

“El año que entra empezaremos a atender la reposición de toda la red de agua potable, porque es imperdonable que se vaya parte de este líquido en fugas.”

OROPEL CONTRA SALUD Y SEGURIDAD

San Luís Potosí, que siempre fue un “oasis de tranquilidad”, también ha sido afectada por la violencia, reconoce Labastida Aguirre. En septiembre de 2010 fue asesinado a balazos el presidente municipal de El Naranjo, Alexander López García, y a principios de noviembre pasado la ciudad amaneció con balaceras y bloqueos en carreteras propiciados por el crimen organizado.

La funcionaria admite la gravedad de la situación en su ciudad y en el país. “Por supuesto que en seguridad estamos muy mal. Hemos gastado muchos recursos en tapar el hoyo y nos olvidamos de la prevención, necesitamos darle garantías a los jóvenes, alternativas reales de recreación, de cultura, de educación y empezar a fomentar esa visión comunitaria que por muchos años funcionó en este país, y que por desgracia perdimos en aras de la modernidad.”

De ahí el interés de la presidenta municipal por imprimir un signo diferente a su administración. “Ya basta de estar construyendo obras de oropel y castillos. Como no resolvamos la problemática que traemos en el tejido social en este país todo lo demás va a derrumbarse.”

ROMPER PARADIGMAS DE GÉNERO

Ciudad con potencialVictoria Labastida también se ha concentrado en temas de salud. El año pasado asistió a la Cumbre Internacional sobre Salud y Urbanidad en Japón, y en 2011 San Luís Potosí será sede de la Reunión Nacional de Municipios Saludables. “Estas acciones van ligadas con los pasos que damos para lograr esta visión de urbanismo diferente, una visión moderna, generadora de espacios vitales, que además le brinde al individuo la oportunidad de desarrollar su salud mental y física. Soy psicóloga y pienso que la salud mental es igualmente importante”, añade.

Victoria Labastida nació en una familia de políticos, basta con saber que dos abuelos suyos han sido presidentes municipales de la ciudad que ahora ella gobierna. En su opinión, “la política es el arte de hacer las cosas posibles, es realmente transformar realidades; es el arte de buscar coincidencias, de hacer sumas, siempre he pensado en una política de sumas y no de restas”.

Sobre el papel del presidente municipal, comenta que es “lo más difícil y lo más bonito al mismo tiempo, por la cercanía, por lo real, porque es la política de cara a cara”. Recuerda que ha sido diputada y funcionaria pública, pero que su experiencia como alcaldesa “es maravillosa” y confiesa: “Realmente creo que fue una muy buena apuesta”.

No obstante su entusiasmo, la presidenta municipal admite que en México no es fácil ser una mujer gobernante. “Cuesta trabajo romper paradigmas, de repente las expectativas pueden ser alejadas de la realidad, pero lo hacemos con una enorme responsabilidad, por eso tenemos que demostrar permanentemente que somos capaces. Claro que las mujeres tenemos un reto mayor en este país, y en San Luís Potosí, donde es la primera vez que se elije constitucionalmente a una mujer como alcalde.”

HORA DEL SIGUIENTE PASO

SLPAcerca de las posibilidades de que una mujer llegue a la Presidencia de la República, Victoria Labastida considera que es un planteamiento fuera de discusión. “En México todavía nos cuestionamos asuntos de género que ya deberían ser algo natural; el resto del mundo ya avanzó, vemos presidentas en muchos países. En Latinoamérica el avance de la mujer ha sido fuerte, así que es una discusión muy bizarra que si México está preparado o no, pienso que ya debemos dar ese gran paso.”

En esta línea de pensamiento, la alcaldesa Labastida Aguirre considera que México necesita de mujeres comprometidas, “que no se pongan techos de cristal”. Y va más allá al considerar que hombres y mujeres son capaces de trabajar como iguales en la búsqueda del bien común.

“Sumadas la visión del hombre y la visión de la mujer, podremos establecer políticas públicas mucho más sanas y que realmente atiendan a todos los sectores. Yo estoy convencida de que esto no es una guerra entre hombres y mujeres, hay que hacer una conjunción de esfuerzos, y definitivamente sí veremos las cosas distintas”, concluye.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: